Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Jueves, 23 de enero de 2014, a las 11:24

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no ha tenido más remedio que abandonar su habitual postura gallega en un tema tan polémico como el aborto. En la primera sesión de control al Gobierno que el Congreso ha celebrado en 2014, el presidente ha admitido puntos controvertidos en la reforma planteada por el ministro Ruiz-Gallardón. El posicionamiento ha llamado la atención de la prensa.

El periódico que más importancia le da es El Correo, que abre su portada a cuatro columnas: Rajoy admite ahora que la reforma del aborto tiene puntos “controvertidos”. Y añade en un destacado: Se desmarca del inmovilismo y dice que “es suceptible de mejoras”. Para el rotativo vasco, "Rajoy dio ayer muestras de que trabaja ya en cómo limar alguna de las principales aristas del polémico anteproyecto de reforma de la ley del aborto que cosecha la repulsa unánime de todos los grupos de la oposición y, lo que es más preocupante para él, numerosas descalificaciones públicas de barones populares”.

El gratuito 20 minutos aprovecha para criticar al ministro de Justicia en lo que considera la cuarta noticia del día: Rajoy se abre a negociar la Ley del Aborto y Gallardón se enroca. Y añade en el subtítulo: El presidente reconoce “puntos controvertidos” en la reforma, mientras que su ministro atacó duramente al PSOE, sugiriendo que terminará “por no reconocer el derecho de los no nacidos”.

Para El Comercio, de Asturias, la noticia también merece ir en su portada, aunque sea en último lugar: Rajoy admite que la reforma del aborto es “susceptible de mejoras”. Y dos destacados: Reconoce que “hay algunos puntos sin duda controvertidos” y El PSOE replica que solo aceptará la retirada del proyecto.