Fuentes de la profesión explican que el grupo se basa en la formación de Grado, sin diferencias por especialización

La categoría médica A plus excluye subidas salariales al MIR de 5 años
Médicos residentes.


08 nov 2022. 15.00H
SE LEE EN 3 minutos
El debate de la reclasificación coge fuerza entre las profesiones sanitarias. Mientras que las enfermeras reivindican el ascenso al grupo A1 de la Administración Pública, los principales colectivos médicos hacen un llamamiento para crear una nueva categoría profesional, denominada A plus, que podría suponer un aumento en la nómina de los facultativos. Sin embargo, este incremento salarial no repercutiría en el salario que actualmente perciben los médicos residentes más veteranos.

Según explica a Redacción Médica Vicente Matas, responsable del Centro de Estudios del Sindicato Médico Andaluz, la petición del A plus se respalda en la cantidad de créditos ECTS necesarios para superar la titulación de Medicina, que son 360 frente a los 240 que exigen la mayoría de Grados, entre ellos, el de Enfermería. Por ello, explica, no procede distinguir entre el MIR de 4 o 5 años.

“Es formación especializada y no tiene nada que ver con los grupos que se refieren a la formación del Grado”, agrega, puntualizando que la conformación de esta nueva categoría se basa en los créditos universitarios y no en el nivel de especialización alcanzado por el médico.

Créditos ECTS para la clasificación de sanitarios

En esta misma línea, Rosa Cuadrado, responsable Acción Sindical Pública de la Federación de Sanidad de Comisiones Obreras (CCOO), remarcaba en este periódico la necesidad de adecuar las categorías profesionales de los sanitarios a los créditos ECTS de sus Grados para ajustarse al marco europeo tras la reforma del Plan Bolonia. Una petición que, además, defiende el sindicato desde 2019.  “Hay coincidencia en que los médicos deben tener una clasificación superior. Nosotros también la llamamos A plus. Es la categoría que más créditos formativos se le exige”, explicaba.

Los créditos ECTS de las profesiones sanitarias son el punto de partida para la reclasificación no solo de médicos y enfermeras, sino de todos los trabajadores que conforman el Sistema Nacional de Salud (SNS), con la mirada puesta en crear un sistema que reconozca la responsabilidad de cada grupo.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) apuesta por aplicar de forma simultánea un cambio en las categorías de todos los perfiles sanitarios, pasando por médicos, enfermeros o técnicos, con el objetivo de adecuarlo a los baremos educativos europeos. “Estamos a favor de una reclasificación sometida a los criterios del Plan Bolonia”, ha apostillado el presidente del sector de sanidad, Fernando Hontangas.

Según las estimaciones del responsable del Centro de Estudios del SMA, el paso a la categoría A plus del que no se verían beneficiados los residentes se traduciría en un aumento de 670 euros mensuales en las nóminas de los facultativos; 9.380 anuales. Una nueva categoría profesional que se planteará en la negociación del Estatuto Marco.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.