Los partidos del Congreso y el Senado analizan en Redacción Médica los éxitos y deudas pendientes

Salud mental y valor público del SNS, 'luces y sombras' del curso político
Arriba: Ana Prieto, Rosa Medel y Elvira Velasco. Abajo: Josune Gorospe, Guillermo Díaz y José Manuel Marín.


31 jul 2022. 18.30H
SE LEE EN 9 minutos
La celebración del debate sobre el Estado de la Nación en el Congreso de los Diputados puso el broche final a un curso marcado, de nuevo, por una fragmentación política que traspasó los muros de la Cámara y alcanzó a la propia Moncloa. Ese distanciamiento entre partidos ha tensionado los debates librados en clave sanitaria, aunque sus protagonistas aprecian también ‘brotes verdes’ en la actividad parlamentaria de los últimos meses. Una larga serie de éxitos y fracasos que los principales representantes de salud de las formaciones políticas han analizado para Redacción Medica.

El más empedernido de los debates que se han celebrado este año en el Congreso giró en torno a la naturaleza misma de la sanidad española, y tuvo como principales oponentes a los dos partidos que sustentan el Gobierno: PSOE y Unidas Podemos. A pesar del reciente compromiso del gabinete de Pedro Sánchez de “blindar” el modelo público del SNS a través de la reciente Ley de Cohesión, la formación morada realiza una lectura comedida: “Nuestras iniciativas se han concretado en Proposiciones No de Ley que tristemente no han contado con el apoyo de nuestros socios de Gobierno”, recalca Rosa Medel, responsable de Podemos en la Comisión de Sanidad del Congreso, que enumera, entre otros proyectos ‘fracasados’, los relativos a la transformación de Muface, Mugeju e Isfas.

En declaraciones a Redacción Médica, Medel recalca que sus propuestas iban dirigidas a fomentar “la transparencia en la colaboración público-privada”, así como a incorporar al sistema sanitario público “a todas las nuevas incorporaciones al funcionariado, a las fuerzas armadas y a la judicatura” con el fin de “avanzar en cohesión y equidad”.

“La pandemia nos ha demostrado que un sistema sanitario debilitado no puede dar respuesta a la enfermedad y ha demostrado también que el derecho constitucional a la salud solo puede ser abordado desde un servicio público, porque su único objetivo es el bienestar de todos los ciudadanos”, reitera la dirigente de Unidas Podemos, que lamenta que propuestas como su modelo anti-conciertos murieran en la orilla del Congreso.

Pero lo cierto es que el PSOE no comparte la visión de sus socios en el Ejecutivo central. Al respecto, Ana Prieto, portavoz de sanidad del grupo socialista, alega que el Gobierno “ha dado pasos muy decididos para reforzar la salud pública” a través de proyectos como la Estrategia de Salud Pública 2022 y la nueva Red Estatal de Vigilancia, que fueron “recomendadas por los grupos parlamentarios en las conclusiones de la Comisión de Reconstrucción Social y Económica”.

“Por último, es indispensable señalar las importantes propuestas de resolución que nuestro grupo ha aprobado en el contexto del Debate para el Estado de la Nación, donde nuestro compromiso con el modelo sanitario público, universal, equitativo y calidad se ha reafirmado”, replican.

Las leyes de Pandemias y Publicidad Sanitaria, en la orilla


Durante el transcurso del año político han quedado apeadas también iniciativas como la Ley de Pandemias, la de Publicidad Sanitaria o la relativa a la financiación de las inmunoterapias para el cáncer renal, todas ellas presentadas por el Partido Popular.

“El único balance positivo es que aún no hemos cambiado de ministro, porque hubiera sido el quinto desde junio de 2018”, replica Elvira Velasco. La principal representante del PP en la Comisión de Sanidad del Congreso lamenta que “no se han abordado los verdaderos problemas” del SNS, que desde su punto de vista abarcan desde la “penosidad que atraviesan los profesionales”, especialmente los de Atención Primaria, hasta “las carencias de las convocatorias MIR”. “Se necesitan más recursos económicos y humanos, y para ello son necesarias medidas reales que se han echado por tierra”, destaca.

Por otro lado, la dirigente popular apunta a que su partido “ha insistido durante todo el año” en la necesidad de fomentar una mayor accesibilidad a tratamientos innovadores para enfermedades como el cáncer renal “con el posicionamiento en contra del Congreso”, así como para paliar los problemas de las listas de espera quirúrgicas. “Hemos pedido ya un plan para abordarlo, es imperdonable que haya demoras de más de 500 días para la actividad quirúrgica”, añade. 

De “luces y sombras” hablan también en el Partido Nacionalista Vasco. “Hemos asistido una y otra vez desde el inicio de la pandemia a un intento de recentralización de las competencias sanitarias, transferidas a las comunidades autónomas a través del Consejo Interterritorial”, denuncia Josune Gorospe, responsable sanitaria del PNV, que apunta entre otros factores a la “capacidad exclusiva del Estado” a la hora de regular medidas como las relativas al uso de las mascarillas o la del calendario de vacunación covid “sin una acción compartida” con las autonomías.


Elvira Velasco: "Lo único positivo es que no se ha cambiado de ministro, hubiera sido el quinto desde junio de 2018"



Por motivos similares, los nacionalistas vascos también han mostrado sus reticencias a la Ley de Equidad, Universalidad y Cohesión. “Las competencias autonómicas se tienen que legislar en los parlamentos autonómicos, y ejemplo de ello es que el Gobierno vasco acaba de aprobar el proyecto de Ley de Salud Pública para dotar a Euskadi de un marco legal actualizado que sirva para salvaguardar y potenciar la salud de la población vasca”, inciden.

Protección de la Salud Mental y línea contra el suicidio


En efecto, los desacuerdos formaron parte de la dinámica de las Cortes Generales, pero también hubo aplausos cerrados tras la aprobación de iniciativas tales como la Estrategia de Salud Mental. “Esta última conllevó la puesta en marcha del teléfono 024 para la atención y prevención de la conducta suicida”, recuerda la socialista Ana Prieto, quien se refiere a otros “avances significativos” como la ampliación de la cartera de servicios comunes para la atención de la salud bucodental, la reciente aprobación del real decreto sobre el nuevo Estatuto Marco del personal sanitario (a la que dio luz verde el Consejo de Ministros). 

"Desde el grupo socialista hemos propuesto también iniciativas que han sido aprobadas por amplio consenso parlamentario, como las relativas a desarrollar medidas para prevenir la parada cardiaca súbita y sobre la mejora del conocimiento y prevención del ictus.", añade Prieto, que suman al balance positivo del curso el desarrollo de una Estrategia Española de Vacunación contra el Covid-19 que "ha convertido a España en un referente internacional" en este apartado. 

Lo cierto es que, aunque la nueva legislación en torno a la Salud Mental no contó con la oposición de ningún partido, algunos grupos lamentan que se quedaran fuera de la estrategia algunas de sus directrices. En el caso de Vox, deslizan que su moción para instar a la adopción de determinadas medidas de fomento y refuerzo de la atención sanitaria en salud mental fue “inconcebiblemente rechazada por el grupo parlamentaria socialista y el resto de grupos de izquierda y extrema izquierda, que la tacharon de populista”. Son palabras de José Manuel Marín, responsable sanitario de Vox en el Senado, que denuncia que "una vez más, la izquierda se opone a cualquier iniciativa presentada sirviéndose del único argumento del ‘no es no’”.


"España se ha convertido en un referente internacional en la inoculación de vacunas", celebra la socialista Ana Prieto



En esta línea, Ciudadanos apunta que todavía es necesario “poner el foco” en más cuestiones de la protección de la salud mental de los españoles. “Es vital incorporar un Plan de Prevención del Suicidio a la Estrategia de Salud Mental del SNS (2022-2026), reforzar el teléfono de atención a la conducta suicida (024) e impulsar campañas contra el ciberacoso y para la concienciación sobre trastornos alimentarios”, apuntan.

Dispensación de cannabis medicinal en España


En el PNV ponen el énfasis a uno de sus grandes proyectos del curso, vinculado a la prescripción y dispensación del cannabis para uso terapéutico. Fueron los nacionalistas vascos quienes impulsaron en la Cámara Baja la subcomisión para el estudio de los efectos de este tipo de compuestos, y la valoración final es, afirma, “positiva”.

“Además, el Congreso acordó avanzar en el reconocimiento de la especialidad médica de Enfermedades Infecciosas con su itinerario formativo por la vía MIR a propuesta del Grupo Vasco en un momento clave para hacer frente a la pandemia de la Covid-19 y a futuras posibles crisis sanitarias”, añaden.

Desde Ciudadanos subrayan también la relevancia de otra de las leyes aprobadas “por unanimidad” este curso como es la del apoyo a las personas que padecen ELA, aunque lamentan que “el Gobierno la tiene aún olvidada en un cajón”.

Finalmente, desde Vox, ponen el foco en la aprobación de mociones como las relativa a la identificación y registro de personas con síndrome de postpolio, la incorporación a la prestación de farmacéutica del SNS de tratamientos innovadores autorizados en Europa para la lipodistrofia y la que instaba al Gobierno a expresar los principios y valores que defiende para la atención sanitaria “a todos los niveles durante la pandemia”.

“El apoyo de Vox a estas tres mociones prueba nuestro firme compromiso con la salud de los españoles, en virtud del cual defenderemos y patrocinaremos siempre aquellas iniciativas parlamentarias que la mejoren. Los recursos públicos que se deben destinar exclusivamente a fortalecer un SNS único, equitativo y sin distinciones entre españoles en función de su lugar de residencia”, añade José Manuel Marín. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.