Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 14:35
Viernes, 15 de junio de 2012, a las 01:39
COnflicto CON LOS PEDIATRAS SOBRE EL ABORDAJE INFANTIL EN ATENCIÓN PRIMARIA
El médico de familia reclama al niño como paciente
Ambos colectivos llaman a la colaboración mutua y recuerdan que todos son necesarios en el SNS

Javier Leo. Bilbao
El abordaje y tratamiento de los problemas de salud de la población infantil también son competencia del Médico de Familia, encargado de ofrecer una atención longitudinal al paciente desde el inicio hasta el final de su vida, según ha afirmado Iñaki Martínez, vocal de la Sociedad vasca de Medicina Familiar (Osatzen), durante el debate ‘Niños en Atención Primaria: ¿Son trabajo del médico de Familia?’, organizado en el XXXII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc), que se celebra estos días en Bilbao.

De izquierda a derecha: Manuel Sarmiento, moderador del debate y coordinador de la sección de Jóvenes Médicos de Familia de Semfyc; Iñaki Martínez, vocal de la Sociedad Vasca de Medicina Familiar y Comunitaria (Osatzen); y Begoña Domínguez, presidente de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (Aepap).


Como recuerda Martínez, “todos somos médicos y nos une la Atención Primaria (AP); somos todos necesarios”. Por este motivo, el representante de los médicos de Familia ha llamado a la colaboración entre ambas especialidades, porque la realidad laboral “hace que muchos de nosotros tengamos que asumir los cupos infantiles porque no hay pediatras que los cubran”. “España es el país del mundo con más pediatras por habitante, el problema es la mala distribución en AP”, ha argumentado.

Begoña Domínguez, presidenta de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (Aepap), ha defendido durante su intervención que “el niño no es un adulto pequeño, y sus patologías difieren a las del resto de la población”. Domínguez ha destacado los mejores resultados en morbilidad y mortalidad que ofrecen los pediatras de AP frente a los médicos generales o de Familia, su uso más eficaz de los recursos y su mayor capacidad resolutiva. No obstante, ha reconocido el “desprestigio” que tiene la AP entre los pediatras y los médicos en general, “a pesar de que esté mejor valorada socialmente que la atención hospitalaria”.

Para Josep Basora, presidente de Semfyc, es necesario que pediatras y médicos de Familia confluyan para evitar la excesiva medicalización de la atención sanitaria. “Tratamos a personas y a familias, no podemos trabajar sobre la demanda, si no sobre las necesidades de los pacientes y objetivos de salud”, ha argumentado. En la misma línea, la presidenta de la Aepap ha indicado que “los cambios en el modelo que no cuenten con los profesionales pueden repercutir drásticamente en los buenos resultados de salud que ha mantenido hasta ahora el SNS”.