21 nov 2018 | Actualizado: 19:20
Lun 05 enero. 10.31H
El virus del ébola ha traspasado fronteras y ha llegado a Occidente, pero sin duda, el foco de la enfermedad, en los países africanos, es lo que más preocupa a las organizaciones internacionales. De ahí, que el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) haya participado en una campaña que según señala La Razón permitirá que los supervivientes contar a través de una ‘app’ para smartphones sus experiencias. La campaña #ISurvivedEbola (Yo sobreviví al ébola, en inglés) está respaldada por la fundación del cofundador de Microsoft Paul G. Allen, que ha destinado millones de dólares contra la enfermedad y cuenta con la colaboración de Unicef.

El estado de salud de la enfermera británica infectada por el ébola sigue ocupando las páginas de los diarios españoles. Según informa El País la alarma social ha comenzado a extenderse por las islas británicas al conocerse que a la enfermera se le permitió viajar en un vuelo regular desde Londres a Glasgow a pesar de que ella misma sugirió que podía padecer algún síntoma de la enfermedad. El primer ministro británico ha lanzado un mensaje de tranquilidad y ha informado de que el Gobierno británico ha organizado un dispositivo especial para identificar cualquier posible nuevo caso de contagio del virus.

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha tenido que indemnizar  con 60.000 euros  a un matrimonio por los daños neurológicos irreversibles de su hijo, con parálisis cerebral y epilepsia, que según ellos se le causó en el parto y en la deficiente atención médica posterior, informa El Ideal de Granada . A los reclamantes les ha dado la razón el Consejo Consultivo -órgano superior integrado por juristas a quienes el SAS debe pedir informes-, aunque solo en parte, ya que los consejeros creen que solo es justa una indemnización de 60.000 euros, frente al 1,5 millones que pedían los progenitores, al considerar probadas algunas de las neglicencias, pero no todas.