Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05
Especialidades > Medicina de Familia

"La baja cobertura vacunal de la gripe tiene consecuencias en los crónicos"

La vacunación de los sanitarios españoles se encuentra en la media europea

Isabel Jimeno.
"La baja cobertura vacunal de la gripe tiene consecuencias en los crónicos"
Marcos Domínguez
Martes, 03 de julio de 2018, a las 09:10
La cobertura vacunal de la gripe en mayores de 65 años ha disminuido en la última década alrededor de un 15 por ciento. Alcanzó un pico en 2009, en plena alarma por la gripe A y, desde entonces, ha bajado hasta estabilizarse en los últimos años por encima de la situación anterior a aquella cota.

Redacción Médica a hablado con Isabel Jimeno, responsable del Grupo de Vacunas de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y una de las autoras del ‘Documento de actualización y reflexión sobre la vacunación antigripal en España’, elaborado conjuntamente por seis sociedades médicas.

Jimeno considera que hay una desinformación sobre la vacuna de la gripe y que, aunque es difícil medir los efectos de una reducción en la cobertura, sí ha habido consecuencias en la calidad de vida de los pacientes crónicos.

En 2009 hubo un pico de vacunaciones por el tema de la gripe A.


"En la gripe hay una descompensación de la enfermedad de base"


La gripe A hizo mucho daño. Fue un momento de desinformación tremenda. Con la alarma social que hubo todo el mundo se quería vacunar y aparecían grupos de riesgo de debajo de las piedras.

Cuando se vio que no era tanto como se esperaba, llegó un momento en el que se empezó a sospechar y descendieron las coberturas. Con la gripe A, empezó a opinar todo el mundo: profesionales sanitarios, políticos, sindicatos… Eso creó una desinformación tremenda para la población. Y tuvo un bajón en la vacunación.

¿La desinformación sobre la gripe A ha seguido influyendo en la bajada de la cobertura de la vacunación hasta hoy día?

Influyó en aquel momento y en los primeros años posteriores. Luego ya no.  [La cobertura vacunal en el mayor de 65 años] Ha seguido bajando pero se mantiene medianamente estable. Lo que pasa con la vacuna de la gripe es que tiene mala prensa: muy poca parte de la población y de los sanitarios lo identificamos con gravedad, con riesgo.

Que una persona se muera de gripe no abre periódicos, que un niño es muera por meningitis sí. La vacuna de la gripe tiene una efectividad de entre un 62 y un 70 por ciento, pero es la mejor que tenemos, sobre todo porque es la única. La gripe acaba siendo una enfermedad grave y en personas mayores y con riesgo tiene una mortalidad importante.

La cobertura antes de la crisis de la gripe A, ¿era mayor o menor que después?

Parecida, más del 40 por ciento. Pero no llegamos a lo que nos dice la OMS, que nos habla de un 75 por ciento.

La reducción de la vacunación en el mayor, ¿ha tenido alguna consecuencia?

Es muy difícil medir las consecuencias, pero lo lógico es que sí. Si la gripe afecta a las personas mayores, y las personas con patologías crónicas ingresan y mueren más, lógicamente habrá habido más personas que han ingresado por gripe y que hayan fallecido.

Lo que pasa es que, además de la gripe, hay una descompensación de la enfermedad de base, con lo cual, en el registro de mortalidad, como gripe aparecen menos de las que posiblemente lo son. Muchas neumonías son por gripe y no se acaba detectando el agente causal.


"Aunque solo tuviera una efectividad del 60%, merecería la pena vacunarse"


Esas bajadas de las coberturas han tenido consecuencias en la calidad de vida de los pacientes crónicos, tanto porque algunos hayan fallecido y otros porque, con estos ingresos, su calidad de vida baja mucho.

Imagina un hombre que tiene una diabetes pero la tiene controlada. Cuando ingresa por gripe, la diabetes se descompensa, el riñón también. Cuando salga del hospital a lo mejor lo hace con insulina o con insuficiencia renal que pasa de leve a moderada. Habrá incidido en la calidad de vida de los pacientes.

Los que ingresan por gripe tienen comorbilidades de base, que se descompensan totalmente. Aunque el paciente se cure de su gripe, su comorbilidad, su enfermedad de base, sale peor.

Este año, la cepa que indicó la OMS para la vacuna no fue la predominante.

Eso nunca se puede saber antes. Ya sabemos cuál es la cepa con la que se va a vacunar este año, pero no hay una certeza 100 por ciento de que vas a acertar, porque es un virus que muta y que cambia sobre la marcha. Por eso la efectividad de la vacuna va entre un 62 y un 75 por ciento.

¿La gente puede ser más reticente a vacunarse tras este fallo? ¿Cómo se ve desde la consulta?

Puede afectar, pero nuestra misión como sanitarios es informar de que, porque haya pasado un año, no significa que va a ocurrir al siguiente.  Pero aunque solo tuviera una efectividad del 60 por ciento, merecería la pena vacunarse.

¿Es habitual que la cepa predominante no sea la que predijo la OMS?

Ha ocurrido otros años. Las vacunas tetravalentes tienen cuatro cepas, y la posibilidad de acertar es más alta. Pero estas no son las que compra el Ministerio de Sanidad porque son mucho más caras y no llegarían a tanta población.

¿Hay análisis de coste-eficacia de la vacuna tetratavalente frente al resto?

Sí los hay, pero según criterios de salud pública, estás pensando en algo mucho más amplio, no en una persona concreta. El año pasado no hubo la vacuna en las farmacias, pero en  2016 sí, y la gente la podía buscar. Normalmente, con la trivalente, la que financia el ministerio, es suficiente.

Gripe y profesionales sanitarios

El documento con recomendaciones de la gripe señala que España está en la media europea de cobertura vacunal entre los profesionales sanitarios (entre el 25 y el 30 por ciento), pero Reino Unido tiene una media superior al 50 por ciento.


"Los sanitarios no nos vacunamos porque no tenemos conciencia del riesgo"


Es el único. La mediana está alrededor de un 26 por ciento. En Estados Unidos hay un salto importante: sus coberturas están en un 69 por ciento, teniendo en cuenta que allí es obligatorio vacunarse.

¿Qué factores influyen en la cobertura vacunal del profesional sanitario?

Los sanitarios no nos vacunamos porque no tenemos conciencia de riesgo.  Otro factor importante es que no hay formación en el personal sanitario. Las vacunas son como un terreno que se deja a Enfermería.

Cuando explicas a los compañeros cómo es la vacuna de la gripe, cómo funciona y la afectación que puedes tener con la gripe, las cosas cambian.

¿Cómo ha evolucionado la cobertura vacunal de los sanitarios en España? ¿Hay profesiones sanitarias y especialidades médicas con mayor cobertura?

Se ha mantenido siempre en torno al 26-27 por ciento. Lógicamente, los infectólogos, preventivistas, etc. se vacunan más, pero tampoco hay unas diferencias enormes. Los médicos de Familia estamos en la media, tampoco nos vacunamos mucho más. Los enfermeros igual. No hay grandes diferencias.