"Me dijeron: Bonita, Cirugía Cardiovascular es una especialidad de hombres"

Luz Polo cuenta cómo es el día a día de una cirujana en una especialidad con un 80,4% de varones

Luz Polo es cirujana Cardiaca Pediátrica en la Unidad de Cardiopatías Congénitas de La Paz
"Me dijeron: Bonita, Cirugía Cardiovascular es una especialidad de hombres"
vie 01 marzo 2019. 10.45H
Luz Polo es una de las mejores cirujanas cardiovasculares de España y actualmente es cirujana cardiaca pediátrica en la Unidad de Cardiopatías Congénitas del Hospital Universitario La Paz. Le encanta su profesión y la especialidad que escogió hace más de 20 años. Para ella, es "la más bonita que hay". Sin embargo, es una profesión dura, y no solo por la dificultad de las intervenciones o el número de horas que puede llegar a durar cada una de ellas.

Según el informe 'Diagnóstico de género de la profesión médica', Cirugía Cardiovascular es la especialidad médica con menor número de mujeres respecto de varones. Concretamente, cuenta con un 80,4 por ciento de hombres frente a un 19,6 por ciento de mujeres. Redacción Médica ha hablado con ella para conocer cómo es su día a día en la que un compañero definió como "una especialidad de hombres".

Polo explica que actualmente todavía “se percibe” esta diferencia de género. "Hoy en día sigue sin ser igual la vida para los hombres y las mujeres y es una profesión eminentemente masculina", explica la cirujana, que ya se enfrentó a los prejuicios a la hora de escoger especialidad.

"Recuerdo que cuando estaba buscando hospitales para hacer la especialidad, en algún momento me dijeron: ‘Bonita, esto es una especialidad de hombres, búscate otra’. Menos mal que no hice caso", cuenta orgullosa de su trabajo. También señala que no se cuestionó su decisión. La cirugía le “fascinaba”, desde que estaba estudiando la carrera y hoy señala que ha tenido "la suerte de poder trabajar en lo que le gusta”.


Prejuicios y dificultad añadida


Con más de 20 años dedicados a esta especialidad (empezó a estudiarla en el año 96 y terminó la residencia en 2001), cuenta que todavía hay prejuicios y estereotipos sobre la especialidad, y aunque "cada vez es menos frecuente", sigue escuchando la misma pregunta cuando la ven aparecer, ya sea en el hospital de adultos o en el infantil: "¿Dónde está el cirujano?".


"Todavía se presupone que la condición de mujer va a ser una dificultad añadida a la hora de desempeñar esta profesión"


“Ahí es donde se nota que se sigue percibiendo al cirujano como una figura masculina. Contra eso es contra lo que hay que luchar”, dice poniendo el punto en la diana. Además, explica que “todavía se presupone que la condición de mujer va a ser una dificultad añadida a la hora de desempeñar esta profesión”.

Y es verdad que la profesión es dura. Una cirugía puede durar habitualmente “unas 5 o 6 horas de media y una cirugía larga se puede extender hasta las 10 o 12 horas”. Sin embargo, Polo no ve ninguna diferencia con el resto de sus compañeros y señala que las condiciones son “exactamente igual de duras” para ella que para el resto de sus compañeros varones, que son la mayoría.

Por eso Polo no deja de animar a las futuras residentes a escoger la especialidad de cirugía cardiovascular, y considera que no deben prestar atención a los prejuicios. "Si le gusta no tiene por qué cuestionarse la decisión por ser mujer. ¡Hasta ahí podíamos llegar!". De ahí que, sin obviar “las dificultades que conlleva”, defienda en todo caso que es "la más reconfortante". 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.