25 de junio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 16:00
Especialidades > Medicina de Familia

¿Duelen más la espalda y las articulaciones cuando llueve? Harvard responde

La creencia de que los huesos resultan afectados por la lluvia se remonta a 2.500 años de antigüedad

Los investigadores estudiaron el caso de más de un millón y medio de pacientes.
¿Duelen más la espalda y las articulaciones cuando llueve? Harvard responde
Redacción
Jueves, 21 de diciembre de 2017, a las 13:40
A pesar de que la lluvia es un bien cada vez más escaso en España, cada vez que caen unas gotas hay quien se resiente porque ‘le duelen los huesos’. Aquellos que sufren dolores articulares y de espalda, se quejan de que con la lluvia estos se intensifican. Pero, ¿existe alguna evidencia científica de que esto se produzca?

Lo cierto es que según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Harvard en Cambridge (EEUU), no. Tal como explica a ABC Anupam Jena, director de la investigación, “da igual cómo miremos los datos, no hemos visto ninguna correlación entre la lluvia y las visitas al médico por un dolor articular o de espalda. Así que la conclusión es la siguiente: las articulaciones dolorosas y los dolores de espalda son muy poco fidedignos a la hora de pronosticar el tiempo”.

Según el estudio, las consultas registradas durante los días de lluvia son prácticamente las mismas que las datadas en los días secos, por lo que puede confirmarse sin ninguna duda que la climatología no afecta de ninguna manera al dolor articular y de espalda.

Hasta 11 millones de consultas médicas analizadas

“El cerebro humano es bueno encontrando patrones y esta creencia se autoalimenta constantemente. Si uno espera que su rodilla duela cuando llueve y no lo hace, se olvidará de su dolor. Pero si le duele, entonces le echará la culpa a la lluvia y registrará la relación en su mente”, señala Jena.

Se calcula que la creencia de que los huesos resultan afectados por la lluvia se remonta a 2.500 años de antigüedad. Para enfrentarse a este axioma, los investigadores analizaron datos de más de 11 millones de consultas médicas solicitadas por más de 1,5 millones de personas mayores entre los años 2008 y 2011, además de acudir a los registros de la Agencia Nacional Oceanográfica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA) para consular la meteorología predominante en cada una de las visitas.