Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45

Los asturianos mantienen una buena salud, pese a la crisis económica

Se han realizado preguntas cerradas a 2.100 personas de 15 o más años residentes en el Principado

Miércoles, 23 de octubre de 2013, a las 16:13

Redacción. Oviedo
La población asturiana sigue manteniendo una buena salud, pese a su preocupación por el empleo y la percepción de que las condiciones sociales y económicas han empeorado en los últimos años. Esta es la instantánea que recoge la Encuesta de Salud para Asturias 2012 que ha sido presentada este miércoles en rueda de prensa por el director general de Salud Pública del Principado, Julio Bruno, y los coordinadores del estudio, Mario Margolles e Ignacio Donate.
 

Julio Bruno.

“La encuesta pone de manifiesto que los asturianos siguen teniendo una buena percepción de su estado de salud y, al mismo tiempo, cada vez les preocupa más el desempleo, están más insatisfechos con su trabajo, tienen ocupaciones más temporales o con horarios más irregulares. Y esto solo es posible gracias a que Asturias ha conseguido mantener los tres pilares básicos de su sistema de protección social: el acceso a una buena educación, unos servicios sociales que protegen a quienes más lo necesitan y un sistema sanitario que resuelve bien sus problemas”, ha explicado Julio Bruno.

Los datos recogidos en la encuesta sobre la percepción del estado ponen de manifiesto que dos tercios de los asturianos consideran que su salud es buena. De ellos, un 15,8% entienden que es muy buena, el doble de quienes piensan que es mala o muy mala. Las mujeres tienen tendencia a valorar su salud peor que los hombres y, en general, las personas de más edad reflejan peor situación de su estado de salud.

Resultado de la Encuesta de Salud.

Pese a lo anterior, se percibe un ligero aumento de la prevalencia de las enfermedades crónicas. Un 32% de la población considera que tiene problemas de salud crónicos o de larga duración. Entre las enfermedades crónicas más frecuentes destacan el reumatismo, la artrosis o los problemas reumáticos, que afectan a uno de cada cuatro adultos, la hipertensión arterial y la hipercolesterolemia. Además, uno de cada nueve adultos tiene problemas de ansiedad o nervios, si bien estas patologías están mucho más extendidas en las mujeres que en los hombres. Un 20% de la población tiene riesgo de mala salud mental. Una probabilidad que avanza con la edad, y especialmente entre las mujeres.

Calidad de vida

La Encuesta de Salud refleja que la mayor parte de la población asegura mantener una vida social satisfactoria o muy satisfactoria (80 por ciento) y los niveles de calidad de vida relacionada con la salud son muy buenos y han mejorado en relación con la encuesta anterior (77 puntos sobre cien). Los resultados son mejores en hombres que en mujeres y en personas jóvenes. Hay un mayor deterioro del estado de salud en mujeres mayores de 64 años, en relación a los hombres de ese mismo grupo de edad y a las mujeres más jóvenes.

Determinantes socioeconómicos

Los datos ponen de manifiesto que casi todos los determinantes socioeconómicos y ambientales han empeorado desde el año 2008. En concreto, del total de los entrevistados, el 33 por ciento está desempleado, una situación que afecta de forma más acusada a las mujeres, y un 29 por ciento jubilados. Las respuestas constatan también un acusado descenso en la satisfacción con el trabajo al cambiar las condiciones laborales de muchas empresas. También en el contexto laboral, existe un aumento en la temporalidad de los trabajos y en los horarios irregulares. Por último, el 85 por ciento expresa sentir temor a perder el trabajo, frente al 64 por ciento de 2008.

La III Encuesta de Salud para Asturias pretende obtener información sobre la situación epidemiológica, tendencias de la salud, hábitos de vida, utilización de servicios sanitarios y opiniones de los ciudadanos sobre aspectos de la vida que afectan a la salud individual y colectiva. La encuesta se basa en una entrevista domiciliaria estructurada con preguntas cerradas a 2.100 personas de 15 o más años residentes en Asturias y seleccionadas mediante un muestreo por área sanitaria, edad y sexo, proporcional a la población asturiana. La primera oleada del sondeo se desarrolló en diciembre de 2012 y la segunda entre los meses de marzo y abril.