Redacción Médica
23 de octubre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 21:30
Conocimiento > Derecho

Investigan el pago del ático del cardenal Bertone con fondos de un hospital

El Vaticano juzgará a los responsables del centro pediátrico por supuesta malversación de fondos

El que fue secretario de Estado de la Santa Sede no se sentará en el banquillo
Investigan el pago del ático del cardenal Bertone con fondos de un hospital
Redacción
Lunes, 16 de julio de 2018, a las 15:55
El ático en el que vive el cardenal Tarciso Bertone, que fue secretario de Estado de la Santa Sede bajo el pontificado de Benedicto XVI, se pagó presuntamente con fondos procedentes de la Fundación Bambino Gesù, que recoge donaciones para un hospital infantil italiano.

El Tribunal del Vaticano juzgará, a partir del 18 de julio, al expresidente del hospital pediátrico Bambino Gesù, Giuseppe Profiti, y su extesorero, Massimo Spina. En concreto, se les acusa de desviar 422.000 euros del centro sanitario que se financia con donaciones que deben ser destinadas a asistir a niños sin recursos para la reestructuración del ático de lujo.

Según la acusación del fiscal Giampiero Milano, los acusados "han utilizado de manera ilegal, y a favor del empresario (Gianantonio) Bandera, dinero perteneciente a la Fundación Bambino Gesù, dinero del que podían disponer debido a las funciones que tenían".

"En detalle, se han pagado para fines totalmente extrainstitucionales 422.005,16 euros utilizados para las obras de reestructuración de un edificio propiedad del Governatorato vaticano y destinado a la residencia del secretario de Estado emérito y para beneficiar a la empresa de Gianantonio Bandera", según la orden de envío a juicio.


Bertone no irá a juicio 


El presunto delito, añade, se cometió en la Ciudad del Vaticano desde noviembre de 2013 al 28 de mayo de 2014. En marzo de 2016, el Vaticano había comunicado que se había abierto la investigación a los dos exdirectivos, pero no a Bertone.

El caso comenzó tras la publicación en el semanario italiano L'Espresso de un artículo en el que se desvelaba que una parte de la reestructuración del ático (de 700 metros cuadrados) al que se mudó el cardenal tras ser sustituido como secretario de Estado fue pagada con fondos de la Fundación Bambino Gesù.