Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Especialidades > Dermatología

Dermatología de Villarrobledo tiene un nuevo equipo de fototerapia

El servicio ha atendido a más de 2.000 pacientes nuevos en ocho meses

Profesionales del Servicio de Dermatología de Villarrobledo.
Dermatología de Villarrobledo tiene un nuevo equipo de fototerapia
Redacción
Martes, 20 de septiembre de 2016, a las 16:20
Un total de 2.097 nuevos pacientes han pasado en los primeros ocho meses de 2016 por las consultas del Servicio de Dermatología del Área de Atención Integrada de Villarrobledo (Albacete), formado por las dermatólogas María Encarnación Gómez y Cristina Faura; las enfermeras Lidia Martínez y Llanos Selva; y la auxiliar Isabel Albujer. Este mismo servicio atendió durante 2015 a 2.729 nuevos pacientes.

Desde mayo, el Servicio de Dermatología de Villarrobledo cuenta con un nuevo equipo de fototerapia del que ya se han beneficiado 20 pacientes, 10 de los cuales ya han curado su patología. Son pacientes con psoriasis, dermatitis atópica, liquen plano, prurigo nodular, esclerodermia, linfoma cutáneo, granuloma anular generalizado, alopecia areata, vitíligo y erupción polimorfa solar, entre otras enfermedades, que gracias a este nuevo equipo de fototerapia ha resuelto la patología de los pacientes en el 80 por ciento de los casos.

Lo primero que preguntan los especialistas a los pacientes que acuden por primera vez a una consulta dermatológica son los antecedentes familiares de posibles tumores cutáneos. Para realizar una correcta historia clínica, indagarán también sobre posibles factores de riesgo de cáncer de piel como historia de quemaduras solares en la infancia, exposición solar frecuente y enfermedades o tratamientos que provoquen una depresión del sistema inmune. De ahí, la importancia de las actividades de educación para la salud realizadas desde Atención Primaria.

Durante la exploración, el personal sanitario del Servicio de Dermatología se fijará en el fototipo cutáneo del paciente, es decir, el color de la piel, el pelo y los ojos. Posteriormente, se examinarán los lunares del paciente combinando características clínicas con ayuda de un dermatoscopio manual o con una videocámara.