Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Jueves, 23 de marzo de 2017, a las 10:00
La emotiva historia de Pablo Ráez, el joven deportista malagueño que consiguió que la donación de médula ósea se multiplicase en nuestro país, gracias a la lucha que mantuvo contra la leucemia, tiene continuación. El relevo en la concienciación de esta enfermedad lo ha cogido Joan, un niño de ocho años de Palma de Mallorca, según publica este jueves el diario El Mundo.
 
Los compañeros de colegio del pequeño Joan, afectado de leucemia, han montado una campaña de donación de médula. Desde el colegio San José Obrero de la capital balear hacen un llamamiento a la sociedad: #DonaMédula. “Un pinchazo puede salvar una vida”, recuerdan.
 
Joan ha recibido tratamiento de quimioterapia en el hospital Son Espases, pero su médula no ha respondido como se esperaba. “Aunque ahora está en remisión completa, necesita un trasplante y ningún familiar es compatible”, explica la madre, citada por el rotativo madrileño.
 
La campaña para encontrar ese donante compatible ha partido de los alumnos de primero de Bachillerato de Anatomía Aplicada del colegio. Cada evaluación organizan un proyecto solidario enfocado a la salud y en este segundo trimestre pensaron en la donación de sangre, “pero cuando se dieron cuenta de que un alumno de primaria necesitaba un donante de médula decidieron modificar el proyecto para promocionarla”, explica la periodista Mayte Amorós en su reportaje.
 
El objetivo es que todos los enfermos que esperan un donante compatible tengan más posibilidades de lograrlo, ya que en el momento que uno se hace donante, los datos quedan introducidos en una base de datos mundial que facilita y amplifica la búsqueda y, por tanto, aumenta las posibilidades de que Joan y otros miles de pacientes puedan ganar su batalla contra la leucemia.