El autor principal es Antonio Cubillo, director del Centro Integral Oncológico Clara Campal, HM CIOCC Madrid

Un artículo científico logra un consenso nacional sobre cáncer y embarazo
Antonio Cubillo, director de HM Ciocc.


09 dic 2020. 13.20H
SE LEE EN 6 minutos
Por primera vez en diez años un artículo científico ha logrado aunar un consenso nacional respecto a la armonización de la asistencia sanitaria respecto a la mujer diagnosticada de un cáncer durante el embarazo. El primer autor es Antonio Cubillo, director del Centro Integral Oncológico Clara Campal, HM CIOCC Madrid, y publicado en la revista especializada ‘Clinical And Translational Oncology’ y que ha contado con la participación de reputados especialistas y oncólogos de hospitales públicos y privados españoles y el Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM).

Dicho consenso ha sido liderado por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) con la participación de las sociedades y asociaciones científicas españolas implicadas en el diagnóstico y tratamiento de la mujer embarazada con cáncer, como; la Asociación Española de Cirujanos (AEC), la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), la Sociedad Española de Medicina Nuclear e Imagen Molecular (SEMNIM), la Sociedad Española de Radioterapia Oncológica (SEOR) y la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM).

El documento proporciona una guía segura de actuación y realiza recomendaciones concretas en función de los últimos avances diagnóstico- terapéuticos. Sirve también para realizar el proceso de información y la atención multidisciplinar de manera adecuada desde el diagnóstico, prescribir las pruebas y modalidades terapéuticas apropiadas según la edad gestacional, el tipo tumoral y su extensión; y proporcionar a la paciente, a su hijo en crecimiento y a su familia una atención óptima. Así, se detalla, para cada uno de los tumores más habituales en mujeres embarazadas, el proceso diagnóstico y los posibles tratamientos oncológicos ya sean farmacológicos, quirúrgicos o radioterápicos.


Mayor incidencia en mama


Entre los procesos oncológicos que afectan a las madres gestantes el cáncer de mama ocupa el primer lugar por frecuencia y representa un tercio de todos los casos incidentes. Después del cáncer de mama, siguen el cáncer de tiroides, el cáncer de cuello uterino, los linfomas y el melanoma, clasificados de incidencia alta a baja. “El cáncer durante el embarazo es un desafío para la colaboración multidisciplinar debido a las implicaciones diagnósticas, pronósticas y terapéuticas que son distintas en cada caso” señala Cubillo. “Son necesarios los medios más modernos, una delicada gestión de la información, una altísima especialización y una óptima coordinación para llevar con éxito un embarazo a término, a la vez que realizamos el diagnóstico y tratamiento del cáncer”, comenta el especialista.

El artículo, que desarrolla el Consenso Nacional en Cáncer y Embarazo, recoge el acuerdo de las sociedades científicas que agrupan a los especialistas implicados en el diagnóstico y tratamiento de estas pacientes, con el objetivo de la armonizar y optimizar la atención sanitaria de la mujer embarazadas con cáncer. Del mismo modo, el documento realiza un recorrido que va desde el diagnóstico y las técnicas utilizadas para el mismo en función de cada tipo de cáncer, la edad gestacional, el tratamiento y seguimiento del proceso oncológico y los periodos más adecuados para cada actuación, siempre bajo la premisa de la conservación de la salud de la madre y su hijo en crecimiento.

“En términos generales el cáncer no afecta al feto, salvo en casos tremendamente excepcionales de melanoma metastásico con gran carga de enfermedad a distancia. En general, con un equipo multidisciplinar bien preparado, individualizando cada caso, y una oncología de alto nivel, es posible tratar el cáncer durante el embarazo sin secuelas para el bebé. Se han publicado múltiples estudios de mujeres diagnosticadas y tratadas de su cáncer durante el embarazo cuyos hijos nacieron posteriormente sin secuelas”, señala Cubillo.


Diagnóstico


El diagnóstico es uno de los momentos clave en este proceso y existen dos factores de vital importancia a tener en cuenta. “Cuando se detecta cáncer en una mujer embarazada, se debe considerar la edad gestacional, así como las características del tumor. Se recomienda encarecidamente que un equipo multidisciplinar como apoyo al médico tratante evalúe la situación y oriente a la paciente y su familia durante el proceso de información, diagnóstico y tratamiento. Asimismo, el feto debe ser monitorizado y manejado por obstetras especializados que formen parte de un comité multidisciplinario de cáncer”, destaca el documento.

En general, la mayoría de procedimientos diagnósticos se pueden realizar en gestantes sin poner en peligro al feto, como la ecografía, la mamografía con radioprotección y la resonancia magnética sin contraste a partir de la semana 12 de gestación. Hay que tener en cuenta que lo mejor para la paciente es realizar un diagnóstico adecuado y a tiempo, siguiendo a la vez el principio de asumir el proceso diagnóstico. “El mínimo riesgo que sea razonablemente posible”.

En cuanto a las diversas técnicas de medicina nuclear, como la biopsia de ganglio centinela, se establecen recomendaciones concretas sobre su realización o no en función del tipo de cáncer y la edad gestacional. En general, se establece que la gammagrafía ósea y la tomografía por emisión de positrones (PET) están contraindicadas durante el embarazo. También se hace una evaluación precisa de las múltiples técnicas de diagnóstico por imagen según la edad gestacional, dando recomendaciones útiles para cada una de las técnicas de tomografía axial computerizada (TAC), resonancia magnética (RM), ecografía y otras.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.