La Ley de Función Pública andaluza podría permitir la reclasificación de los grupos profesionales

Primera CCAA que abre la puerta a una subida de categoría para Enfermería


06 sep 2022. 09.00H
SE LEE EN 6 minutos
Andalucía se posiciona como la primera comunidad autónoma que podría iniciar la reclasificación de Enfermería en el grupo A1. Siguiendo la interpretación que realizan desde el sindicato CCOO del anteproyecto de la Ley de Función Pública, la norma permitiría reconocer las responsabilidades y formación de la titulación de Enfermería, subiendola al grupo A1, tal y como vienen demandando los profesionales.

La ley, actualmente en fase de anteproyecto, está prevista que pase a Consejo de Gobierno durante este mes de septiembre para su aprobación. El texto, que deberá ser debatido ante el Parlamento, podría dar pie a la reclasificación de Enfermería, subiendo de grupo profesional siempre y cuando se contara con la “voluntad política” a la hora de ponerla en práctica.

Así, tal y como señala José-Pelayo Galindo, secretario general de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Andalucía, el actual redactado del anteproyecto permite interpretar que la nueva legislación pone fin a la disposición transitoria tercera del Estatuto Básico del Empleado Público (Trebep), que ubica a Enfermería en el grupo A2 siguiendo la reorganización de las titulaciones universitarias. Una posibilidad que abriría la puerta a que los profesionales enfermeros pasaran al grupo A1. 


La norma permitiría la reclasificación de Enfermería "siempre y cuando se contara con la voluntad política" a la hora de ponerla en práctica



Ante esta interpretación muestran sus dudas tanto desde el Consejo General de Enfermería (CGE) como desde Satse Andalucía, quienes subrayan que el anteproyecto sigue incluyendo un apartado que recoge a Enfermería en un subgrupo A2.

En concreto, desde Satse señalan que la normativa "mantiene la subdivisión actual", lo que les lleva a continuar demandando una nueva clasificación profesional que pasa por "incluir en el grupo A, sin subgrupos, a las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas para acabar con la injusta discriminación laboral y profesional que supone que sigan perteneciendo al subgrupo A2 dentro de la administración pública".

A esta postura se suma CGE, quienes recalcan su interés en que la reclasificación de Enfermería se ponga en marcha, si esto fuera posible, pero que según interpretan ellos, el actual anteproyecto andaluz no lo contemplaría.

¿Cómo permitiría la Ley de la Función Pública la reclasificación enfermera?


Siguiendo la interpretación que CCOO realiza de la Ley de Función Pública, la clasificación de los grupos profesionales ubicaría en el grupo A a todos aquellos funcionarios con título universitario, incluida Enfermería. De igual modo, los técnicos especialistas pasarían a un grupo B, mientras que el resto de técnicos, como los Técnicos en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAE) o técnicos de farmacia, pasarían al grupo C1. Esto sería posible dado que  la Ley de Función Pública está enfocada a los funcionarios de la administración pública andaluza, por lo que también afecta a los profesionales sanitarios

La reclasificación “solucionaría toda la problemática que existe a nivel andaluz y estatal” por la cual los profesionales sufren una “falta de reconocimiento”, tal y como destacan fuentes sindicales. Una medida que está en manos de la voluntariedad de los políticos andaluces, quienes tienen la posibilidad de ser pioneros en el reconocimiento de sus profesionales sanitarios.

A la hora de interpretar la norma, desde la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Andalucía, José-Pelayo Galinco señala que “los profesionales de la sanidad tienen una legislación propia que es la que más nos afecta, pero sí es cierto que hay aspectos de la nueva norma que nos van a afectar directamente”. Puntos donde CCOO ha enfocado su negociación, en concreto, en la reclasificación de los profesionales de la sanidad.

Tal y como explica Galindo, "la clasificación profesional que se aplica al sector sanitario a nivel estatal se recoge en el Estatuto Básico del Empleado Público, cuya disposición transitoria tercera bloquea los nuevos grupos para algunas categorías”. Pero esta transitoriedad ya ha caducado, por lo que en Andalucía en el ámbito sanitario la nueva Ley de Función Pública podría romper con esta transitoriedad y permitiría a la Enfermería reclasificarse en el grupo A1.


La reclasificación "solucionaría toda la problemática que existe a nivel andaluz y estatal"



En este sentido, Galindo plantea que Andalucía tiene potestad para “cargarse la disposición del Trebep” a través del desarrollo de la Ley de Función Pública. En concreto, el anteproyecto de ley expone que “se aplica la nueva reclasificación” sin especificar que no afecta al personal sanitario, lo que lleva al sindicato a entender que “se debe aplicar también en la sanidad”.

Desde CCOO entiende que “el desarrollo del Trebep estatal a la Ley de Función Pública de Andalucía permite la reclasificación”, lo que supondría eliminar la disposición transitoria tercera. Además, tal y como subraya Galindo,“lo desarrolla para todo lo que se considera funcionariado, incluyendo a los estatutarios sanitarios”.

La reclasificación queda en manos de la “voluntariedad política”


Siguiendo la interpretación sindical de CCOO, la reclasificación profesional está ligada a la “voluntariedad política”. Así, en las primeras negociaciones desde el Gobierno regional se habría señalado que la norma se destinaría tan solo al personal propio de administración.

Es aquí donde los sindicatos han puesto sus líneas rojas, exigiendo en las negociaciones que se incluya al resto de funcionarios del sector sanitario y docente, teniendo en cuenta la existencia en el anteproyecto de un grupo A2, donde todavía se incluye a Enfermería.

Por todo ello, la posición del sindicato CCOO ante el anteproyecto de Ley de Función Pública de Andalucía es de apoyo, pues “hemos participado en la negociación, si bien es verdad que una vez iniciada en el primer proceso decidimos no apoyarla, se abrió un segundo ámbito de negociación donde pudimos tratar los aspectos que consideramos más dañinos y se solucionaron”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.