Semergen considera "necesario" flexibilizar la acreditación de unidades docentes y aligerar la agenda de tutorizaciones

Dos residentes y 1.500 pacientes, máximo por tutor para reformular Primaria
Rafael Manuel Micó Pérez, responsable de las alegaciones trasmitidas por Semergen.


28 oct 2021. 17.10H
SE LEE EN 3 minutos
El Programa Oficial de la Especialidad (POE) de Medicina de Familia y Comunitaria (MFyC) lleva sin actualizarse desde el 2005 y el Ministerio de Sanidad se ha puesto manos a la obra para actualizar la parte docente y formativa. En ese sentido, ha abierto una consulta pública cuyo plazo concluyó el pasado lunes 18 de octubre y al que la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) ha presentado varias alegaciones.

Según ha podido saber Redacción Médica, la organización médica considera “necesaria” una flexibilización de los criterios actuales de acreditación de Unidades Docentes Multiprofesionales (UDM) de Atención Familiar y Comunitaria dada la situación “de urgencia” de la especialidad.

Para ello, en el documento trasladado a Sanidad ofrecen varias opciones: abrir la vinculación de los centros de salud con otros dispositivos hospitalarios; no exigir la presencia de Pediatría, sí la atención al niño diferenciada; no exigir la necesidad de unos mínimos de recursos humanos en el centro. En España hay 10.000 consultorios frente a 3.000 centros de salud; y evitar la incongruencia que se pueda dar en algunos lugares de tener más tutores que plazas.

¿Cómo se puede hacer más atractiva la tutorización en Primaria?


Una urgencia formativa en la que también escasean los profesionales que quieran ser tutores MIR debido a la sobresaturación que vive la Atención Primaria. Algo que preocupa “mucho” a la sociedad científica y para lo que han desarrollado un plan durante su 43º Congreso Nacional.

Para Semergen, la UDM debe contar con tutores acreditados para asegurar que cada tutor del centro tenga a su cargo a dos residentes como máximo. Además, creen que se ha de diferenciar “de forma clara” la figura del tutor principal de la del hospitalario o colaboradores. “El tutor es el primer responsable del proceso de enseñanza del residente, por lo que se debe mantener con este un contacto continuo”, señalan.

Con el objetivo de hacer más atractiva la tutorización, desde la sociedad científica considera que se debe evaluar la agenda de los tutores de forma periódica y garantizar que no se supera el 25 por ciento del tiempo en labores de tutorización y un cupo nunca superior a los 1500 pacientes (carga de> 65 años inferior al 25 por ciento u otra medición de complejidad).

¿Cómo mejorar el programa formativo?


En cuanto al programa formativo, desde Semergen consideran que se debe mejorar en los tiempos de formación y las rotaciones para que el médico pase más horas en el centro de salud que en las urgencias hospitalarias. Además, califican de “necesario" el paso por la medicina rural. Respecto a las competencias, apuestan por incorporan alguna que ya son “esenciales” como la telemedicina y las competencias digitales. “Son necesarias ciertas habilidades técnicas del médico en formación”, resaltan.

La formación no solo es cuestión de los residentes, los adjuntos también deberían someterse a una recertificación. En ese sentido, desde Semergen ofrecen al Ministerio de Sanidad mostrar su programa de Desarrollo Profesional Continuo (DPC) así como su evaluación.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.