La contaminación supone un gasto anual en salud de 129.000 millones

El último informe de The Lancet alerta sobre las consecuencias en la salud del cambio climático

Imagen de la ciudad de Madrid recubierta por contaminación.
La contaminación supone un gasto anual en salud de 129.000 millones
jue 14 noviembre 2019. 12.10H
La malnutrición, la propagación de enfermedades infecciosas, el detrimento de la salud en los niños y el aumento de enfermedades respiratorias a causa del cambio climático están empezando a tener repercusiones en la salud pública. Tal es así que si las metas del acuerdo de París no se cumplen "las pérdidas económicas y los gastos sanitarios de enfermedades relacionadas con la contaminación del aire y las muertes prematuras podrían alcanzar los 129 mil millones de euros al año", según el último informe publicado por la revista The Lancet.

Y es que, las muertes prematuras relacionadas con las partículas en suspensión de 2.5 micras (PM2.5), lejos de reducirse, se mantienen estables en 2,9 millones en todo el mundo. "Si Europa experimentara un PM2.5 con los niveles de 2016 durante toda la vida de la población actual, las pérdidas económicas y los gastos sanitarios de enfermedades relacionadas con la contaminación del aire y las muertes prematuras podrían alcanzar los 129 mil millones de euros al año", tal y como apuntan en el documento. -Puede consultar el informe completo, pulsando aquí

Pero para los investigadores, esto solo es la punta del iceberg. Según subraya el informe, un niño que naciera hoy se enfrentará a un mundo con temperaturas medias hasta 4 grados más altas antes de cumplir 71 años, lo que supondrá una amenaza para su salud a lo largo de cada etapa de su vida.

El documento es concluyente: la crisis climática ya está dañando la salud de los niños del mundo, ya que sus sistemas inmunitarios están aún en proceso de desarrollo y son más susceptibles a las enfermedades y contaminantes medioambientales; los daños durante la primera infancia son persistentes y sus repercusiones sanitarias durarán toda la vida. 

Además, la crisis climática podría socavar muchos de los logros conseguidos en materia de Salud Pública en el mundo, principalmente en aspectos relacionados con la malnutrición o la propagación de enfermedades infecciosas. El 2018 fue de hecho el segundo año en el que se registraron las condiciones climáticas más propicias para la propagación de las bacterias que causan las enfermedades diarreicas a nivel mundial.

Repercusiones sanitarias 


Los datos se ponen de relieve en un informe publicado en la revista The Lancet, que cada año actualiza un inventario de los impactos del cambio climático en la salud, un estudio en el que han intervenido más de cien expertos de 35 instituciones de todo el mundo, como la organización Mundial de la Salud o el Banco Mundial.

El informe "Lancet Countdown" analiza un total de 41 indicadores -desde la exposición de las personas a los fenómenos extremos hasta los compromisos políticos- para demostrar qué repercusiones tiene para la salud pública mundial cumplir las metas del Acuerdo de París "o continuar como si no pasara nada".


La contaminación del aire provoca una reducción de la función pulmonar


El estudio advierte de las graves repercusiones sanitarias del cambio climático "a menos que el mundo cumpla con las metas del Acuerdo de París para limitar el calentamiento por debajo de los 2 grados", y señala que durante el último año los impactos de la crisis han sido "más claros que nunca".

Entre esos impactos, el informe cita las temperaturas más altas registradas hasta ahora en Europa occidental, los incendios forestales en Siberia, Queensland (Australia) o California, y que como consecuencia de ellos la población sufrió más asma, más infecciones respiratorias o una mayor insolación.

Las "nuevas" condiciones climáticas son propicias para que se expandan las bacterias que causan las enfermedades diarreicas, para que aumenten los brotes de cólera en países donde la enfermedad no es frecuente, o para que se propaguen más rápidamente enfermedades como el dengue.

Más contaminación y más bacterias 


La contaminación del aire también crece, lo que provoca una reducción de la función pulmonar, un empeoramiento del asma y otras enfermedades respiratorias e incrementa el riesgo de infartos de miocardio y apoplejías, con el consiguiente aumento de los gastos sanitarios para atender esas enfermedades.

Los autores del estudio reclaman la eliminación "rápida, urgente y completa" de la energía generada con carbón, que los países más ricos cumplan sus compromisos y destinen 100.000 millones de dólares anuales a partir de 2020 a los países más vulnerables, y adaptar los sistemas sanitarios para asegurar que los perjuicios derivados del cambio climático no superen su capacidad para atender a los pacientes.

Los nuevos patrones climáticos, señala el informe, “están creando entornos favorables para la reproducción de bacterias”, como el cólera o el dengue, lo que aumenta la probabilidad de brotes en países donde la enfermedad no ocurre regularmente.

“El dengue es la enfermedad viral transmitida por mosquitos que se propaga más rápidamente en el Mundo. Esto permite que los mosquitos invaden nuevos territorios en toda Europa, aumentando el doble el riesgo de padecer esta enfermedad en todo el mundo”, afirma.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.