"Nuestra capacidad de respuesta ante el coronavirus ha mejorado muchísimo"

José Ramón Arribas pide prudencia ante un virus del que no se conoce su mortalidad ni su capacidad de expansión

Arribas es jefe de la Unidad de Infecciosas del Hospital La Paz.
"Nuestra capacidad de respuesta ante el coronavirus ha mejorado muchísimo"
jue 23 enero 2020. 16.40H
Jaime Recarte
El nuevo brote de coronavirus originado en la ciudad china de Wuhan ya ha causado 17 muertes y más de 500 afectados. Sin embargo, la capacidad de respuesta de los profesionales españoles ante este tipo de situaciones "ha mejorado muchísimo", señala José Ramón Arribas, de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc) y jefe de la Unidad de Infecciosas del Hospital Universitario La Paz.

En su opinión, hay que mantener la prudencia respecto a este nuevo tipo de coronavirus, no obstante, porque aún no se conoce "ni su mortalidad ni el riesgo real de expansión". "Hay que ser extraordinariamente prudentes, puesto que estamos ante los primeros días de un nuevo tipo de coronavirus", cuenta el especialista.


"Tenemos que reconocer que no sabemos cómo va a evolucionar el nuevo coronavirus"


Además, indica que "está cambiando la información con cada día que pasa", aunque señala como punto positivo la "trasparencia en la comunicación de los datos sobre esta nueva patología", causada por un virus denominado 2019-nCoV. "Este coronavirus recuerda a lo que pasó con el síndrome respiratorio agudo severo en 2002-2003, pero insisto en que hacer comparaciones en cuanto a la mortalidad es prematuro", señala.

La evolución de los pacientes que ahora se encuentran en estado crítico, así como de los nuevos casos, permitirá a los especialistas determinar su tasa de mortalidad, sin embargo esta información "se desconoce por el momento".

Actualmente se sabe que "como otros coronavirus se presenta con síntomas parecidos a una neumonía", y al igual que el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) y el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) "hace que la oxigenación sea difícil y que se produzca síndrome de distrés respiratorio, y parece que es lo que está pasando, sobre todo en pacientes con comorbilidades, aunque todavía no tenemos información detallada del cuadro clínico".

Arribas además recuerda que contra los coronavirus "no hay tratamientos específicos antivirales de eficacia probada". "Hay fármacos experimentales que se están utilizando para el MERS-CoV, pero no hay tratamiento específico más allá del importantísimo soporte ventilatorio de estos pacientes", señala.


Capacidad de expansión


Al igual que con la mortalidad de este coronavirus, el especialista hace un llamamiento a la prudencia sobre la capacidad de expansión de este virus. "Hay que ser muy prudente con las predicciones porque estamos hablando de un país con más de mil millones de habitantes", recuerda. Además, ya se han detectado casos en otros países y "ahora ya no hablamos solo de Wuhan, sino de muchos otros lugares como Hong Kong, Corea, Tailandia, y EEUU". De hecho, Arribas ha llamado la atención sobre este último, el primer caso fuera de Asia, que se ha conocido tras la implantación del screening en los aeropuertos, por lo que "este caso, a su vez, puede haber contagiado a otras personas".


"Todas las personas con patología pulmonar preexistente pueden tener un mayor riesgo"


Pero, a pesar de esta incertidumbre (algo que no agrada al especialista ni a las autoridades sanitarias, según cuenta) señala que "nuestra capacidad de respuesta ante este tipo de brotes ha mejorado muchísimo, aunque tenemos que reconocer que no sabemos cómo va a evolucionar". De hecho, este miércoles, el nuevo ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha señalado que "la sanidad española está preparada para actuar ante el coronavirus" y, según explica Arribas, el Ministerio ya trabaja para ofrecer información a los profesionales con los criterios de sospecha, epidemiológicos, y de diagnóstico. Además, "cada día se están actualizando la información y las recomendaciones".

Por último, explica que, previsiblemente y a falta de confirmación sobre el perfil de los pacientes, "todas las personas con patología pulmonar preexistente pueden tener un mayor riesgo". En cuanto a los profesionales, recuerda que "hay que incrementar el grado de sospecha" frente a síntomas típicos de una neumonía como tos, expectoración, fiebre y malestar general y "hacer una buena historia clínica" para saber de dónde vienen los pacientes y si existe la posibilidad de contagio.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.