16 nov 2018 | Actualizado: 00:00
Jue 18 julio. 12.33H

Mato pone coto al turismo sanitario: quiere cobrar por adelantado. Así titula en su primera página El Economista. Y subtitula: Perdemos 1.000 millones al año en facturas sin cobrar. El Ministerio de Sanidad prepara un real decreto con el que quiere acabar con el llamado turismo sanitario.

El Ejecutivo busca cambiar radicalmente la manera de actuar con los pacientes que vengan a España a operarse: el paciente pagará por adelantado por su intervención y podrá reclamar el reembolso en su país de origen. Hasta ahora, la incapacidad de la Administración para reclamar las facturas hacen perder cada año 1.000 millones de euros.

Según el diario económico, el proyecto de Real Decreto con el que el que trabaja el Ministerio -aprovechando una transposición de la directiva de Asistencia Sanitaria Transfronteriza- pretende además liberalizar el turismo sanitario. Según el texto con el que trabaja el departamento de Ana Mato, el paciente europeo podrá elegir un hospital público o uno privado para realizar su intervención quirúrgica, siempre y cuando su país de origen incluya ese servicio entre los gastos cubiertos.

Asimismo, la cabecera informa sobre el intento de España por acabar de esta manera con un gasto anual en asistencia médica a extranjeros que lleva años incapaz de atajar. El turismo sanitario sigue siendo un problema más que una oportunidad de negocio para nuestro país. Y todo por la incapacidad para cobrar las facturas de la administración pública.