¿Los anticuerpos se crean para siempre o se pierden con el tiempo?


La inmunidad frente al SARS-CoV-2 es uno de los principales debates que hay en la comunidad científica internacional. Su evidencia ya ha sido demostrada, pero sigue sin saberse con certeza cuanto puden llegar a durar los anticuerpos generados por el sistema inmune tras haber superado la enfermedad o haber recibido la vacuna.


¿Qué son los anticuerpos?


Según detalla el Instituto de Salud Carlos III (ISCII), una vez superada la infección del Covid-19, el organismo es capaz de crear anticuerpos e inmunizar al individuo, es decir, el sistema inmune crea proteínas con capacidad de protección contra un posible nuevo ataque del virus.

Estos se producen a las dos semanas de la infección y los más desarrollados son las inmunoglobulinas IgG, uno los anticuerpos más abundantes y los que mejor nos protegen contra virus y bacterias, ya que tienen una afinidad más elevada. 

Asimismo, junto a la labor de los anticuerpos, también destaca la del llamado “sistema inmunitario adquirido”, que gracias a los linfocitos T puede "volver a detectar la infección pasado el tiempo y reiniciar una respuesta defensiva capaz de frenarla”.

¿Hay evidencia científica que demuestra que funcionan?


Según el documento elaborado por el Ministerio de Sanidad donde se aglutina el conocimiento científico contrastado respecto al Covid-19, actualmente existe suficiente evidencia científica acerca de la generación de anticuerpos neutralizantes durante el curso de la infección por SARS-CoV-2. 

Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) también certifican su eficacia pero advierten que los niveles de anticuerpos pueden variar entre los que contraen enfermedad grave (altos niveles de anticuerpos) y los que contraen enfermedad leve o infección asintomática (bajos niveles de anticuerpos).

“En los diversos estudios se ha demostrado que los anticuerpos que tienen mayor potencia neutralizante son los que se dirigen a una zona concreta de la proteína S que coincide con la región de unión a las células humanas (RBD, por sus siglas en inglés de Receptor Binding Domain)”, reza el informe de Sanidad

La respuesta inmune natural ha podido ser demostrada de forma experimental en macacos Rhesus inoculados con el virus tras haber superado la infección. En este experimento ninguno de los macacos re-inoculados tuvo síntomas ni replicación viral en las vías respiratorias superiores, lo que sugiere que la primera infección les protegía tanto de tener un segundo episodio como de transmitir la infección aun siendo asintomáticos.

Otro ejemplo, esta vez en humanos, se produjo tras la notificación de un brote de Covid a bordo de un barco pesquero. De los 122 tripulantes, 120 fueron analizados con PCR y serología antes y después de una travesía de 32,5 días. Al inicio sólo tres tripulantes tuvieron serología positiva, en la que se identificaron anticuerpos neutralizantes. Al regreso 104 tripulantes tenían PCR positiva o habían seroconvertido.Mientras que los tres tripulantes en los que se habían identificado los anticuerpos previos al embarque no tuvieron ningún síntoma de enfermedad, ni se detectó en ellos presencia de RNA viral, lo que sugiere que estaban protegidos frente a la infección.

¿Cuánto duran? 


Sanidad cree que la duración de los anticuerpos todavía es incierta. “En una serie de casos se ha observado una reducción en la capacidad neutralizadora de los anticuerpos en el periodo de convalecencia temprano (2-3 meses tras la exposición) de 11,7 por ciento en casos de infección asintomática y 8,3 por ciento en casos con sintomatología leve”, rezan en el informe.

En la literatura científica no termina de haber un consenso claro. Aunque la mayoría de estudios apuntan a una duración de entre 6 y 8 meses, recientemente se ha publicado una investigación, pendiente de revisión por pares, donde se apunta a que pueden durar un año.

También se ha barajado la posibilidad de que duren para siempre debido a que la infección por Covid-19 induce a la creación de células B. Una inmunidad de por vida que se basa más en indicios que en certezas.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.