Gilead presenta 'VIH es 2.0: Ir más allá de la indetectabilidad', para profundizar en los retos de la enfermedad

Dos de cada tres personas con VIH reconocen algún trastorno nervioso
El VIH tiene un impacto en el sistema nerviosos central


13 may 2022. 11.40H
SE LEE EN 4 minutos
Las personas con VIH presentan más problemas relacionados con la salud mental que el resto de la población: dos de cada tres afectados dicen sentir nervios y ansiedad, tristeza y depresión y fatiga, y más de la mitad afirma sufrir insomnio. Así lo ha afirmado Ignacio Pérez-Valero, consultor del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Reina Sofía (Córdoba) e Investigador clínico en el grupo de virología del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica (Imibic), durante el Webinar 'Salud mental en las personas con VIH: dificultades emocionales, problemas de sueño y deterioro cognitivo' celebrado en el marco del programa de formación on-line 'VIH es 2.0: Ir más allá de la indetectabilidad', impulsado por la Sociedad Española Interdisciplinaria del Sida (Seisida) y Gilead, y que quiere dar respuesta a los retos que todavía persisten en el manejo de la infección por VIH.

Hay factores relacionados con las enfermedades mentales, como situaciones de estrés, baja autoestima, ansiedad o depresión, que hace que la calidad de vida sea inferior a la del resto de la población. Así, tal y como ha apuntado Alicia González Baeza, profesora de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid, ”la depresión afecta a entre un 21-35% de las personas con VIH, cifra bastante superior al casi 7% de entre la población general. En cuanto a otros trastornos, como la ansiedad o el estrés postraumático, también se aprecia esta diferencia”.

La experta se ha referido a los estresores asociados al proceso de vivir con VIH; es decir, a los efectos que tiene el propio VIH en el sistema nervioso central o de los tratamientos. Hay que contemplar, ha explicado, ”factores tan relevantes como el impacto del diagnóstico, la discriminación y el estigma, las expectativas de rechazo, el propio estigma internalizado que interfiere en el día a día y relaciones sociales, las preocupaciones por no tener cura, por posible transmisión sexual, por adherencia, complicaciones médicas o cambios imagen corporal”. Los trastornos mentales que sufren las personas con VIH suelen pasar desapercibidos en la mayoría de los casos y, por este motivo, no reciben el tratamiento adecuado, advirtió Pérez-Valero. “Esto supone, muy a menudo, la persistencia del sufrimiento de la persona con VIH y puede afectar la evolución de su enfermedad y de la respuesta al tratamiento antirretroviral”.

Pérez Valero comentó, asimismo, que entre el 30 por ciento y el 40 por ciento de los pacientes con VIH van a experimentar la depresión y problemas cognitivos y un 70 por ciento tendrá trastornos de sueño. «Estas alteraciones están infradiagnosticadas, por falta de medios, de formación de los médicos o de proactividad», advirtió. «Y seis de cada diez especialistas no les hace seguimiento». El experto señaló que la calidad del sueño tiene alto impacto a nivel funcional y cognitivo, no solo en las personas con VIH, pero que como la mayoría de las personas con VIH presentan mala calidad del sueño, “la valoración del sueño debería ser obligada en todas las personas con VIH”.

Ayuda a la mejora de la calidad de vida


En este sentido, reclamó que el manejo de los trastornos del sueño debe ser compartido entre el paciente y el profesional. Al respecto, es posible consultar más información sobre cómo preparar la consulta con el especialista en eresVIHda.es. En cuanto a las intervenciones para abordar este importante problema, González Baeza señaló que debían de ser de diferentes tipos: Preventivas, para “reducir barreras y estresores, y acompañar y fomentar estrategias adaptativas”; para la detección problemas de salud mental, “con el fin de intervenir lo antes posible”; psicológicas individualizadas, “centradas en acontecimientos vitales estresantes, regulación emocional y estrategias de afrontamiento; y por último, a través de grupos terapéuticos basados en intervenciones coordinadas, y combinadas: grupos por PARES, grupos de autoayuda, ocio saludables…”. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.