La EMA está revisando el preparado ruso contra el Covid-19, pero aún no ha decidido si se puede utilizar en la UE

Europa investiga si los ensayos de la vacuna Sputnik cumplen pautas éticas
Vacuna Sputnik V contra el Covid-19.


07 abr 2021. 11.30H
SE LEE EN 2 minutos
La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) va a poner en marcha una investigación la próxima semana sobre si los ensayos clínicos de la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus Covid-19 contravienen los estándares éticos y científicos, según informa Financial Times.

Este medio citado explica que Rusia ha dicho que militares y empleados estatales participaron en los juicios del jab desarrollado por un laboratorio estatal y financiado por el Fondo Ruso de Inversión Directa, el fondo soberano de riqueza del Kremlin. La agencia de noticias Reuters ha informado que algunos de los que participaron describieron haber sido presionados para hacerlo por sus superiores.

Kirill Dmitriev, director del RDIF, negó el uso de la coacción y dijo al FT: “No hubo presión y Sputnik V cumplió con todas las prácticas clínicas”. Dijo que la inspección de la EMA estaba programada para comenzar la próxima semana.


Vacuna rusa Sputnik


Rusia aprobó en agosto de 2020 su primera vacuna contra el coronavirus Covid-19, creada por el Instituto Gamaleya con sede en Moscú, incluso antes de que comenzaran los ensayos de fase III. Aunque este hecho generó polémica en Europa, lo cierto es que a principios de este mes de marzo, el Comité de Medicamentos Humanos de la EMA (CHMP) ha comenzado a revisarla para ver si la autoriza.

Pero, ¿qué se sabe de la vacuna rusa, cuyo nombre invoca intencionalmente la carrera espacial de la década de 1950? Los investigadores de Gamaleya utilizaron virus del resfriado común, optaron por dos vectores de adenovirus diferentes (rAd26 y rAd5) administrados por separado en una primera y segunda dosis, con 21 días de diferencia.

El uso del mismo adenovirus para las dos dosis podría hacer que el cuerpo desarrolle una respuesta inmunitaria contra el vector y lo destruya cuando se administra la segunda dosis. Dos vectores diferentes reducen la posibilidad de que esto suceda. Según se publica en BMJ, para fabricar la vacuna, los adenovirus se combinan con la proteína de pico SARS-CoV-2, que impulsa al cuerpo a producir una respuesta inmunitaria.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.