¿Por qué el confinamiento es necesario frente al Covid?


El confinamiento domiciliario fue la medida utilizada por varios Gobiernos en el mundo para frenar la pandemia de Covid-19. Esta herramienta ha sido necesaria dada la urgencia sanitaria que se vivía en países como España o Italia ante el elevado número de contagios por coronavirus. Además, varios estudios científicos han avalado el confinamiento necesario aún así algunas voces expertas lo han criticado duramente.

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, declaró el confinamiento domiciliario nacional el 15 de marzo de 2020, un día después de emitir el Decreto de Estado de Alarma que recogía esta restricción de movilidad. Los ciudadanos españoles estuvieron confinados hasta el 21 de junio, fecha en la que el Ejecutivo de Sánchez instauró  una serie de medidas de relajamiento para este confinamiento.

Estudios científicos que apoyan el confinamiento


Expertos del Instituto de Salud Carlos III publicaron en agosto de 2020 un estudio en la revista científica The Lancet donde se demostraba la eficacia de los meses de confinamiento ya que había ayudado a reducir la transmisibilidad del virus, lo que conllevó a un descenso del número de contagios.

Además, otro estudio realizado por investigadores del Imperial College London, publicado en Nature, apuntaba a que “las medidas restrictivas tomadas a cabo por los gobiernos europeos consiguieron reducir la velocidad de transmisión del Covid-19 (RT) por debajo de uno”.

En España, las autoridades sanitarias han descartado implantar otro confinamiento domiciliario en las sucesivas olas que han ocurrido del Covid-19. A pesar de ello, desde los organismos gubernamentales se ha hecho un llamamiento público para que la sociedad realice un autoconfinamiento que ayude a controlar el alto ritmo de contagios que ha provocado las nuevas olas de coronavirus.

Expertos contra el confinamiento


Aún así, un grupo de expertos de Israel señaló que el confinamiento no era un método valido para aplacar la pandemia de Covid-19. “El modelo epidemiológico tradicional que explica el ritmo de contagios con bolas de color representando los enfermos, y bolas blancas representando a los sanos, en el que una bola de color contagia exponencial y progresivamente a las sanas es un modelo que permite predecir fácilmente los contagios, pero es un mal modelo porque es primitivo, inexacto y da mucho miedo”, explicaba David Gershon, profesor de economía de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Este economista se unió a un epidemiólogo, Hagai Levin, para elaborar una teoría matemática que argumentaba, con datos reales, que el confinamiento no hubiera sido necesario en su país ni en otros para frenar el avance del Covid.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.