21 nov 2018 | Actualizado: 19:20

Son Espases lidera la técnica de la reparación mitral en el ámbito nacional

Permite evitar la instalación de válvulas artificiales en el corazón

Miércoles, 06 de marzo de 2013, a las 16:11

Redacción. Palma
El Servicio de Cirugía Cardiaca del Hospital Universitario Son Espases lidera, en el ámbito nacional, la aplicación de la técnica de la reparación mitral. Realiza entre 45 y 60 intervenciones reparadoras de la válvula mitral al año. La mortalidad durante estas operaciones es inferior al 1 por ciento.

Momento de la intervención.

Cada intervención tiene una duración aproximada de entre 3 y 4 horas. Se lleva a cabo con circulación de sangre extracorpórea y requiere la presencia, en la sala de operaciones, de un equipo multidisciplinario que incluye dos cirujanos cardiacos, un anestesiólogo, un cardiólogo especialista en ecografía transesofágica, personal de enfermería y perfusionistas en la sala de operaciones.

El Servicio de Cirugía Cardiaca de Son Espases, dirigido por Oriol Bonnín y José Ignacio Sáez de Ibarra, ha profundizado en la reparación mitral. Esta técnica permite evitar la instalación de válvulas artificiales en el corazón, lo que favorece la recuperación de las válvulas propias y consigue una recuperación más rápida y una mejora de la calidad de vida de los pacientes.

Las válvulas cardíacas facilitan la circulación de la sangre en la dirección correcta. Si las válvulas enferman, aparecen las arritmias o las insuficiencias cardiacas que hacen necesaria su sustitución por válvulas nuevas que pueden ser de origen animal o prótesis de metal.

Con la técnica de reparación o de conservación de la válvula mitral, se evita la introducción de un elemento artificial y se intenta la reparación o la corrección de la válvula dañada. La causa más frecuente de disfunción valvular son los prolapsos, que consisten en la ruptura de las cuerdas que dan forma a la válvula y que no le permiten efectuar correctamente su función.

La reparación de la válvula mitral frente a la implantación de una prótesis tiene la ventaja de que no hay rechazo (ya que se trata de tejido del mismo paciente), y que tampoco necesita tomar anticoagulantes orales, que se soportan mejor las infecciones , que el corazón funciona mejor a largo plazo, que el postoperatorio es mucho más sencillo y que incrementan la esperanza y la calidad de vida del paciente. En los casos en que se interviene a tiempo, la esperanza de vida se iguala a la de un paciente sano.

Con esta técnica se reducen los costes, se ahorran 4.000 euros por procedimiento ya que hay un ahorro en implantes de válvulas artificiales.
También se ahorran hasta 1.500 euros por paciente al año en seguimiento y tratamiento postoperatorio.