La profesión lucha por lograr la reclasificación profesional a la categoría A1 de la Administración Pública

La exclusión enfermera del A1 se salda con 236.000€ menos en su carrera
Profesional de Enfermería.


01 oct 2022. 09.55H
SE LEE EN 3 minutos
El ascenso de las enfermas al grupo A1 de la Administración Pública es una de las peticiones más apremiantes para el colectivo, que permanece circunscrito en la categoría A2. Enfermería tacha esta realidad de “discriminación” e “injusticia histórica” y exige este salto de forma urgente. Y es que, según estimaciones de la profesión, esta situación se traduce en una pérdida aproximada de 5.918 euros brutos al año en la nómina de cada enfermera.

Por tanto, con una media de 40 años de trayectoria profesional, la enfermera experimenta una pérdida salarial de aproximadamente 236.720 euros brutos solo por no pertenecer a la categoría más elevada de la Administración.

Este aumento en la nómina de las enfermeras también tendría una importante repercusión en las arcas del Gobierno, dado que el número estimado de enfermeras en el Sistema Nacional de Salud (SNS) se sitúa en 240.000.

Por ello, en caso de que el Ejecutivo tomara en consideración la reivindicación del ascenso profesional del colectivo, la inversión que tendría que realizar el sistema sanitario sería de aproximadamente 1.400 millones de euros, según los datos aportados por el Consejo General de Enfermería (CGE).

Con el fin de alcanzar el objetivo, Andalucía se ha situado en la primera posición de la carrera por lograr la reclasificación enfermera con el anteproyecto de la Ley de Función Pública. Según interpreta Comisiones Obreras (CCOO), la norma permitiría reconocer las responsabilidades y formación de la titulación de Enfermería, elevándola al grupo A1.

Reclasificación profesional de Enfermería


Más allá de la cuestión económica, el CGE considera importante valorar la creación de un grupo A sin subgrupos, lo que supondría tener una categoría profesional “adecuada al nivel académico y a la responsabilidad y las competencias que tienen las enfermeras actualmente”.

“Tener el nivel A1 es el máximo nivel de categoría profesional en la Administración Pública. Por lo tanto, es posicionarnos al mismo nivel que el resto de profesionales que tienen nuestra titulación, algo que en la actualidad no está siendo así”, lamentan desde el CGE.


"No se valoran ni competencias ni responsabilidades de las enfermeras y esto es una vergüenza en la actualidad"



Además, en la legislación vigente tener el nivel A1 supone el acceso a determinados puestos de trabajo, sobre todo de responsabilidad, que ahora mismo el colectivo enfermero tiene limitado por el hecho de ser A2. “No se valoran ni competencias ni responsabilidades, simplemente la categoría A2 y esto es una vergüenza en la actualidad”, remarcan.

Con la mirada puesta en que la reclasificación sea una realidad a corto plazo, el CGE ha destinado una partida presupuestaria para impulsar una movilización profesional con el fin reivindicar el ascenso de las enfermeras y enfermeros al grupo A1 de la Administración Pública.

Según informa el Consejo, la iniciativa conlleva poner en marcha un programa destinado a desarrollar una batería de acciones de movilización social y política para que las enfermeras pasen de estar adscrita al grupo A2 de la Administración pública a ser incluidas en el grupo A1.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.