Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Especialidades > Dermatología

El origen de muchas urticarias hace inútiles las pruebas diagnósticas

Una vez detectada, la enfermedad se resuelve en menos de un año en el 70 por ciento de los pacientes

Juan Francisco Silvestre, coordinador del Grupo Español de Investigación en Dermatitis de Contacto y Alergia Cutánea (Geidac).
El origen de muchas urticarias hace inútiles las pruebas diagnósticas
Redacción
Miércoles, 28 de septiembre de 2016, a las 13:40
El próximo 1 de octubre se conmemorará el Día Mundial de la Urticaria Crónica. Por ello, la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) ha querido unirse a esta iniciativa e informar sobre los problemas dermatológicos que conlleva esta enfermedad. Juan Francisco Silvestre, miembro de la AEDV y coordinador del Grupo Español de Investigación en Dermatitis de Contacto y Alergia Cutánea (Geidac), asegura que “el 20 por ciento de la población sufre al menos un episodio de urticaria aguda al menos alguna vez en su vida. Y en España, el 0,6 por ciento de la población padecerá una urticaria crónica”. Además, afirma que se trata de una enfermedad muy limitante y que altera en gran medida la calidad de vida de los pacientes, tanto por la sensación de gravedad durante sus episodios como por la imprevisibilidad de los mismos.

La urticaria es una enfermedad que se caracteriza por la aparición brusca de habones, angioedema o ambos, detalla Silvestre. Esta patología se clasifica en función de la duración del proceso en aguda (cuando dura menos de seis semanas) y crónica (cuando dura más tiempo). Es decir, se trata de una afección dermatológica en la que aparecen habones asociados a un picor intenso, enrojecimiento e inflamación de la piel. Además, puede interferir el sueño, tiene manifestaciones cutáneas que los demás aprecian y tienden a aparecer durante semanas, meses o años. Los desencadenantes pueden ser conocidos o no, aunque algunas de las causas comunes de la urticaria son el estrés, la acumulación de fármacos o infección. Según María Antonia Pastor Nieto, miembro de Geidac, “se ha observado que en el 70 por ciento de los pacientes se resuelve en menos de un año. En el resto puede durar más tiempo. De hecho, en el 11-14 por ciento puede durar más de cinco años”.

“De acuerdo con estudios observacionales internacionales (Assure) que incluyen datos de España sabemos que la demora en el diagnóstico y manejo adecuado de la enfermedad es actualmente de 24 meses”, indica Ana Gimenez-Arnau, miembro de la AEDV. Ello conlleva un retraso en la implementación de un tratamiento eficaz. Además, los especialistas inciden en que, aunque la mayoría de pacientes y médicos cree que esta enfermedad es de naturaleza alérgica, “la urticaria es de origen desconocido en la mayoría de los casos. Es por ello, que se desaconseja la realización indiscriminada de pruebas diagnósticas con el fin de establecer una causa”.

No obstante, Silvestre opina que “afortunadamente en los últimos años se ha avanzado mucho en el manejo terapéutico de la urticaria. Se han establecido nuevas estrategias terapéuticas con los fármacos que ya disponíamos y han aparecido nuevos tratamientos que permiten controlar de forma más adecuada esta enfermedad. Asimismo, en España hemos diseñado protocolos de actuación muy eficaces, fruto de la colaboración entre dermatólogos, Atención Primaria y Urgencias, que están siendo copiados por el resto de Europa”.

Afrontar la enfermedad y crear conciencia social

Con motivo del Día Mundial de la Urticaria Crónica, la Asociación de Afectados de Urticaria Crónica (AAUC) ha impulsado el curso on-line de soporte psicológico ‘Convivir con la Urticaria Crónica’, una iniciativa que ayuda a los pacientes a afrontar la enfermedad. Además, ha lanzado un vídeo con el que pretende aumentar la conciencia social sobre la enfermedad, con el apoyo científico de la AEDV y la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), y la colaboración de Novartis y Uriach.

“Instamos a la sociedad, a las personas que padecen esta enfermedad, a las comunidades científicas, a los profesionales de la salud y a las entidades afines a que nos acompañen y nos conozcan. La urticaria crónica sigue siendo una gran desconocida, a pesar de las consecuencias devastadoras que conlleva para la calidad de vida de las personas, pudiendo generar trastornos psico-emocionales”, ha señalado Meritxell Cortada, presidenta de la AAUC.