14 nov 2018 | Actualizado: 19:10

Un estudio de contactos diagnostica cerca del 20% de nuevos casos de sífilis

Se trata de una herramienta que supone la notificación a los compañeros sexuales de un caso diagnosticado

Domingo, 06 de marzo de 2016, a las 12:08
Redacción. Valencia
Dos residentes de Enfermería Familiar y Comunitaria (EIR) del Departamento de Salud Alicante se han alzado con el premio al mejor póster en el VII Congreso Seapremur (Sociedad Murciana de Enfermería Familiar y Comunitaria), celebrado recientemente en Murcia bajo el lema 'Gestión, herramienta de cambio'.

Vanesa Gas y Laura Martínez recogen el premio al mejor póster junto a Josep Sánchez, miembro del comité científico del congreso.

Este cónclave, que nace con los objetivos de “reflexionar sobre la gestión enfermera, analizando los puntos de mejora, y avanzar en la inserción laboral de la figura de la especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria”, ha contado con una importante representación de los EIR de Alicante.

Vanesa Gas y Laura Martínez, ambas residentes de segundo año en los centros de salud de El Campello y Mutxamel, respectivamente, han obtenido este galardón por su trabajo titulado 'Estudio de contactos de casos de sífilis en dos áreas de salud de Alicante'.

Este estudio observacional descriptivo ha sido realizado en colaboración con los profesionales del Departamento de Epidemiología del Centro de Salud Pública de Alicante y fue motivado por el hecho de que, “en la actualidad, los casos de sífilis declarados van en aumento”, como explican las autoras principales.

Esta investigación revela que, gracias a la realización del conocido como “estudio de contactos”, se diagnosticó al 19 por ciento de los casos de sífilis declarados en un período determinado, comprendido entre principios de 2013 y el verano de 2015, “dato que revela la importancia del estudio de contactos para cortar la transmisión de esta enfermedad”, señalan.

El estudio de contactos se encuentra entre las medidas de prevención de las ITS (infecciones de transmisión sexual) y concretamente la sífilis. Se trata de una herramienta que supone la notificación a los compañeros sexuales de un caso diagnosticado, para que sean atendidos y evaluados por un profesional sanitario. “También tiene la finalidad de prevenir, en el entorno del paciente, las conductas de riesgo, así como promover hábitos sexuales saludables. Además, el estudio de contactos permite conocer las características que les llevan a mantener esas conductas, determinando también qué factores facilitan o no la realización del propio estudio de contactos”, argumentan las mismas fuentes.

“Dada la importancia de esta herramienta, nos marcamos como objetivo principal identificar si ésta se realizó o no en los casos notificados de sífilis en el período estudiado”, indica Vanesa Gas. “De una muestra de 142 pacientes, a un 53 por ciento de ellos no se les pudo realizar el estudio de contactos, frente a un 47 por ciento de casos en que sí fue posible. Este resultado revela que la ejecución del estudio de contactos es baja, insuficiente para cortar la transmisión de la enfermedad”, sostiene.

La diferencia fue estadísticamente relevante entre los pacientes relacionados con la prostitución (que constituyen tan sólo un 1,5% de los pacientes a los que se realizó el estudio de casos) y el resto de pacientes, dada la dificultad de obtener los contactos sexuales.

Perfil sociodemográfico

Otros objetivos que se marcaron en este estudio eran describir las características epidemiológicas y sociodemográficas de los casos notificados. “La sífilis predomina en hombres jóvenes, dado que un 87,3 por ciento de los pacientes eran hombres y un 12 por ciento mujeres, mayoritariamente españoles (en el 72,5 por ciento de los casos) y con factores de riesgo como parejas múltiples (lo que representa el 63,4 por ciento de los pacientes de la muestra) y relaciones sexuales entre hombres”, subraya Laura Martínez. Sobre este último aspecto, un 31 por ciento de los pacientes con sífilis eran homosexuales y un 21 por ciento heterosexuales.

Asimismo, teniendo en cuenta los porcentajes de variables desconocidas (por ejemplo, la condición sexual de un 47,2 por ciento de los pacientes aparece como “desconocida”), “este trabajo confirma que es necesario contar con entrevistadores expertos en comunicación, formados en la realización del estudio de contactos.

La intervención del profesional de Atención Primaria en la realización de la entrevista del estudio de contactos facilitaría la realización de los mismos”, sostienen las autoras del estudio, quienes recuerdan el papel fundamental que ya realiza la Enfermería Familiar y Comunitaria en la prevención de estas enfermedades a través del Programa de Intervención en Educación Sexual (PIES), impartiendo junto con personal de enfermería y matronas talleres a alumnos de 3º de la ESO.

La sífilis es una infección de transmisión sexual, causada por una bacteria, que se cura fácilmente con antibióticos si se detecta a tiempo, pero puede provocar problemas a largo plazo si no se trata de manera adecuada. El uso correcto de preservativos es la mejor medida para evitar el contagio de esta enfermedad.