El Panel Independiente de Preparación y Respuesta a Pandemias divulga sus conclusiones tras ocho meses de investigación

Malas decisiones y falta de liderazgo: así fue la respuesta al Covid


17 may 2021. 11.30H
SE LEE EN 5 minutos
POR MARÍA GARCÍA
En mayo de 2020, con el Covid-19 golpeando en casi todos los países del planeta, la Asamblea Mundial de la Salud solicitó al director general de la OMS que iniciara "una revisión independiente, imparcial y completa de la respuesta sanitaria internacional a la pandemia". Ahora, los miembros del Panel Independiente para la Preparación y Respuesta ante una Pandemia publican sus conclusiones, y no son buenas: los países no habían aprendido nada de crisis pasadas, sino que se limitaron a esperar incluso cuando cuando la OMS declaró la Emergencia de Salud Pública el 30 de enero. "Febrero de 2020 fue un mes perdido en muchos países", aseguran. 

El Panel, formado por expertos y personalidades que examinaron durante ocho meses qué falloshubo en la gestión de la pandemia, tanto a nivel nacional como internacional, señala hasta qué punto expuso el Covid-19 que "la preparación para una pandemia era limitada y desarticulada, lo que dejaba a los sistemas de salud abrumados cuando en realidad se enfrentaban a un virus que se propagaba rápida y exponencialmente".

DIRECTO | Última hora y novedades sobre el coronavirus Covid-19

"Está claro que los países con respuestas exitosas realizaron una clasificación y una derivación oportunas de los casos sospechosos de Covid-19 para garantizar una rápida identificación de casos y rastreo de contactos, y proporcionaron instalaciones de aislamiento designadas, ya sea para todos o para aquellos que no puedieran aislarse por sí mismos. Los países de alto desempeño también desarrollaron asociaciones en múltiples niveles en todos los sectores gubernamentales y con grupos externos al gobierno, se comunicaron de manera consistente y transparente y se involucraron con los trabajadores de salud comunitarios y los líderes comunitarios, así como con el sector privado", continúa. 

Por el contrario, consideran que los países con malos resultados tuvieron enfoques descoordinados que devaluaron la ciencia, negaron el impacto potencial de la pandemia, retrasaron la acción integral y permitieron que la desconfianza socavara los esfuerzos. "La negación de la evidencia científica se vio agravada por la falta de liderazgo para asumir la responsabilidad o desarrollar estrategias coherentes destinadas a prevenir la transmisión comunitaria", añaden. 

Estos independientes destacan que el Covid-19 ha sido una pandemia de desigualdad, exacerbada entre países y dentro de ellos, lo que empeoró el desenlace. "La combinación de malas decisiones estratégicas, la falta de voluntad para abordar las desigualdades y un sistema de respuesta descoordinado permitió que la pandemia desencadenara una catastrófica crisis humana y socioeconómica", aseguran.

Alaban que se hayan publicado datos en abierto


El informe del Panel también destaca el papel que tuvieron los datos abiertos y la colaboración científica para la alerta y la respuesta de la pandemia. Ponen de ejemplo que se haya compartido la secuencia del genoma del nuevo coronavirus en una plataforma abierta, lo que "condujo rápidamente a la creación más rápida de pruebas de diagnóstico en la historia. Las vacunas Covid-19 se desarrollaron a una velocidad sin precedentes". También destacan el papel que han tenido todos los profesionales sanitarios implicados, que "siguen trabajando incansablemente para proteger a las personas y salvar vidas".

De cara a terminar con Covid-19, el panel recomiendatres acciones inmediatas. En primer lugar, piden a los países de ingresos altos con una cartera de vacunas Covid-19 para una cobertura adecuada deberían que, además de su ampliación,se comprometan a proporcionar al menos mil millones de dosis de vacunas a los 92 países de ingresos bajos y medianos del Covax. Su compromiso, a más tardar, debería ser según elllos el 1 de septiembre de 2021. Y deberían comproterse a que sean más de dos mil millones de dosis para mediados de 2022.

En segundo lugar, "los principales países productores y fabricantes de vacunas deben reunirse, bajo los auspicios conjuntos de la OMS y la Organización Mundial del Comercio, para acordar la concesión de licencias voluntarias y la transferencia de tecnología con la renuncia inmediata de los derechos de propiedad intelectual si se toman medidas voluntarias, incluidas las medidas sobre la tecnología requerida. 

"El mensaje de cambio es claro: el Covid-19 debería ser la última pandemia"



Y, como tercera medida, para preparar al mundo para el futuro y que el próximo brote de enfermedad no se convierta en una pandemia, el panel pide una serie de reformas cruciales. Entre ellas piden fortalecer la autoridad y la independencia del director general y de los directores regionales de la OMS, incluso teniendo un mandato único de 7 años sin opción de reelección.

También establecer capacidades regionales más sólidas para la fabricación, regulación y adquisición de las herramientas necesarias para el acceso equitativo y efectivo a vacunas, terapias, diagnósticos y suministros esenciales, así como para ensayos clínicos, o que los gobiernos designen coordinadores nacionales para una pandemia que sean responsables ante ellos. 

"El mensaje de cambio es claro: el Covid-19 debería ser la última pandemia. Si la comunidad mundial no se toma en serio este objetivo, condenaremos al mundo a sucesivas catástrofes", concluyen. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.