16 nov 2018 | Actualizado: 10:50
Dom 10 marzo. 10.59H

 

De un tiempo a esta parte, no son pocos los investigadores que, dejando a un lado su habitual alergia a salir en los medios, están alzando la voz contra la política de recortes, que se está cebando especialmente en el mundo de la ciencia. De manera conjunta o individualmente, estos profesionales están tratando de hacer ver a la Administración y, en general, a toda la sociedad, que el ahorro en investigación tendrá un fatal efecto retardado, que se sentirá en las próximas generaciones.

El que toma la palabra hoy, de manera bien visible es Joan Massagué, toda una autoridad en la materia. La Vanguardia le sirve de altavoz y el titular es alarmante: “La ciencia en España está amenazada de exterminio”. A su juicio, los recortes que amenazan la viabilidad de muchos proyectos científicos están llevando a esta disciplina, base esencial en el necesario cambio del modelo productivo que tantos y tantos expertos proponen para salir de la crisis, a una situación límite.

No es la primera vez que Massagué se hace oír para dar su opinión sobre el impacto de la crisis en la ciencia. Hace unos meses, en una conferencia pronunciada en Barcelona, denunció “la feroz indiferencia del Gobierno hacia la ciencia: “Es una indiferencia proactiva y agresiva”, abundó. El investigador catalán es una de las voces más autorizadas del país, gracias a sus logros al frente del programa de biología del cáncer del Memorial Sloan-Kettering Cancer de Nueva York. Aquí en España dirige el Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona.