El objetivo es involucrar activamente a los pacientes y a sus cuidadores para que sean capaces de autogestionar mejor la enfermedad



29 ene 2015. 14.17H
SE LEE EN 3 minutos
Redacción. Madrid
Desarrollar un programa terapéutico que, con el soporte de dispositivos móviles, involucre activamente a los pacientes con esquizofrenia resistente al tratamiento y a sus cuidadores para que sean capaces de autogestionar mejor su enfermedad es el objetivo del proyecto a nivel europeo m-Resist (Mobile Therapeutic Attention for Pacients with Treatment Resistant Ezquizofrenia), que se puso en marcha el 1 de enero.

La iniciativa tiene una duración prevista de tres años y será testeada en tres pilotos con usuarios reales que se llevarán a cabo en Cataluña, Israel y Hungría. En su desarrollo implementará un modelo de análisis para avanzar en la comprensión de la esquizofrenia resistente, que padecen entre un 30 y un 50 por ciento del total del colectivo, y predecir  el comportamiento de la enfermedad y del enfermo, lo que permitirá establecer un sistema de alerta de reacción y también protocolos y recomendaciones para dar soporte al médico en las decisiones clínicas.

Iluminada Corrupio.

Al vincular herramientas de minería de datos con un modelo predictivo de alto nivel, m-Resist abrirá un nuevo enfoque técnico para los tratamientos de salud que permitirá analizar los patrones de comportamiento que se encuentran en múltiples variables del paciente y, así, identificar los riesgos y carencias de los tratamientos.

El proyecto está coordinado por la Fundación TicSalut y financiada con cuatro millones de euros en el marco del programa de investigación e innovación de la Unión Europea ‘Horizon 2020’. Para su desarrollo tiene al frente a nivel clínico al Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y a nivel tecnológico al instituto de investigación belga iMinds, y cuenta con la participación de doce entidades del sector público y privado, centros hospitalarios, universidades y empresas de siete países europeos.

“Es la primera vez, en España y en Europa, que se trabaja para desarrollar un proyecto terapéutico para pacientes con esquizofrenia resistentes al tratamiento con la ayuda de herramientas de salud móviles o mHealth”, explica la doctora Iluminada Corripio, responsable del proyecto m-Resist en el hospital catalán. Y añade: “Esperamos que esto incida en una mejora en la adherencia en el tratamiento y en la reducción de los síntomas persistentes de gravedad, recaídas y hospitalizaciones”.

Por su parte, el doctor Asaf Caspi, director del Servicio de Psiquiatría Ambulatoria del Sheba Medical Center y responsable del proyecto en el Gertner Institute (Israel), confía en que se consiga un beneficio real “mediante la ampliación del ámbito de aplicación del tratamiento personalizado farmacológico y psicológico, la continuidad asistencial y la participación de los cuidadores, pero también mediante la creación de una amplia base de datos que permita avances en la caracterización del perfil de la esquizofrenia resistente”.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.