Mónica García: "La Ley de Igualdad no se cumple en sanidad"

La anestesista y diputada de Más Madrid forma parte del jurado de los Premios Sanitarias 2020

Mónica García, diputada por Más Madrid y anestesista en el 12 de octubre.
Mónica García: "La Ley de Igualdad no se cumple en sanidad"
dom 01 marzo 2020. 12.50H
"En el sistema sanitario no se está cumpliendo la Ley de Igualdad". Con esta contundencia denuncia Mónica García, anestesista y diputada por Más Madrid en la Asamblea de Madrid, el techo de cristal que todavía existe en la sanidad española. La ley actual, advierte, contempla que los cargos directivos de libre designación "deben mantener una paridad" y "no se está cumpliendo". García concede esta entrevista a Redacción Médica por su participación como miembro del jurado de los Premios Sanitarias 2020.

"La sanidad no vive ajena a la sociedad", destaca Mónica García, advirtiendo de los "muchos resquicios machistas" y desigualdades que aún perviven en España. "Las mujeres somos un 70 por ciento de la sanidad pero los puestos de responsabilidad siguen siendo principalmente masculinos", resalta la anestesista, hija de dos psiquiatras y con una vocación férrea por la rama sanitaria: "Me parece una profesión extremadamente útil, muy gratificante y con un reconocimiento inmediato".

Cómo romper los techos de cristal


Mónica García reflexiona sobre el papel de la mujer en la sanidad y la política.

Para combatir los techos de cristal en sanidad, García no ve con malos ojos "equilibrar la balanza de manera artificial" aunque sea mediante el establecimiento de cuotas. "De la misma forma que hay una desigualdad artificial, que no ha surgido del mérito o la capacidad; si hay que hacer leyes para que esa igualdad sea efectiva, habrá que hacerlas", reivindica la sanitaria, que no descarta penalizaciones si la regulación no se cumple. "Habría que plantearse si realmente las sanciones hacen mella en gente que, ejerciendo un servicio público, han decidido no cumplirlas".

Sin embargo, la médica no tiene una opinión definida sobre si es positivo abaratar o hacer gratis las matrículas en carreras científico-técnicas para las mujeres, como en su día planteó el PSOE para las estudiantes de primer año. "Tengo mis dudas de si ese tratamiento va a ser efectivo porque hay un sesgo económico y no sé si las mujeres no acceden a esas carreras porque no tienen dinero para ello", reflexiona Mónica García, que apunta a "problemas paralelos", como la educación en "cuidados" que se les da a las niñas.

Política y sanidad



"Las cuotas consiguen que seamos muchas las mujeres que estamos en política"


La médica, que compagina su labor sanitaria con su papel en la Asamblea, cree que "la política es un lugar más árido, más competitivo y donde los egos salen más a la luz". Sin embargo, considera positivo que los partidos establezcan cuotas entre sus filas, porque "igualan el perjuicio que existen en la sociedad". "Las cuotas consiguen que seamos muchas las mujeres que estamos en política, aunque esto no signifique que tengamos discursos feministas a la hora de realizar nuestro desempeño político. Es difícil valorar si hay más machismo en sanidad o en política", argumenta. 

A la hora de conformar gobiernos, relata García, "no siempre se tiene en cuenta esa paridad". De hecho, tan siquiera hubo candidatas a presidir España en los últimos comicios. "Ahí todavía nos falta. Culturalmente los hombres tienen más predisposición a liderar y tienen más presencia en determinados foros. Sigue habiendo una especie de síndrome en el que la mujer se siente intrusa en aquéllos cargos directivos que históricamente se ha considerado que pertenecen al hombre", argumenta la anestesista, que cree necesario "que las mujeres demos un paso adelante y los hombres uno atrás o, al menos, un paso al lado".

La izquierda española y el feminismo


"La izquierda ha sido capaz de denunciar el machismo, de diagnosticarlo y de empujar para que esa desigualdad no exista", argumenta Mónica García, preguntada por el hecho de que tampoco los partidos de la izquierda hayan propuesto a una mujer para ser presidenta de Gobierno. "Esto no significa que, incluso dentro de las filas de la izquierda, no existan determinados comportamientos machistas", advierte la anestesista.

Por eso, Mónica García cree que, aunque haya habido "avances", la igualdad no se ha "consquistado". "Los hombres han estado aquí, las mujeres seguimos estando y el feminismo lo único que pretende es equilibrar la balanza, todavía no podemos hablar de tú a tú", considera la médica, que confía y defiende la "diversidad" del movimiento feminista.

"No creo que se haya olvidado del movimiento obrero, es que la precariedad y la desigualdad la viven más las mujeres, igual que los cuidados", advierte la anestesista, que añade: "La lucha de la igualdad feminista no puede ir desligada de la igualdad social, tienen que ir juntas".

García trabaja como anestesista en el Hospital 12 de Octubre.


García, madre de tres hijos de entre cuatro y nueve años, reduce su carga laboral tanto en su puesto en el Hospital 12 de Octubre como en la Asamblea de Madrid. "En muchos casos tengo que hacer malabarismos porque respeto el tiempo que tengo que estar con mis hijos, me gusta ejercer la parentalidad positiva", confiesa la médica. "Yo quiero que mis hijos estén conmigo o con su padre, por eso muchas veces me veo trabajando por la noche", reconoce la diputada madrileña, que cree que "actualmente no hay conciencia de que la conciliación consiste en renunciar". 

Para ella, estar con sus hijos le "libera de sus ocupaciones" profesionales, aunque tiene que "buscar huequitos" para poder disfrutar de una obra de teatro o ver una película "que no sea Frozen", bromea. 

"La vida laboral es muy larga y el cuidado de los menores es muy corto. Lo quiero aprovechar, si con eso me pierdo cosas, pues me las he perdido, no tengo ningún problema", admite la médica, que se obliga a sí misma a no ocupar más de tres tardes por semana a tareas que tengan que ver con sus facetas profesionales y mantiene una cruzada contra las "reuniones de trabajo por las tardes". 

Naturalizar la maternidad


Cuando llegó a la Asamblea, la médica no renunció a la baja de maternidad que le correspondía por el nacimiento de su hija pequeña. "Ahora hay voto telemático. En ese momento no lo había y yo sólo iba a los Plenos para votar", recuerda la diputada, que subraya que los niños necesitan estar con sus padres aún cuando dejan de ser bebés: "Mis hijos me necesitan ahora igual o más que cuando eran lactantes", revivindica.


"La lucha de la igualdad feminista no puede ir desligada de la igualdad social


"Tenemos que hacer ver a los hombres que ellos también tienen que renunciar a un progreso profesional durante la época de crianza", reflexiona Mónica García. "Cuando todo el mundo baje el pistón, estaremos en igualdad de condiciones", sentencia. 

Sobre las críticas que ha recibido la ministra de Igualdad, Irene Montero, por llevar a su bebé a compromisos laborales, su antigua compañera de partido la defiende. "Yo creo que la gente quiere retorcer cosas que son naturales. Si tienes un niño que está lactando y depende físicamente de ti, te tiene que acompañar al trabajo", reivindica.

Pese a ello, no ve "mucho sentido" a instalar guarderías en los hospitales o en los parlamentos: "Lo esencial sería que tuviéramos cubierta la Educación de cero a tres años y que los centros estuvieran cerca de los hogares", considera, advirtiendo de los altos precios que tienen las escuelas infantiles.  

García, que hace un hueco a Redacción Médica en su apretada agenda, está feliz de poder compaginar la política, la familia y la sanidad. "He conseguido un buen equilibrio entre los tres mundos. Algunas veces me cuesta y tengo que hacer malabarismos pero, por ahora, me gusta", confiesa. 









Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.