21 nov 2018 | Actualizado: 19:20

Habrá un plan de traslado del Hospital Valdecilla consensuado con los jefes de servicio

Trabaja también en un plan de servicios sociales de Atención Primaria

Lunes, 19 de octubre de 2015, a las 18:55
Redacción. Santander
El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, junto a la vicepresidenta y consejera de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, Eva Díaz Tezanos, ha realizado este lunes un balance de los primeros 100 días de gestión del Gobierno de coalición, periodo en el que han quedado establecidos el “marco de actuación” y los “cimientos” para solucionar los problemas de los cántabros y para hacer una Cantabria “mucho mejor, más solidaria, más justa y más moderna”.

Eva Díaz Tezanos y Miguel Ángel Revilla.

En materia sanitaria, el presidente regional  ha avanzado que elaborará un nuevo plan de traslado para Valdecilla, “contando con los jefes de servicio que no se les había tenido en cuenta”; y que se han iniciado los trabajos de elaboración del plan de servicios sociales de Atención Primaria. Además, se está elaborando el Plan de Coordinación Sociosanitaria, y desde el mes de julio se  han incorporado al sistema de atención a la dependencia a las personas con dependencia grado I, ha añadido.

En lo que respecta a la salud, se ha recuperado la universalidad de la atención sanitaria, con la orden publicada el 7 de agosto por la que se incorporaba en el sistema de salud público a todas las personas residentes en la comunidad autónoma, “respondiendo a la visión de este Gobierno que considera que la sanidad es un derecho de ciudadanía frente a la concepción caritativa del anterior Gobierno”.

El acceso de la población reclusa a los tratamientos para la hepatitis C, y las mejoras en el diagnóstico del cáncer de mama con la renovación e incorporación de dos nuevos mamógrafos en Santander y Torrelavega son las otras medidas destacadas, además del acuerdo cerrado el pasado jueves entre la consejería y los sindicatos de la mesa sectorial para la recuperación de las condiciones de trabajo y mejora del empleo público en el ámbito sanitario.

Revilla ha reconocido el contexto “complicado” en el que el Gobierno tiene que afrontar la elaboración de los presupuestos para 2016, aunque ha reiterado que “no van a pagar el pato” ni la sanidad, ni la educación, ni la atención a la dependencia, las tres grandes prioridades que tanto el PRC como el PSOE asumieron durante la última campaña electoral.