24 mar 2019 | Actualizado: 19:00
jue 28 febrero 2019. 12.20H
España comienza su cruzada contras las técnicas que no ofrecen ninguna validez científica y que atentan contra la seguridad del paciente. La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, y el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, han presentado este jueves el informe preliminar sobre las publicaciones existentes relativas a las técnicas con pretendida finalidad sanitaria.

Este primer informe tiene por objeto identificar, de un total de 139 técnicas, cuáles de ellas tienen publicaciones científicas. De todas ellas, a día de hoy, ya se han catalogado un total de 73 técnicas como pseudoterapéuticas y 66 más están en fase de estudio. Es decir, estas técnicas no tienen ningún ensayo clínico aleatorizado, revisiones sistemáticas o meta-análisis sobre su eficacia o seguridad, por lo que no tienen soporte en el conocimiento científico con metodología suficientemente sólida para acreditar su eficacia y seguridad.

Algunas de estas técnicas señaladas son la hidroterapia del colon, geobiología o terapia floral de California. En cambio, otras terapias como la homeopatía, la acupuntura, la quiropraxia o el masaje tailandés siguen en evaluación.

“El Instituto Carlos III ya trabaja en la evaluación de las 66 técnicas restantes que hemos detectado. En muchos casos existen informes precedentes sobre la falta de validez de algunas de estas técnicas, pero para eliminar la posibilidad de tener un sesgo determinado, estudiaremos cada caso de forma individualizada. Sobre la homeopatía, ya hay varios estudios que marcan una tendencia en la dirección de que carece de eficacia, pero haremos un nuevo estudio individual para asegurarnos de que eso es así”, ha explicado Pedro Duque.

Concienciar 


Este informe se enmarca dentro de la campaña #coNprueba, presentada también este jueves, la cual cuenta con distintas acciones de comunicación y sensibilización destinada a trasladar información veraz y accesible a la ciudadanía para que pueda tomar decisiones informadas y responsables frente a las pseudoterapias y las pseudoencias.


"Queremos evitar que, por el uso de estas pseudoterapias, el paciente abandone otros tratamientos que sí son eficaces"


“Con esta campaña, el Gobierno cumple con su obligación en la protección de la salud como derecho básico frente a las técnicas con pretendida finalidad sanitaria. Queremos evitar que, por el uso de estas pseudoterapias, el paciente abandone otros tratamientos que sí son eficaces contra enfermedades”, ha señalado la ministra Carcedo.

Además, prosigue la ministra de Sanidad, el objetivo de este proyecto es “garantizar que todas las terapias sanitarias se realizan por profesionales con titulación oficialmente reconocida, y prohibir que aquellos espacios donde se ofrecen pseudoterapias estén catalogados como sanitarios”.

La administración sigue


El Plan para la Protección de la Salud frente a las Pseudoterapias deberá de ser tramitado vía real decreto, pero este “llevará su tiempo”, ha asegurado Carcedo. Preguntada por si será posible que este proyecto vea la luz antes de la celebración de las elecciones, la titular de Sanidad ha señalado que “la administración sigue. Vamos a intentar llegar, pero como los reales decretos llevan sus procedimientos. Y la administración no se interrumpe con unas elecciones”.


Hasta que no se establezca el marco legal y normativo no se podría obligar a cerrar ningún espacio en el que se ofrezcan pseudoterapias bajo el título sanitario


En el caso en el que una persona ofrezca esas técnicas consideradas como pseudoterapias en espacios catalogados como sanitarios, o la recomendación de las mismas pongan en riesgo la salud del paciente, María Luisa Carcedo aclara que “se dará aviso a la Fiscalía”.

Pero lo cierto es que hasta que no se establezca el marco legal y normativo dentro de ese decreto no se podría obligar a cerrar ningún espacio en el que se ofrezcan pseudoterapias bajo el título de sanitario.

Sobre la revisión de los programas formativos de médicos internos residentes (MIR) y resto de las titulaciones que componen la Formación Sanitaria Especializada, Carcedo ha señalado que no hay novedades sobre la supervisión de los programas formativos, algo que se anunció en la presentación del plan.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.