Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Opinión > Sala de espera

No hay dinero contra los virus

Domingo, 14 de diciembre de 2014, a las 10:17
La globalización y el cambio climático son en parte responsables de la llegada a Occidente de virus que hasta hace poco solo estaban presentes en el tercer mundo. La aparición de estos patógenos ha puesto en marcha la maquinaria investigadora para poder hacerles frente pero desde el Laboratorio de Arbovirus y Enfermedades Víricas Importadas del Centro Nacional de Microbiología, uno de sus fundadores, reconoce a El País que la epidemia del ébola ha puesto al laboratorio al límite de sus posibilidades, pues como centro de referencia también tiene que seguir analizando todos los posibles nuevos casos de arbovirus, dengue y otros muchos patógenos importados. El experto también alerta de que, hoy por hoy, no hay financiación para un programa específico de vigilancia de la salud pública frente a algunos patógenos emergentes que podrían comenzar a infectar a humanos.

La mutación genética QOMadrid es clave para avanzar en el manejo del efisema pulmonar. ABC informa este domingo sobre el estudio de un grupo de científicos españoles que ha descubierto que esta mutación está asociada al déficit grave de alfa-1 antitripsina (DAAT), una proteína que protege el tejido pulmonar de la inflamación por infecciones o irritantes inhalados. Ahora que ya conocen esto, los profesionales sanitarios destacan la importancia de que los médicos, las instituciones y las sociedades científicas vayan de la mano para seguir avanzando. Así lo señala Pilar de Lucas, presidenta de la Separ, a ABC: “Para avanzar en el conocimiento de enfermedades respiratorias minoritarias, como es el déficit de alfa-1 antitripsina, es clave generar sinergias entre neumólogos, instituciones públicas de investigación y sociedades científicas”.

Aragón ya no es provincia para viejos. Así podría definirse el hecho de que, aunque siga contando con   un gran volumen de población anciana, no tiene la esperanza de vida más amplia de España. Según señala el Heraldo de Aragón, el último estudio del Instituto Nacional de Estadística, la mayor diferencia se encuentra con Madrid, que en la actualidad tiene una esperanza de vida de 84,25 años, mientras que Aragón cuenta con un año menos. Las causas de este cambio son distintas: para María Zuñiga, profesora del Departamento de Geografía y Ordenación del Territorio de la Universidad de Zaragoza, la diferencia se podría encontrar en las condiciones de vida. Sin embargo, el decano del Colegio de Ciencias Políticas y Sociología de Aragón, Carlos Gómez, asegura que se debe a los amplios recortes sanitarios que ha vivido Aragón, especialmente en materia preventiva.

“Respirar aire puro y saludable es un derecho irrenunciable para cualquiera”. Así lo considera Julio Ancochea, jefe de Servicio de Neumología de La Princesa en una entrevista con La Voz de Galicia. Según apunta el neumólogo, “muchas veces los ayuntamientos o las administraciones de los diferentes países no cumplen las normativas sobre medio ambiente. A veces en el aire hay concentraciones de una serie de sustancias que sobrepasan los límites permitidos en las normativas. Eso tiene un impacto en la salud de los ciudadanos, fundamentalmente los más frágiles: los niños o los mayores con enfermedades crónicas muy prevalentes como la EPOC.” A juicio de Ancochea uno de los promblemas es que en la Atención Primaria el método de diagnóstico no está generalizado con criterios de calidad.