El próximo paso de los investigadores del Hospital del Mar es determinar nuevos tratamientos y personalizar el abordaje

Ocho genes, puerta a detectar recaídas de pacientes con cáncer colorrectal
El equipo de investigadores del Hospital del Mar busca establecer el riesgo de recaída en pacientes.


01 jun 2022. 11.15H
SE LEE EN 4 minutos
La quimioterapia sigue siendo hoy en día el principal tratamiento para el cáncer de colon y recto, aunque no siempre llega a funcionar. El 30 por ciento de estos pacientes llegan a generar resistencias y suelen recaer, y un grupo de investigadores del Hospital del Mar ha descubierto un grupo de ocho genes característicos de estas células tumorales que las hacen más agresivas. Ahora, el próximo paso del equipo es analizar si en tumores pequeños también existe este riesgo, para poder confeccionar una guía y detectar de forma precoz este tipo de pacientes y establecer el riesgo de recaída.

Evitar que el tumor tratado con quimioterapia con el paso del tiempo reaparezca, convirtiéndose en una metástasis, es la meta que persigue Marta Guix, médica adjunta del Servicio de Oncología Médica del Hospital del Mar y firmante del trabajo. “Estos genes localizados nos permitirán hacer una guía que queremos que sea sencilla de usar. Para llevarlo a cabo, analizaremos en estos pacientes tumores pequeños y localizados en cáncer colorrectral para ver si existe este riesgo. Hemos visto que en los pacientes con tumores grandes estos genes tienen este impacto en el pronóstico, y ahora queremos ver si en el inicio de los tumores aparecen estos genes”, explica la especialista en Redacción Médica.


"Analizaremos tumores pequeños y localizados para ver si existen los genes localizados" 



El estudio, publicado en la revista Nature Communications, afirma que en algunos el tratamiento con quimioterapia no es suficiente para eliminar todas las células del tumor y una parte de ellas sobrevive, pasando a un estado embrionario. Debido a ello, la primera piedra para establecer un riesgo de recaída es, en palabras de Guix, “identificar a los grupos de pacientes que tengan un promedio de que el tumor vuelva a aparecer. Para ello, deberemos hacer un seguimiento más estricto y detectar lo antes posible los casos que pueda reaparecer el tumor. Una vez logremos este paso, analizaremos posibles tratamientos dirigidos a los tumores que tienen estas alteraciones”.

Los especialistas tienen previsto iniciar investigaciones por dos vías distintas, en ratones y en los propios pacientes, tal y como explica Guix: “Seguiremos trabajando en el seguimiento de pacientes operados para recabar datos clínicos y valorar los resultados de las cirugías. La otra área de estudio se realiza en el laboratorio. Cogemos un trozo de los tumores de los pacientes y lo hacemos crecer como estructura tumoral, implantándose en ratones. De esta manera, reproducimos el comportamiento que tendrían estos tumores si fuesen los pacientes”.

Nuevos tratamientos y abordaje contra el tumor


A la hora de analizar los ocho genes localizados en cáncer de colon y recto, tarea técnicamente compleja, los investigadores apuestan por dos técnicas distintas. “Utilizaremos la técnica PCR para poder ver estos marcadores de mal pronóstico de forma directa, y la otra vía, más sencilla, es analizar una serie de proteínas que son las causantes de la expresión de estos genes. Si logramos desarrollarlo y validarlo, podría ser una forma sencilla de tener resultados de si estos genes están o no alterados desde el inicio del tumor”.

No solamente el equipo trabaja en el pronóstico de los enfermos, sino que también busca determinar nuevos tratamientos y personalizar el seguimiento y abordaje de este tipo de pacientes: “En los pacientes que tienen de nuevo el tumor y que tendremos que tratar con quimio, queremos ver si aparte de eso identificamos otros fármacos que nos permitan tratar mejor a los pacientes. Nuestro propósito está dirigido a dos grupos de pacientes, iniciar un seguimiento a los que se han operado y que en principio pueden estar curados, pero recaen, y a los que vuelven a tener el tumor buscar la mejor manera de realizar un tratamiento dirigido y específico”.


"Utilizaremos la técnica PCR y el análisis de proteínas para conocer mejor los marcadores de mal pronóstico"



Hablar de ensayos clínicos resulta en estos momentos una quimera para esta investigación, aunque Guix es optimista con el primer paso que se ha realizado: “Pese a estar lejos de dar este paso, se nos abre una vía de estudio para buscar fármacos que actúen directamente en esta línea que nosotros hemos iniciado”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.