El estrés o el uso excesivo del móvil disparan las consultas por bruxismo o fatiga ocular, entre otros trastornos

La pandemia pasa factura a la salud ocular y dental de la población


22 oct 2021. 11.00H
SE LEE EN 4 minutos
Desde que en Marzo de 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarase de forma oficial el inicio de la pandemia por Covid-19, la salud de la población mundial se ha visto perjudicada no solo por los efectos devastadores de este virus, sino también por las patologías no tratadas por el colapso sanitario y los efectos del confinamiento y las restricciones en su vida diaria. En este sentido, la salud ocular y dental de la población se ha visto especialmente afectada por la pandemia, con un aumento de las consultas por problemas de fatiga ocular, astenopia acomodativa, caries, bruxismo o gingivits, entre otros trastornos oculares y dentales, respectivamente.

Según el estudio “La salud ocular en tiempos de pandemia”, elaborado por el grupo de medicina oftalmológica Miranza, el 30 por ciento de los encuestados considera que ha empeorado su visión durante la crisis del Covid-19. Sobre los motivos de este empeoramiento, los autores del estudio apuntan que al menos 8 de cada 10 españoles utiliza de manera habitual un smartphone, la televisión y un ordenador o portátil, y de media pasan entre 2 y 3 horas al día delante de una pantalla. Además, 2 de cada 3 personas encuestadas declara que durante la pandemia ha hecho mayor uso de estos dispositivos.


El mayor tiempo que pasamos delante de las pantallas lleva a los expertos en salud ocular a alertar del mayor riesgo que existe de padecer distintas enfermedades oculares



El mayor tiempo que pasamos delante de las pantallas lleva a los expertos en salud ocular a alertar del mayor riesgo que existe de padecer distintas enfermedades oculares, especialmente fatiga ocular (98 por ciento), seguido de astenopia acomodativa o de convergencia (93 por ciento) -es decir, fatiga ocular asociada a diferentes síntomas como dolor de cabeza y malestar general- y miopía (75 por ciento). Algunos de estos trastornos leves pueden aliviarse con el uso de gotas oculares, aunque los expertos advierten de que con la pandemia también se han detectado más casos de pacientes en estado más grave o avanzado debido principalmente al retraso de los controles oftalmológicos en pacientes críticos con enfermedades crónicas o degenerativas, como la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) o el glaucoma.

Dos tercios de los profesionales consultados (65 por ciento) consideran que los españoles han cuidado poco su salud ocular durante la pandemia y, entre los afectados, son más mujeres quienes reconocen que su salud visual ha empeorado a causa de los confinamientos (un 34 por ciento de las encuestadas).

Problemas dentales por la pandemia


Sobre la repercusión del Covid-19 en los problemas dentales de la población, el Estudio Sanitas de Salud Bucodental revela que, tras los confinamientos, las afecciones se han incrementado en más del 13 por ciento de la población, que ha sufrido el agravamiento de patologías bucodentales.  En concreto, los problemas de encías han afectado a un 28 por ciento de la población, y la sensibilidad dental que la sufre un 27 por ciento de los encuestados.

Según los autores de este informe, “es importante retomar las visitas al dentista que quedaron aplazadas por el confinamiento. Si no cuidamos nuestros dientes y encías, podemos sufrir problemas bucales como dolor oral, caries o incluso pérdida de dientes; además, existe evidencia científica de la que calidad de nuestra salud bucodental incide en la salud general en patologías como la diabetes, el cáncer o las cardiopatías, entre otras”.


Meses después del confinamiento se notan las consecuencias de aplazar las revisiones con los dentistas. Esto, unido a los cambios en la alimentación durante aquel periodo, ha hecho que aumenten los trastornos



En la misma línea, Manuel Chamorro Pons, jefe de Cirugía Oral y Maxilofacial del Hospital Quirónsalud San José, indica que meses después del confinamiento se notan las consecuencias de aplazar las revisiones con los dentistas. Esto, unido a los cambios en la alimentación durante aquel periodo, ha hecho que aumenten los casos de los siguientes casos:

  • Caries, originadas por la acumulación de placa bacteriana.
  • Bruxismo o gingivitis, debido a los largos periodos de estrés y ansiedad.
También se han detectado otros problemas bucodentales relacionados con el uso de la mascarilla. Entre estos efectos secundarios están:

  • Halitosis o mal aliento.
  • Enfermedades periodontales.
  • Caries.
  • Tinciones dentales o cambios de color en el diente.
  • Falta de hidratación.
  • Aumento de bacterias debido a la falta de oxígeno.
Por este motivo es fundamental cuidar los dientes y la salud bucodental, en general, mediante el cepillado frecuente y las revisiones con el especialista, apunta Chamorro.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.