10N: el Ministerio de Sanidad, moneda de cambio ante la falta de mayorías

La victoria insuficiente de los socialistas abre la necesidad de un pacto con el resto de fuerzas políticas

Pedro Sánchez celebra en Ferraz la victoria en las elecciones.
10N: el Ministerio de Sanidad, moneda de cambio ante la falta de mayorías
dom 10 noviembre 2019. 23.00H
El PSOE ha logrado, con todo el voto escrutado, 120 diputados, lo que se traduce en que se ha quedado a 56 escaños de conseguir la mayoría absoluta (176 escaños) que le garantiza un Gobierno en solitario. Tal y como pronosticó el CIS, el partido liderado por Pedro Sánchez deberá ahora pactar con el resto de formaciones para sacar su proyecto sanitario adelante. Tras los comicios del pasado 28 de abril, el Ministerio de Sanidad se convirtió en moneda de cambio en las negociaciones entre Unidas Podemos y el PSOE, algo que podría repetirse tras estas elecciones por el insuficiente resultado para los socialistas

Las líneas básicas del partido en sanidad son la regulación de la eutanasia, la inclusión de la salud bucodental en el Sistema Nacional de Salud (SNS) y la eliminación del copago. Además, se ha comprometido a resolver en "corto plazo" el déficit de planificación para las plantillas y los profesionales sanitarios, especialmente por lo que se refiere al ámbito rural. 

La única medida en la que coinciden los partidos de diferentes signos políticos es en "la introducción progresiva de la Atención a la Salud Bucodental de la población en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS)”. Sin embargo, hay aspectos como el copago o la sanidad universal en el que el PSOE está más cerca de Unidas Podemos, con 35 escaños; o Más País, con 3.

Mientras los de Sánchez abogaban por "la eliminación progresiva de los copagos sanitarios empezando por los pensionistas y los hogares en situación de mayor vulnerabilidad", así como el "acceso universal al SNS", Unidas Podemos habla de recuperar "de manera completa el acceso universal a la atención sanitaria, sin discriminaciones en el tratamiento ni requisitos innecesarios para tener acceso a los servicios" y eliminar "los copagos". Por su parte, Más País aboga por “la eliminación del copago farmacéutico estableciendo de forma preferente un tope de copago en población activa similar al existente en población pensionista”.

las líneas del bloque de derechas


La eutanasia, una de las principales prioridades del PSOE en la última legislatura; cobra mayor protagonismo en el programa que ha preparado Ciudadanos, que propone regular "el derecho a la eutanasia con control y garantía", así como "despenalizar esta práctica para los profesionales sanitarios que participen de la misma".

Entre las medidas estrella de Ciudadanos, que se ha quedado con 10 escaños, también se mantienen la Ley de Derechos y Garantías al Final de la Vida y la tarjeta sanitaria única en todo el territorio, motivo de discusión del propio Albert Rivera, presidente del partido; con Pedro Sánchez durante uno de los debates celebrados esta semana. 

De hecho, una de las mayores fricciones entre lel PSOE y los partidos de derechas viene a cuenta de la tarjeta sanitaria. Mientras el PP defiende una "Tarjeta Social Universal" que incluye "todas las prestaciones de contenido económico gestionadas por órganos y organismos de la Administración General del Estado, Comunidades Autónomas y Entidades Locales"; Ciudadanos aboga por "una Tarjeta Sanitaria Única para que todos los españoles reciban los mismos servicios y prestaciones en todo el territorio nacional". La propia ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, contestaba a los líderes que "la tarjeta sanitaria única ya existe".

Además de esta medida, el PP de Pablo Casado, que ha logrado 88 escaños, apuesta por impulsar la utilización del testamento vital como fórmula de manifestación de la voluntad de los pacientes ante una situación terminal y "extender los cuidados paliativos en el Sistema Nacional de Salud". También, aboga por garantizar el acceso a pruebas diagnósticas e intervenciones en un tiempo máximo de 30 días y promover "una reforma de las condiciones de trabajo, retributivas y de desarrollo profesional de los empleados del sistema sanitario público".

El éxito de Vox


Vox, el partido presidido por Santiago Abascal, ha sido el gran vencedor de la noche, convirtiéndose con todo escrutado en la tercera fuerza del Congreso de los Diputados con 52 escaños. En las propuestas económicas de Vox, el partido incidía de nuevo en que "determinados servicios públicos esenciales como la sanidad deben ser nacionales: los españoles no pueden recibir servicios distintos o ser tratados como extranjeros en su tierra. No vamos a priorizar la ayuda exterior a costa del bienestar de los españoles". 

Es por ello que su objetivo pasa por “la integración de los servicios públicos esenciales como sanidad en la estructura central del Estado”. Además, han puesto sobre la mesa incentivar a los médicos por retrasar su jubilación. 




Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.