16 dic 2018 | Actualizado: 12:00
Lun 25 noviembre de 2013. 11.10H
Sala de espera

Faro de Vigo abre hoy su edición con una información que más parece una denuncia: Un centenar de médicos gallegos cobran hasta 3.000 euros por una jornada mínima de 2,5 horas. Con un antetítulo extraño –Horarios reducidos en la sanidad- y dos subtítulos que parecen echar más leña al fuego de la indignación ciudadana por este supuesto privilegio: Los facultativos de cupo deben además atender a domicilio solo si les llaman los pacientes y Sanidade permitirá que mantengan sus condiciones laborales.

La información del diario gallego, que firma Paula Pérez, explica que la Conselleria permitirá a los médicos de cupo y zona así como a los llamados APD (Asistencia Pública Domiciliaria) conservar sus puestos y mantener sus actuales condiciones laborales por las cuales solo pasan dos horas y media de consulta al día. Aunque en horario de mañana deben estar disponibles por si algún paciente reclamara ser atendido en su domicilio, se trata de una circunstancia cada vez menos frecuente desde que se han habilitado PAC (Puntos de Atención Continuada) en todos los concellos, tal y como reconocen los propios profesionales médicos. De hecho, no suelen trabajar más de tres o cuatro horas diarias, admiten los mismos doctores. En Galicia quedan alrededor de un centenar de facultativos en esta situación con unos salarios que pueden oscilar entre los 1.600 y los 3.000 euros mensuales.

La normativa que la Conselleria quiere mantener data de 1974.