Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45
Opinión > Sala de espera

Los frentes de la OMS

Viernes, 05 de septiembre de 2014, a las 09:57
El ébola sigue siendo el principal objetivo de los esfuerzos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los periódicos españoles se hacen eco de los avisos de esta institución, que ha advertido sobre el peligro existente en Nigeria, donde ya hay 19 personas infectadas, según informa El Mundo. Por su parte, El País asegura que la OMS ha seleccionado una lista de ocho tratamientos experimentales y dos vacunas a desarrollar, aunque las terapias no estarían disponibles hasta finales de 2014.

Sin embargo, los frentes de la OMS no se ciñen solamente al brote  actual de esta enfermedad, y ha querido poner la atención en una epidemia que causa la muerte de una persona cada 40 segundos, como así se puede leer en las páginas de El País. Esta epidemia son los casos de suicidio, una realidad que ha sido envuelta en un tabú durante demasiado tiempo, según El País.

La OMS ha presentado un estudio detallado donde se explica que se producen 800.000 muertes al año por suicidio, y que por cada adulto que lo consuma, otros 20 lo intentan. El País hace hincapié en el estigma que impide a muchos ciudadanos pedir ayuda y las dificultades de encontrar este ayuda en los sistemas de salud.

El diario El Mundo ha contactado con un experto español, Jerónimo Sáiz, presidente de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental, quien asegura que “en la Comunidad de Madrid se ha creado un programa para que aquellas personas que aparezcan en las urgencias hospitalarias por un intento de suicidio entren dentro de un código especial para que sean citados lo más rápido posible a un psiquiatra o psicólogo y se les de las máximas oportunidades de tratamiento”.

Sin embargo, la OMS ha advertido de la falta general de planes de prevención del suicidio, como ha destacado el periódico valenciano Las Provincias en el titular de la noticia que hace referencia a esta realidad del suicidio.