Coronavirus | Pérez Raya: "Las enfermeras van a luchar con armas de papel"

Redacción Médica entrevista al presidente del CGE, que asegura que Sanidad les ha autorizado la compra de material

Florentino Pérez Raya.
Coronavirus | Pérez Raya: "Las enfermeras van a luchar con armas de papel"
jue 02 abril 2020. 19.00H
Desde que se empezara a notar la pandemia del coronavirus Covid-19 en España, el Consejo General de Enfermería ha repetido un 'mantra': "Nuestras profesionales no están debidamente protegidas frente al Covid-19". Y así, siguen. Varias semanas más tarde de que se notificaran el incremento de datos y se decretara el Estado de Alarma, el Consejo General de Enfermería continúa pidiendo material (hay llegado a solicitar que se les autorice la compra) y denunciando la falta de EPIs, gafas, mascarillas y todo tipo de materiales de protección. En sus filas ya lamentan una baja, la de una compañera fallecida en País Vasco, algo por lo que Florentino Pérez Raya, presidente del CGE, no quiere volver a pasar. Por ello, reitera que "la situación es crítica" y pide más material para que, día a día, las 307.000 enfermeras y enfermeros de España no se "jueguen la vida"  cuando acuden "a la guerra con armas de papel".

Hacen falta enfermeras, lo reclaman una y otra vez los profesionales, pero… ¿es responsable contratar profesionales sanitarios si no están protegidos?

Los profesionales sanitarios tienen que contar con todas las medidas de seguridad que sean necesarias para poder realizar su trabajo sin poner en riesgo su salud, la de sus pacientes y la de los familiares que conviven con ellos. Porque un profesional que sea positivo y no lo sepa está exponiendo a otros pacientes y a todos sus allegados, no lo olvidemos.

Las autoridades sanitarias no hacen más que hablar de aviones y lotes de material que ya han aterrizado o están en camino, pero la realidad es que los profesionales, ahora mismo, siguen atendiendo sin mascarillas adecuadas, ni trajes EPI, ni gafas, ni pantallas antisalpicaduras. Es un desastre y habrá que pedir responsabilidades.

Dicho esto, está en juego la vida de muchos seres humanos y los profesionales sanitarios tenemos grabado a fuego en nuestra conciencia la vocación por las personas. Al margen de la exigencia a las autoridades sanitarias, en una situación de alerta como la actual tenemos que hacer lo posible para salvar vidas.

El presidente del Colegio de Enfermería de Madrid, Jorge Andrada, calificó el hecho de que los profesionales trabajen sin EPIs como una ‘ruleta rusa’. ¿Cree que es tan crítica la situación?

La situación es tremendamente crítica. Basta ver los datos que facilita el Ministerio para comprobar el índice de contagios entre los profesionales sanitarios, que ya roza el 15 por ciento del total. Estamos profundamente preocupados y consternados por los últimos datos de profesionales sanitarios infectados que viene facilitando el Ministerio de Sanidad.


"Si Sanidad no protege a los sanitarios, tendremos que tomar medidas más contundentes"


Las cifras vienen a ratificar lo que venimos días denunciando: que los profesionales sanitarios se están enfrentando a una situación insostenible, obligados a prestar su asistencia sin disponer de las medidas de seguridad necesarias para protegerse: EPIs adecuados, mascarillas FFP2, batas impermeables, protecciones oculares adecuadas, guantes... Se están jugando la vida, ya ha muerto una enfermera en el País Vasco muy probablemente por trabajar sin seguridad. Los profesionales sanitarios infectados ascienden ya al 15 por ciento del total, una absoluta barbaridad.

Estamos mandando a nuestros profesionales a una guerra y les obligamos a luchar con armas de papel. No estamos cuidando a quienes tienen que cuidarnos. Cada baja por infección es un profesional que no puede atender y cuidar en primera línea asistencial, y esto es muy grave en estos momentos. Hemos solicitado información sobre los profesionales contagiados, el número en cada una de las categorías, así como las unidades donde han desempeñado su actividad asistencial para poder tener datos reales que nos ayuden a gestionar esta crisis de la mejor manera. Pero vamos a ciegas. No sabemos realmente a qué nos enfrentamos en lo referente a número de profesionales contagiados, pues muchos no han podido realizarse la prueba.

Es una situación totalmente inadmisible. Exigimos una solución por parte del Ministerio de Sanidad de forma inmediata, que sea un tema absolutamente prioritario, que todos los profesionales sanitarios tengan equipos completos de protección de forma inmediata y si no, tendremos que tomar medidas más contundentes de todo tipo.

Ya han muerto profesionales sanitarios tras haberse contagiado en el ejercicio de su profesión. ¿Es necesario dar un plus de peligrosidad a las profesionales que en estos momentos están cuidando a pacientes con Covid-19?

Hasta el momento ha muerto una enfermera, y también cuatro médicos, no nos olvidemos de ellos, porque en esta guerra contra el Covid-19 somos todos un equipo y una familia. Los cinco por culpa de un contagio que, muy probablemente, se haya producido por no disponer de todas las medidas de seguridad adecuadas. Cabe recordar que los contagios en los centros asistenciales tienen una carga vírica mucho mayor y, por tanto, el riesgo aumenta considerablemente.

Mire, es más que seguro que debería concederse ese plus de peligrosidad, pero mis esfuerzos ahora mismo se centran de forma exclusiva en que mis compañeros tengan material para protegerse. Para mí, ahora no hay ninguna otra reivindicación, no quiero ni un solo profesional sanitario más muerto ni contagiado.

¿Plantean alguna medida ante la contratación de estudiantes EIR como personal en formación y no como estatutarios?

Es importante matizar que, a diferencia de lo que ocurre con los médicos, en el caso de las enfermeras conviven dos modelos, el de enfermera generalista -que es la inmensa mayoría- y el de la enfermera especialista en una de las seis especialidades vigentes que han conseguido una de las exiguas plazas de Enfermero Interno Residente (EIR).

Las administraciones sanitarias ya están contratando como personal estatutario o laboral, es decir, con un contrato de trabajo, a todas las enfermeras que hay dispuestas trabajar como generalistas ya sea porque estaban en el paro, jubiladas o retiradas por las circunstancias que fuesen. Esto significa que enfermeras residentes a las que pretenden prorrogar la contratación como personal en formación podrían incorporarse al sistema sanitario como enfermeras generalistas al día siguiente de terminar el EIR con un contrato como se le hace al resto de enfermeras.

Esta medida del Gobierno va a obligar a las enfermeras EIR a quedarse en el sistema sanitario con un contrato en formación que es una contratación mucho más precaria que la de una enfermera de cuidados generales. Esto genera un terrible agravio comparativo con el resto de las enfermeras que se están incorporando al sistema como generalistas y a las que sí se les está haciendo un contrato con unas condiciones laborales y salariales algo mejores.

Se trata de una situación injusta y por tanto exigimos que a los enfermeros EIR se les incorpore como enfermeros generalistas y con las mismas condiciones que laborales y salariales que al resto. Nuestros servicios jurídicos ya están trabajando en ello. Dicho esto, quiero aclarar que, en este momento, nuestros esfuerzos se centran de forma casi exclusiva en que mis compañeros tengan material para protegerse.

Los farmacéuticos están empezando a dispensar fármacos hospitalarios para evitar desplazamientos. ¿Podrían las enfermeras de Atención Primaria hacer la misma función?


"Hemos obtenido el permiso del Ministerio de Sanidad para comprar mascarillas y para analizar las diferentes opciones nos ha ayudado Fenin"


Ahora mismo, todos los enfermeros y enfermeras de España, trabajen en centros hospitalarios o en Atención Primaria, son profesionales que se encuentran desbordados tratando de prestar asistencia a los pacientes infectados por Covid-19 y al resto de pacientes crónicos que mantienen sus patologías. No obstante, para cuando pase la actual crisis, no hay ninguna duda de que las enfermeras de Primaria tienen un potencial importantísimo por delante y su capacidad asistencial debe incluir muchas más competencias que las actuales.

El Consejo General de Enfermería ha solicitado la compra de mascarillas como modelo complementario a la medida de compra centralizada del Gobierno, ¿cómo plantearían hacerlo?

Estamos en ello. Ya hemos obtenido el permiso del Ministerio de Sanidad y para analizar las diferentes opciones nos ha ayudado Fenin que, como sabéis, es la patronal que engloba los fabricantes de todo este material. Hay distintas fórmulas y hemos querido elegir la más efectiva y rápida, con todas las garantías.

¿Esperan encontrar mejores modelos de compra que los que tiene el Estado?

Lo que queremos es llevar a los profesionales sanitarios el material de seguridad adecuado y homologado para que puedan hacer su trabajo con seguridad. De hecho, al Ministerio de Sanidad le pedimos lo mismo, que el material que proporcione esté homologado y cuente con las garantías de seguridad adecuadas. Esto no es una competición por la calidad del material, hablamos de resolver una situación crítica y dar respuesta a una situación desesperada que tienen los profesionales, la clave es aportar para que los profesionales sanitarios tengan todos los equipos de protección que necesitan.

¿Han obtenido respuesta del Gobierno?

Si, el Ministerio ha confirmado que nos autoriza a hacer las compras.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.