La especialidad, que quiere una solución estructural, apuesta por una menor nota de corte antes que extracomunitarios

"Sí" de Familia a cubrir sus plazas con los médicos que no aprobaron el MIR
Antonio Fernández Pro-Ledesma y José Polo García.


23 may 2022. 15.20H
SE LEE EN 5 minutos
El final de la asignación de plazas MIR ha dejado a Medicina de Familia con un gran número de plazas sin cubrir. En concreto, no se han adjudicado 200 plazas de las 2.336 con las que arrancaba la asignación. Ante esto, se abre un abanico de posibilidades para solventar la falta de estudiantes que apuesten por la especialidad. Ente ellas, los facultativos de Familia, que reclaman ante todo una solución a la raíz del problema, aceptarían una segunda ronda de elección donde tuvieran cabida aquellos estudiantes que inicialmente no superaron la nota de corte. 

“Es muy triste que hayan quedado 200 plazas sin asignar”, lamenta José Polo, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), quien tiene claro que hay que buscar una solución. “Se podría valorar llamar a aquella gente que ha quedado por debajo del corte. Al final el MIR no se trata de sacar un cinco. Se hace una curva de Gauss con la máxima y mínima puntación y el número de plazas a cubrir. A lo mejor con bajar el corte ya se pueden llamar a gente que ha quedado fuera y esté dispuesta a seleccionar esas plazas”.

Una medida que para Antonio Fernández-Pro Ledesma, presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), es solo un “parche” y que no resuelve nada. “Para este año habrá que dar una solución, pero es un problema estructural que vamos a vivir varios años debido a la jubilación de médicos prevista. Esto no se arregla con 200 médicos, la solución es montar una estructura y una hoja de ruta donde la Primaria debe ser fortalecida". 

En cuanto a la posibilidad de bajar la nota de corte, el facultativo entiende que "se dará otra vuelta y seguramente se engancharán médicos, pero esa no es la solución. Los escenarios laborales en Medicina de Familia no son sugerentes y ese es el verdadero problema”. 

¿Aumentar el cupo de extracomunitarios para cubrir plazas MIR?


La última vez que Medicina de Familiar y Comunitaria se quedó con tantas plazas vacantes fue en 2011, cuando se quedaron desiertas 267 plazas MIR, 67 más que las que han sobrado este año. Entonces, el Ministerio de Sanidad activó un mecanismo que permitía habilitar una segunda ronda en el turno de asignación entre los médicos extracomunitarios que estaban afectados por el cupo, ofreciéndoles a estos facultativos las plazas sobrantes con el objetivo de que no quedara ninguna plaza sin cubrir.

Al habilitar este segundo turno de asignación para los médicos extracomunitarios se consiguió que todas esas plazas desiertas terminaran cubriéndose. En esta convocatoria, el cupo de médicos extracomunitarios fue de 327 plazas y se cerró el número de orden 6.286.


"Cualquier cosa que se haga ahora es un trámite a elegir entre diferentes opciones bastantes malas que nos ayuden a cubrir el expediente. Hay que tomar soluciones a largo plazo, no se puede esperar más". 



Desde Familia también verían esto como una posible solución, ya que como asegura a Redacción Médica, Pilar Rodríguez Ledo, vicepresidenta de SEMG, es “mejor” un médico que esté formado a uno que sea contratado sin esta formación previa. “Prefiero dar entrada a un médico para que haga el MIR a contratar a un médico que no tenga el MIR. Estas medidas son parches asumibles”, detalla la facultativa, quien, además, advierte que la medida que finalmente se tome debe “ser algo que debe este consensuado". "Hay maneras de hacerlo rápidamente. Cualquier medida unilateral será pobre y fruto de la desesperación”.

Sin embargo, según asegura el presidente de Semergen, aunque se pueda aumentar el cupo de extracomunitarios, sería mucho mejor apostar por los estudiantes españoles para evitar que después se marchen una vez formados. "Si tuvieran unas homologaciones en condiciones de su título y no sean concedidas al libre albedrío para que no se repitan las quejas de la Unión Europea, se podría aumentar un poco el cupo. Pero si hay médicos en España que se han quedado fuera, primero iría a por ellos, ya que habrá más posibilidades de que después permanezcan aquí. No queremos que luego se marchen un 34 por ciento por no ser de España". 

Unos parches que no solucionan el "problema estructural"


Lo que tienen claro todos los facultativos de Familia es que estas medidas son “soluciones coyunturales” que no resuelven el problema de fondo. De manera que lo que se debe es mejorar las condiciones laborales y el prestigio de la especialidad para que no se repita la situación en el futuro.

“Hay que dar soluciones inmediatas, pero también a largo plazo. Al final, lo importante es ganar definitivamente la representatividad de Familia en el SNS. Cualquier cosa que se haga ahora es un trámite a elegir entre diferentes opciones bastantes malas que nos ayuden a cubrir el expediente. Hay que tomar soluciones a largo plazo, no se puede esperar más. Llevamos muchos años avisando y todas las sociedades hemos aportado soluciones”, reivindica Ledo.

En ese sentido, Pro-Ledesma recuerda que ya no vale solo con mejorar los salarios de los residentes de Familia. “Cataluña aumentó en 9.000 euros el sueldo y han quedado un 20 por ciento de plazas de Familia sin cubrir. Si no incentivamos Familia dentro de la facultad para que sea una ciencia más y salgan con esa disciplina en el AND seguiremos teniendo el mismo problema”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.