Borra: "Los políticos no están a la altura de los profesionales sanitarios"

El presidente de CSIF concede una entrevista a Redacción Médica en la que analiza la situación de la sanidad española

Miguel Borra durante un momento de la entrevista.
Borra: "Los políticos no están a la altura de los profesionales sanitarios"
mar 10 diciembre 2019. 10.40H
Miguel Borra, presidente de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) concede una entrevista a Redacción Médica en la que advierte que "los políticos no están al nivel de los trabajadores sanitarios".

Defensor de una "jubilación voluntaria y anticipada" similar a la que tienen los bomberos, Borra considera que el Ministerio de Sanidad "no quiere tener voces críticas" en grupos como el de Atención Primaria. 

"Lamentablemente, los trabajadores sanitarios estamos acostumbrados a que nuestros salarios sean la hucha a la que el gobernante de turno le meta mano", denuncia. 

¿Qué diagnóstico hace de la sanidad española?

El diagnóstico es que la sanidad española, a nivel de profesionales, es la mejor indiscutiblemente. Tenemos unos profesionales que pueden estar al mismo nivel que los mejores del mundo en todas las categorías. Tenemos un Sistema Nacional de Salud con el que tenemos una cobertura que, tanto a nivel de número de población que podemos atender como de cartera de servicios; somos muy punteros.

Pero la sanidad española no es ajena a lo que está pasando en España y llevamos muchísimos años donde hemos tenido gobiernos que no se han preocupado todo lo que se tendrían que haber preocupado por los servicios públicos y eso se empieza a notar. Tenemos unos hospitales que, con los mejores profesionales y medios materiales, se nos han quedado muchísimas veces anticuados por falta de recursos económicos.

Tenemos, lamentablemente, médicos que llevan en situación precaria a nivel laboral 20 ó 25 años porque sus plazas no han sido convocadas con la regularidad deseable. Y tenemos profesionales que se están marchando fuera de España porque encuentran retribuciones mucho más atractivas. Además tenemos a las comunidades autónomas haciéndose competencia entre ellas para captar profesionales.

En estos últimos cuatro años, llevamos cuatro elecciones y llevamos meses y meses y meses con gobiernos en funciones,  con ofertas de empleo público congeladas, con falta de negociación. Tenemos una sanidad de las mejores del mundo pero, lamentablemente, nuestros políticos no están al nivel de nuestros trabajadores sanitarios.

¿Qué haría falta para mejorar esas carencias que comenta?

Necesitamos tener un Gobierno estable con el que poder hablar y negociar. Además, lo que tenemos que tener son gobernantes con altura de miras y que sepan que los trabajadores públicos estamos al servicio de los ciudadanos y de la sociedad y no al servicio de los deseos del político de turno.

Llevan años reivindicando la recuperación de la jornada de 35 semanal horas en sanidad, algo que solo se ha conseguido en algunas comunidades autónomas. ¿Qué medidas están tomando para acabar con esta desigualdad?

Miguel Borra pone en valor a los profesionales de la sanidad española.

Con el acuerdo que firmamos con el ministro Montoro en marzo del 2018, quitábamos la losa que teníamos encima todos los trabajadores públicos -y los sanitarios en particular-, de no poder negociar la jornada de las 35 horas. Nosotros, en todos los ámbitos de negociación y en todas las comunidades autónomas estamos reivindicando esa jornada laboral de 35 horas

Los ciudadanos tienen que saber que eso conlleva una serie de aspectos que son muy positivos para ellos. En primer lugar, vamos a crear empleo de calidad. Nos dicen los políticos que no quieren poner las 35 horas, que eso tiene un coste. Por supuesto que lo tiene, todas las medidas que se hacen en España sobre el empleo tienen un coste. También hemos conseguido incrementar mucho el empleo en el sector privado gracias a que se han reducido las cotizaciones a la Seguridad Social por parte de los empresarios.

Lo que le estamos diciendo a la Administración es que inviertan en profesionales sanitarios y pongan la jornada de 35 horas. Vamos a conseguir crear empleo de calidad que va a dar una tasa de retorno importante, mejorando la calidad de la asistencia sanitaria que reciben los ciudadanos. Todos los españoles somos iguales ante la ley y no vamos a consentir que se vayan creando españoles de primera y de segunda según en la comunidad autónoma en la que estén trabajando. 

También promueven una jubilación flexible, ¿cómo van a luchar por conseguirla?, ¿cómo se garantiza que un médico o enfermero está todavía capacitado para seguir ejerciendo?

Proponemos la jubilación de manera voluntaria y anticipada a través de lo que se conoce como coeficiente reductor, que ya se aplica en nuestro país para los bomberos o la policía local. Entendemos que hay trabajos dentro de la sanidad que son penosos, muy duros tanto de exigencia física como mental.

En estos momentos, el régimen general de la Seguridad Social al que pertenecemos todos los trabajadores sanitarios, que somos personal estatutario, no está dentro del sistema de clases pasivas. Nos podemos encontrar con un trabajador sanitario en un servicio de urgencias trabajando con 67 años. Nosotros hemos entablado ya conversaciones con los grupos políticos, sabemos que esto no es de hoy para mañana. Todo esto además conlleva otra serie de medidas, como la sustitución de las personas que se puedan jubilar. 

No se les ha incluido en el grupo de seguimiento del Plan de Atención Primaria. Javier Martínez, responsable de Sanidad en CSIF advirtió de que se tomarían medidas judiciales, ¿se ha avanzado algo?


"Sanidad no quiere voces críticas en el grupo de Atención Primaria"


Este Gobierno ha demostrado que es capaz de ser bastante sectario. Somos el sindicato más representativo en el ámbito de las Administraciones Públicas, estamos absolutamente en todas las mesas de negociación de toda España de todas las Administraciones. En vez de llamar a los sindicatos que son más representativos, se saca de la manga la Ley Ogánica de Libertad Sindical que consagra a los dos sindicatos de clase como si fueran los únicos que en este país pueden representar a los trabajadores.

Vamos a seguir peleando por estar en ese foro de negociación pero no solamente porque CSIF se lo ha ganado en las urnas, sino porque estamos convencidos de que podemos aportar, y mucho, a la mejora de la Atención Primaria en nuestro país.

No podemos olvidar la importancia que tiene, es la puerta de entrada del ciudadano al Sistema Nacional de Salud. En ella trabajan decenas de miles de profesionales de absolutamente todas las categorías y probablemente, es lo que marca la diferencia entre unos sistemas sanitarios y otros. Además, con un trabajo multidisciplinar.

Creemos que ahí el Ministerio ha demostrado que no quiere tener voces críticas en esos grupos, que se quiere conformar con las dos organizaciones sindicale, que les pueden ser más proclives. Desde CSIF vamos a trabajar por la mejora de los servicios públicos y siempre por la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores. 

¿Se plantean judicializar este tema?

Vamos a ver cómo va evolucionando porque no sabemos cuándo va a haber Gobierno ni quién se va a ocupar del Ministerio de Sanidad. Nos da tristeza y rabia que se esté produciendo este mercadeo con algo tan importante como es el Ministerio de Sanidad, con algo tan emblemático en nuestros servicios públicos como es la sanidad que reciben nuestros ciudadanos.

¿Cuál es la propuesta de CSIF para mejorar la Atención Primaria? 

Lo primero es que no puede haber diferencias en la cartera de servicios entre las distintas comunidades, hay que hacer una actualización de los que se prestan en Atención Primaria. También, el tema de las diferencias retributivas de los trabajadores según la comunidad autónoma en la que prestan sus servicios, queremos trabajar para que no se produzcan esas desigualdades. 

Hay que trabajar en todas las distintas categorías que pueden estar trabajando en Atención Primaria y en educar a los ciudadanos. Si conseguimos situar y volcar todos los recursos posibles que nos demanda la Atención Primaria, daríamos un salto cualitativo muy importante. Esto, indudablemente, no se puede hacer en un corto espacio de tiempo. La reunión que ha mantenido el Ministerio ha sido para elaborar un pre documento, lo vemos muy vacuo todavía.

Nosotros volvemos a hacer el ofrecimiento a este Ministerio y al que pueda surgir después de los distintos pactos electorales. Aquí tienen una organización seria, fiable y reivindicativa; y en la mejora de los servicios públicos nos va a tener siempre con ellos.

El presidente de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) cree que la recuperación de la jornada de 35 horas beneficia tanto a los profesionales como al resto de la ciudadanía.


¿Qué medidas proponen para combatir la lacra de las agresiones a los profesionales sanitarios?

La última encuesta que hemos hecho dice que, en los últimos 5 años, 8 de cada 10 profesionales sanitarios ha sido agredido. Esto, indudablemente, pasa por una medida que es la de educar a los ciudadanos. Nosotros estamos para ayudarles y para servirles, no nos pueden ver nunca como enemigo.

Hemos detectado que muchas agresiones no se denuncian porque hay miedo del profesional a posibles represalias, porque se ve solo en todo el proceso de denuncia.  Proponemos un plan de actuación para que el profesional sanitario, desde el momento en que sufre la agresión, se vea total y absolutamente acompañado por su Administración, desde el proceso de denuncia hasta el proceso de judicial.

Además, la mayor parte de las agresiones las sufren las mujeres por un doble motivo. Primero, porque en el sistema sanitario trabajan más y, por una cuestión estadística, es más probable que ocurra. También, porque el agresor ve más fácil agredir a ese profesional sanitario si es mujer, con lo cual, la agresión si cabe todavía es doblemente lesiva.

Proponemos que haya, absolutamente en todos los sitios, botón del pánico y personal especializado que pueda responder de manera muy rápida a esa agresión. Y, desde luego, que al que agrede no le salga gratis. Nosotros tenemos afiliados médicos que cuando ven a quien tienen que atender, llaman a otro compañero para estar dos facultativos porque ya saben que hay pacientes que son conflictivos puesto que lo han demostrado.

A esas personas se les va a seguir atendiendo, pero desde luego tendrían que tener una sanción administrativa o incluso judicial.

Otro de los problemas de la sanidad española es la llamada 'fuga de batas blancas', ¿qué proponen para paliarla?

Hay veces que te preguntas cómo no se van a ir. Tenemos los profesionales mejor formados o de los mejor formados de Europa por la cantidad de años que tienen que estar en las universidades, por la residencia que luego tienen que hacer, y a los que se ofrecen contratos de un mes. Pero es que no pueden estar empalmando contratos temporales hasta que tengan 35 ó 40 años. 


"No podemos consentir que las OPE en sanidad se demoren tantos años"


CSIF lleva años reclamando el 20 por ciento del salario que se ha perdido desde los años de la crisis, no olvidemos que en el año 2010 el señor Zapatero nos quitó entre el 5 y el 10 por ciento de sueldo.

O sea, si un facultativo coge la nómina que cobra ahora y la compara con la que cobraba el mayo del 2010, ve que estamos ganando menos dinero que hace muchísimos años. ¿Qué es lo que ocurre? Que en el resto de Europa saben cuál es la cualificación de nuestros profesionales y les ofertan contratos de trabajo donde se les da estabilidad laboral  y se les paga un salario digno.

La manera de evitar que se nos vayan es poner a cada uno en el sitio en el que tiene que estar y que cobren lo que tienen que cobrar. 

La semana pasada el Banco de España recalculaba lo que nos ha costado el rescate del sistema financiero español. Incrementaba su coste en 1.370 millones de euros, nos hemos ido a más de 60.000 millones de euros de coste de rescate financiero español. La subida del 2 por ciento a los 2 millones y medio de empleados públicos de este país supone 3.000 millones. ¡Comparen ustedes! Que no nos digan que no hay dinero para retribuir mejor a los empleados públicos en general y en particular a los trabajadores sanitarios. Hay dinero.

Lo comentábamos al principio de la entrevista. ¿Cree que se maltrató a los profesionales al usarles como moneda de cambio en las negociaciones de gobierno?

A los empleados públicos en general, y a los trabajadores sanitarios en particular,  se nos ha utilizado siempre como moneda de cambio. Cuando llegó la crisis, se nos bajó el salario y se nos quitaron los moscosos. El mensaje que los políticos le querían trasladar a la población es que la culpa de la crisis es que tenemos muchos trabajadores públicos y que cobran mucho, nada más lejos de la realidad.

En sanidad hay comunidades autónomas que tienen una tasa de empleo temporal que supera el 50 por ciento. Los salarios que estamos cobrando los trabajadores sanitarios son lo que son pero a la población se le quiere trasladar que somos unos privilegiados. Nosotros, desde luego, nos oponemos a ser monedas de cambio absolutamente de nada.

Ahora, las comunidades autónomas que están con Gobiernos en coalición han tenido que partir consejerías, ¿qué es lo que han hecho? Han incrementado las consejerías y se ha incrementado el gasto en ámbitos en los que no era necesario. Ponen el foco en los empleados públicos, en los trabajadores sanitarios, y cuando ya no van tan mal dadas no se acuerdan de todo lo que nosotros hemos perdido a lo largo de estos años.

Los médicos llevan años manifestándose para mejorar sus condiciones laborales. ¿Considera que la política española está reconociendo su labor?

Yo considero que se la reconocen los ciudadanos, que saben que estamos en muy buenas manos cuando acudimos a los centros de salud. A nuestros políticos todavía les falta bastante para reconocer el trabajo que hacen los trabajadores sanitarios.

A mí me gustaría, por ejemplo, que lo reconocieran despolitizando la elección de los gerentes de los hospitales. ¿Por qué cuando cambia un gobierno tenemos que cambiar los gerentes? Si el gerente es bueno, será bueno esté gobernando uno u otro. Ahí demostrarían que nos tienen respeto. También, si tuviéramos salarios acordes a la responsabilidad que tenemos, los políticos todavía no valoran todo lo que tendrían que valorar el trabajo del trabajador sanitario, queremos hechos.

Una de las reivindicaciones que ha apuntado a lo largo de la entrevista es recuperar todo el salario perdido desde la crisis hasta ahora. ¿Cree que están bien retribuidos los profesionales de la sanidad?, ¿cuánto deberían cobrar los médicos y enfermeros del SNS?

Recuperar lo que se ha perdido para situarnos en los niveles que estábamos antes del 2010 es uno de los objetivos que nosotros tenemos. En el 2010 tuvimos una quita de entre el 5 y el 10 por ciento, en 2011 tuvimos los sueldos congelados, en 2012 se nos quitó la paga extra -que se recuperó luego- y seguimos con los salarios congelados, igual que en 2013, 2014 y 2015.

En  2016 se nos hizo una subida del 1 por ciento y, en  2017, otra subida del 1 por ciento, muy por debajo de la inflación. En 2018, un 1,75 por ciento y en 2019, un 2,25 por ciento. Si nosotros sumamos todo eso y le restamos la inflación, hemos perdido ese 20 por ciento.
 
¿Cuánto tendrían qué cobrar? Habría que verlo. No todos los médicos o todos los enfermeros tienen la misma dedicación horaria, ni realizan el mismo trabajo o tienen las mismas responsabilidades, pero lo que sí que digo es que cobran poco, muy poco.

Si queremos que los profesionales no se nos vayan, tenemos que tener una retribución acorde a lo que estamos desarrollando. Nadie se opone a que se evalúe nuestro trabajo con criterios de calidad, de eficacia, de eficiencia, criterios objetivos y conocidos. A lo que sí que nos tenemos que oponer es en estos momentos es a los salarios que se están cobrando (...) Desde luego no estamos  reconociendo la valía que tienen nuestros trabajadores sanitarios.

Borra advierte que el sindicato tomará medidas judiciales si no se aplica la subida salarial de enero de 2020.


Ha comentado las diferentes subidas salariales de los últimos años. ¿Confía en que se cumplirán los acuerdos firmados para subir el sueldo en 2020 a los empleados públicos, entre los que se encuentran los profesionales del SNS?

Nosotros los acuerdos los firmamos con el Gobierno, no con ningún partido político. El Gobierno se comprometió en el 2018 a esa subida salarial del 2 por ciento, una subida del 1 por ciento vinculada a la evolución del PIB y un 0,55 por ciento a mayores si España cumplía con los criterios de déficit. Nosotros confiamos en que se va a cumplir pero nos fiamos lo justo porque tenemos la experiencia de 2010. El Gobierno socialista, con un acuerdo firmado, no cumplió el acuerdo.

Nuestro gabinete jurídico ya está trabajando por si fuera necesario llevar el tema a los tribunales por incumplimiento del acuerdo del 2018. De todas maneras, tenemos todavía por delante unos meses para ver qué va a hacer el Gobierno. Insistimos mucho en conseguir que el 1 de enero tengamos ya esa subida salarial porque no podemos olvidar que Bruselas ya ha lanzado un aviso al Gobierno español, que tiene que recortar 9.000 millones de euros.

Lamentablemente, los trabajadores públicos y los sanitarios en particular estamos acostumbrados a que nuestros salarios sean la hucha a la que el gobernante de turno le mete mano.

No puede ser es que los salarios de los trabajadores públicos, de nuestros médicos, de nuestros enfermeros, o de nuestros celadores sea lo primero a lo que acude el político cuando necesita dinero. Vamos a trabajar con todas nuestras fuerzas para que no seamos los trabajadores sanitarios los primeros paganos de la situación.

¿Cree que hay buen diálogo entre los sindicatos que representan a los profesionales sanitarios y el Gobierno?

Ha habido de todo y en las comunidades autónomas, lo mismo. Hay algunas que se han mostrado con más amplitud de miras y otras que no. Lo que sí ocurre es que, lamentablemente, priman los objetivos políticos de los gobiernos de turno por encima de los objetivos asistenciales.

Nos gustaría que un tema tan absolutamente necesario para todos los ciudadanos no estuviera politizado y que los políticos nos dejaran actuar a los profesionales. Lo que sí le pediría al Gobierno nacional que salga, siendo la sanidad uno de los pilares básicos del Estado del Bienestar y una de las cuestiones que más demandan y valoran nuestros ciudadanos; es que tiene que cuidar la sanidad pero sobretodo tiene que cuidar a sus profesionales.

¿Cómo es la relación con el resto de fuerzas sindicales?, ¿es más difícil llegar a acuerdos con sindicatos profesionales como CESM o Satse?


"Nuestra obligación es reivindicar el aumento de sueldo en sanidad"


Nosotros somos actores en las organizaciones sindicales, parte de una Mesa de negociación. Entre nosotros tenemos muchísimo contacto y trabajamos juntos muchísimas horas para intentar llegar a posturas comunes. Sí que es cierto que, probablemente, sea más fácil llegar a posturas comunes basadas en temas técnicos y en temas profesionales sin meter nunca el tema político dentro de lo que son las negociaciones.

Hemos llegado a acuerdos con todas las organizaciones del arco sindical, hay temas que son más fáciles con unos que con otros, pero la verdad es que nuestra obligación, la de todas las organizaciones sindicales, es poner muchísimas horas de trabajo en sacar las cosas adelante. Estamos tratando con algo muy importante que son las condiciones laborales de nuestros trabajadores y los servicios públicos de nuestros ciudadanos.

La actual ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, se comprometió a llevar a la próxima Comisión de RRHH una norma que defina las funciones de las distintas categorías sanitarias que existen ahora mismo, ¿qué problemas hay en la definición de las funciones y las categorías?

De entrada, veremos a ver si lo lleva. La definición de las categorías es una cuestión que lleva muchísimos años puesta encima de la mesa y en la que las comunidades autónomas tienen mucho que decir al respecto. Hay algunas que han creado y se han inventado distintas categorías.

Aún siendo un tema importante, a mí me gustaría que la ministra hubiera dicho "voy a trabajar para que en todas las comunidades autónomas tengan carrera profesional y que sean equiparables entre sí. Voy a trabajar por que salgan las decenas de miles de plazas que tienen pendientes para estabilizar al personal interino que tenemos, o para que el personal que esté interino consiga sacar plaza en igualdad mérito capacidad y publicidad". ¿Qué quiero decir con esto? Que lo que ha planteado la ministra puede ser muy importante, pero tenemos muchísimos temas parados que lo van a ser más.

Desde la Central se piden también OPE y traslados como mínimo cada dos años para generar empleo, podría facilitar que se llegue al 8 por ciento de temporalidad como se firmó en los acuerdos?

Nosotros somos partidarios de sacar ofertas públicas de empleo, si se puede a nivel técnico,  todos los años. Se ha llegado al nivel de interinidad que tenemos porque no se han sacado las OPE. Seríamos partidarios de obligar a las comunidades autónomas a sacarlas para que no se formen esas bolsas tan grandes de personas en precario que se encuentran en estos momentos trabajando.

El 8 por ciento es el objetivo que nos marcábamos en el acuerdo general, que es prácticamente una estabilidad del 100 por 100. Es el margen que hay que dejar en cualquier ámbito económico para el tema de sustituir bajas, maternidades o defunciones.

Todavía quedan 60.000 plazas sin convocar de la OPE Nacional pactada con Sanidad. ¿Es necesario establecer sanciones contra las administraciones que incumplan?, ¿qué tipo de sanciones?

No sé... al final, si la sanción es económica, la acabamos pagando todos los ciudadanos. Lo que sí hay que hacer es obligar a las comunidades autónomas a que saquen las plazas. Lo que no podemos consentir es que las ofertas públicas en sanidad se demoren en el tiempo tantísimos años sin resolverse. Tenemos comunidades autónomas con tres oposiciones distintas de enfermería abiertas.

Ahí tenemos un referente que son las oposiciones de educación, tanto para profesores titulados superiores como para titulados medio. Los opositores se examinan en junio y en septiembre están trabajando. Y las oposiciones en sanidad se pueden prolongar 4, 5 ó 6 años y no tiene por qué ser más complicado.

Un momento de la entevista. 


Todo apunta a que España tendrá un Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos que tendrá que decidir sobre quién recae la cartera sanitaria. Teniendo en cuenta las reivindicaciones de CSIF, ¿qué partido sería más receptivo?, ¿consideran que una gran coalición dentre PP y PSOE sería más cercana a sus propuestas?

A nosotros nos da igual quien esté gobernando. Nosotros analizaremos las medidas que ellos propongan y lanzaremos nuestras propuestas porque en el tema ideológico no vamos a entrar. Los españoles han hablado mucho en las urnas, han votado cuatro veces en los últimos cuatro años y han dicho que quieren que los políticos tengan este reparto de poder. Tienen que escuchar lo que les han dicho los ciudadanos y es que no quieren mayorías absolutas de nadie.

Yo no sé cómo se hace el acuerdo, gracias a Dios no estoy en política, pero lo que entiendo es que nuestro país no podría aguantar unas quintas elecciones. No podemos entender que sigamos con un Gobierno en funciones meses y meses, con todo parado y con una crisis que la tenemos ya en ciernes.

No hay presupuesto, vamos a entrar en el 2020 con un presupuesto del 2018. Estamos muy preocupados pero no tanto por quién vaya a gobernar sino porque parece que todos los políticos  están preocupados por su sillón en el Congreso. 

Teniendo en cuenta las reuniones que se han tenido con los distintos grupos parlamentarios ¿hay alguno con el que vean más factible llevar a término sus propuestas?


 "Pedimos al Gobierno que cuide a la sanidad y a sus profesionales"


Nosotros hacemos las mismas propuestas a todos los partidos, de defensa de los servicios públicos y de las condiciones laborales de los trabajadores públicos. En principio, todos las aceptan bien; otra cosa es que cuando lleguen a gobernar las quieran implementar o no.

Si nosotros hablamos de falta de inversiones en sanidad porque tenemos hospitales muy antiguos, ¿quién se va a oponer a eso? Lo que pasa es que  una cosa es pedir trigo y otra dar pan. Vamos a estar es trabajando para conseguir que los partidos políticos, gobierne quien gobierne, vean que las Administraciones Públicas estamos al servicio de los ciudadanos, no a su servicio. Y que los trabajadores sanitarios tenemos que tener unas condiciones laborales adecuadas para poder desarrollar nuestras funciones.

Para finalizar la entrevista, ¿cuál va a ser la primera medida sanitaria que planteen al próximo Gobierno?

En materia sanitaria, lo que creemos necesario es el tema retributivo. Queremos que la carrera profesional se desarrolle donde no se ha hecho y se descongele donde se ha parado. Tenemos que conseguirlo porque la carrera profesional es una manera de evaluar al trabajador sanitario; y también una manera de que vea incrementada sus retribuciones.

No me gustaría dar una sensación muy monetarista, pero es que entendemos que nuestra obligación como sindicato es reivindicar el incremento salarial para los trabajadores sanitarios en primer lugar.



Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.