La neumóloga María José Espinosa y la farmacéutica Cristina Blázquez explican los resultados de su artículo científico

Neumología y Farmacia, artífices del mejor artículo de España sobre asma
María José Espinosa de los Monteros y Cristina Blázquez.


03 ago 2022. 10.00H
SE LEE EN 12 minutos
La revista Open Respiratory Archives de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) ha catalogado el trabajo sobre asma grave de tres especialistas del Hospital Universitario de Toledo como el mejor artículo científico de España. La investigación, liderada por los neumólogos Víctor Romero y María José Espinosa de los Monteros; y la farmacéutica hospitalaria Cristina Blázquez, aborda cómo las nuevas terapias biológicas contra el asma grave mejoran el control y la calidad de vida de los pacientes.

El artículo, titulado 'Efectividad de mepolizumab y benralilzumab en una cohorte de pacientes con asma grave eosinofílico en vida real', evidencia que dichos fármacos disminuyen "un 66 por ciento las visitas a urgencias, un 70 por ciento el número de ingresos y un 52 por ciento los ciclos de corticoides que necesitan estos pacientes". Así lo explican en una entrevista a Redacción Médica María José Espinosa de los Monteros, adjunta de Neumología y responsable de la Unidad de asma grave del Complejo Hospitalario Universitario de Toledo; y Cristina Blázquez, farmacéutica adjunta del Servicio de Farmacia Hospitalaria del mismo centro. 

Entrevista completa a María José Espinosa de los Monteros y Cristina Blázquez.


Su trabajo sobre asma grave ha sido catalogado como el mejor artículo científico del país. ¿Cómo lo hacen dos neumólogos y una farmacéutica hospitalaria para obtener este excelente resultado?

María José Espinosa de los Monteros: Con dedicación, ilusión y trabajo en equipo, sobre todo. Esa es la clave del avance en la Unidad de asma grave que, además, dispone de un equipo multidisciplinario que no solo está integrado por Farmacia Hospitalaria, sino también por otorrinos, alergólogos, etc. En definitiva, con personas que tienen ilusión, ganas de hacer proyectos y, sobre todo, que se esfuerzan muchísimo.

Para obtener este resultado ha sido necesaria la colaboración del Servicio de Neumología y el de Farmacia Hospitalaria. ¿Cómo se ha dado este trabajo conjunto dentro de cada Servicio, por un lado; y entre las dos especialidades, por otro?

María José Espinosa de los Monteros: Siempre hay comunicación porque para tratar a un paciente asmático tiene que existir una asistencia multidisciplinaria, no solamente por parte de Neumología, sino también por la parte de Alergología, de Otorrinolaringología (muchas pacientes padecen poliposis nasal, rinitis o hipertrofia de cornetes) y, sobre todo, de Farmacia.

El máximo exponente de este artículo es la colaboración con Farmacia Hospitalaria porque son ellos quienes dispensan este tipo de fármacos de uso hospitalario que el paciente debe recoger en la Farmacia del propio hospital. Por ello, el farmacéutico de hospital tiene un papel predominante a la hora de saber dispensar este fármaco, de explicar al paciente cómo se autoadministra y de ver la adherencia de dicho medicamento. Esa colaboración conjunta, donde todos decicimos de forma unánime cuál es el biológico que se pauta al paciente, es vital.

Cristina Blázquez: Me sumo a lo que ha dicho María José, esta colaboración se resume en formar un equipo multidisciplinar con farmacéuticos, neumólogos, alergólogos y otorrinos, todo en aras de mejorar la atención al paciente. 


María José Espinosa de los Monteros: "Uno de los grandes problemas ha sido la labor de análisis estadístico"



El estudio trata sobre la efectividad de mepolizumab y benralilzumab en pacientes con asma grave eosinofílico. ¿Cómo surge esta idea y cómo se plantearon llevarla a cabo?

María José Espinosa de los Monteros: El hecho de que la Unidad de asma grave esté acreditada con calidad básica de excelencia desde el año 2016 por la Separ ha permitido que se trabaje con los primeros biológicos, siendo el primero de ellos el omalizumab para el asma alérgico. Posteriormente, salieron todos los anti-IL5, que precisamente son los dos fámacos llamados mepolizumab y benralilzumab, además de contar con muchos otros. 

Pero, a raíz de trabajar con estos dos, la idea del estudio surgió porque son fármacos extremadamente caros ya que se tienen que elaborar en un laboratorio, a través de organismos vivos con células eucariotas, y la única información que teníamos de sus respuestas en los pacientes era a través de los estudios clínicos y ensayos pivotales, pero no de la vida real. El éxito de este trabajo recae en que queríamos saber ese 'feedback' y nos sorprendimos al ver que el beneficio que supone la administración de estos fármacos a nuestros pacientes en la clínica es de mayor cuantía que el que nos relataban los estudios pivotales.

Por todo ello, era un estudio muy necesario porque, en primer lugar, no existía en la clínica habitual y, en segundo lugar, porque los resultados obtenidos han sido tan valiosos que ha sido un acicate para que sigamos trabajando al respecto y les demos a nuestros pacientes estos fármacos con mucha más seguridad y tranquilidad. 

A la hora de elaborar el estudio, ¿cuáles han sido las mayores dificultades que se han encontrado?

María José Espinosa de los Monteros: Uno de los grandes problemas ha sido la labor de análisis estadístico, pero gracias al trabajo de Cristina Blázquez, que tiene el conocimiento adecuado, ha sido posible desarrollarlo, teniendo en cuenta que una cosa es reclutar datos e información y otra es la explotación y análisis estadístico, algo básico en un artículo de investigación.

Cristina Blázquez: Me sentí encantada cuando María José me planteó el proyecto y faltaba esa parte que sí domino y que, a pesar de no tener un gran 'pool' de pacientes, el análisis estadístico salió bien y por eso el estudio también ha tenido esta repercusión.

Isabel Martín, periodista de Redacción Médica, junto a María José Espinosa de los Monteros y Cristina Blázquez.


¿Qué destacarían de los resultados obtenidos?, ¿les ha sorprendido algún hallazgo?, ¿qué aplicación clínica puede tener el estudio a corto y medio plazo?

María José Espinosa de los Monteros: De los resultados obtenidos destacaría que se evidenció que estos fármacos disminuían un 66 por ciento las visitas a urgencias, un 70 por ciento el número de ingresos y un 52 por ciento los ciclos de corticoides que necesitaban los pacientes con asma grave eosinofílico cuando entraban en crisis. También sorprende el cambio radical en la vida de dichos enfermos, que han pasado de estar absolutamente limitados en su vida diaria (no podían hacer sus actividades normales, jugar con sus nietos o acudir a su trabajo habitual de forma adecuada, por ejemplo) a poder hacer su vida normal sin limitaciones y con su asma bajo control. 

Lo que hemos logrado con este estudio nos avala una fortaleza para aplicar los fármacos con seguridad y con confianza porque son medicamentos seguros y eficacez. Aparte de su alto coste, un aspecto que los farmacéuticos miran mucho ya que es muy importante, también hay que ver qué se ahorra al tratar con estos fármacos: el ingreso del paciente, la visitas a urgencias y la utilización de corticoides orales. Con todo ello se ha logrado, además de un ahorro económico, el beneficio real para los pacientes. 

¿Cómo han conseguido combinar su trabajo diario con la investigación?, ¿les ha afectado la pandemia de alguna forma en su desarrollo?

Cristina Blázquez: Combinar el trabajo diario con la invetigación se hace con motivación y con ganas porque se trataba de un estudio que nos gustaba muchísimo y era el primero en vida real de estos pacientes. Con esa motivación, junto a sacar tiempo de donde no había, se logra lo que hemos conseguido. 

María José Espinosa de los Monteros: La pandemia ha sido un tsunami. A nivel de consultas ha habido una falta de acceso a los medicamentos y eso en un paciente asmático, que está con biológicos, es crucial porque hay que ver cómo evoluciona, si ha habido algún problema o algún efecto secundario. 

Durante la pandemia lo que hemos hecho ha sido, aparte de llevar a cabo nuestras consultas (la mayoría telefónicas), llamar a los pacientes, estar en contacto con ellos a través de videollamadas o por teléfono para ver cómo estaban y, sobre todo, que no perdiesen adherencia. De hecho, durante la pandemia se distribuyó el fármaco al paciente en su domicilio.

Cristina Blázquez: Ese ha sido el punto fuerte de la Farmacia durante la pandemia, el envío a domicilio. Además, es un sistema que se mantiene a día de hoy y hemos conseguido que en ciertas patologías se pueda mantener este servicio a domicilio. 


Cristina Blázquez: "La aparición de los nuevos fármacos biológicos permite que el paciente se los administre en su casa"



¿Piensan que en España se aborda de forma correcta el asma grave?, ¿los profesionales tienen las suficientes herramientas?

Cristina Blázquez: Desde el punto de vista farmacéutico, el asma grave eosinofílica es una patología relativamente nueva. Los primeros fármacos que salieron se administraban de forma intravenosa y el paciente tenía que acudir al hospital a ponérselo. La aparición de los nuevos fármacos biológicos, cuya administración es subcutánea y sus primeras dosis se ponen en el hospital, permite que el paciente se los administre en su casa y desde los Servicios de Farmacia Hospitalaria y de Neumología el médico hace un seguimiento del paciente. 

Por ello, para abordar el asma grave eosinofílica es necesario que haya un equipo multidisciplinar que esté integrado por neumólogos, alergólogos, otorrinos y farmacéuticos. Y, siempre y cuando el paciente esté en el centro hospitalario, que este sea el eje y todo gire entorno al mismo para mejorar su calidad. Cada vez hay más escalas, más guías y más recursos que hacen que esta patología esté cada vez mejor tratada. 

María José Espinosa de los Monteros: Se necesitan más recursos hospitalarios porque hacen falta. En muchas ocasiones se estropean los aparatos y hay que esperar a que se arregle para poder utilizarlo. Por ello, es vital que todo sea más ágil y que se dispusieran de equipos en zonas donde no los tienen. Esto se debe a la gran dispersión geográfica que hay, por ejemplo, en Castilla-La Mancha, que provoca la gran diferenciación en la atención a los pacientes. Así pues, son necesarios más recursos, tanto humanos como materiales, para evitar esa desigualdad de atención entre los pacientes.

El artículo ha sido publicado en la revista Open Respiratory Archives de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ). ¿Cuáles fueron sus sensaciones al saber que se publicaría en dicha revista?

Cristina Blázquez: No me lo creía cuando nos enteramos. Estoy muy contenta porque trabajamos muchísimo y muy duro. 

María José Espinosa de los Monteros: Lo que hay que hacer en la vida es trabajar con ilusión, con esfuerzo, teniendo el objetivo de hacer lo mejor que puedas tu trabajo y, después, si adicionalmente aparece algo como este reconocimiento, es el colofón a todo nuestro trabajo. 

¿Les ha abierto más puertas o confían en que lo haga? 

María José Espinosa de los Monteros: El estudio es un acicate para nuestra autoestima en seguir trabajando en esta vía. 

Por último, ¿qué supone para sus Servicios y Hospital haber sido premiadas por la alta calidad del trabajo?

Cristina Blázquez
: Fue toda una sorpresa, es un gran reconocimiento a todo el trabajo realizado y es una motivacion para poder seguir investigando. Esto también puede servir de motivación para el resto de compañeros y que se animen a seguir investigando porque al final es como avanza la medicina y la ciencia. 

María José Espinosa de los Monteros: Supone que o quitas tiempo de tu ocio o no hay manera de sacar ese trabajo. El problema de la sanidad pública es que, como es el caso de este hospital, no hay una estructura determinada que apoye la investigación y por eso es tan difícil llevarla a cabo. Por eso, es necesario llamar la atención a las autoridades para que sepan que necesitamos esos recursos y esa ayuda.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.