Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Opinión > FIRMAS

Sanidad, una cuestión de todos

Por Juan José Garrido, director general de Asistencia Sanitaria del Servicio Extremeño de Salud (SES)
Martes, 07 de enero de 2014, a las 18:15
Podríamos comenzar diciendo que empezamos a trabajar en una época en la que la gestión va a tener un papel crucial. El auténtico valor de cualquier sistema sanitario está en sus profesionales y los del Servicio Extremeño de Salud (SES) han sabido demostrarlo hasta ahora, aportando a nuestro sistema su esfuerzo y excelencia profesional. Estoy seguro de que su colaboración y corresponsabilidad hará que entre todos consigamos prestar el servicio que los extremeños necesitan.

El envejecimiento de la población nos lleva a que la atención al paciente con enfermedades crónicas sea una de las prioridades en la atención primaria de salud. La asistencia sanitaria a estos pacientes necesitará de una mejor integración entre atención primaria y atención especializada, para la que nos apoyaremos en las posibilidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías de la comunicación. Una mayor integración en el espacio sociosanitario nos permitirá distribuir mejor los recursos para lograr una mejor atención hospitalaria al paciente agudo y una ubicación más adecuada del paciente que presente una patología médica y problemas sociales asociados.

Una comunidad autónoma como la nuestra, con una dispersión geográfica excepcionalmente alta dentro de la demografía de nuestro país, tiene que disponer de unos sistemas de transporte sanitario especialmente dotados y con funcionalidades avanzadas que nos permitan prestar con rapidez asistencia allí donde se necesite. La dotación de las unidades médicas de emergencia de dispositivos informáticos portátiles nos permite acercar la potencia de nuestro sistema de información sanitaria a cualquier lugar de Extremadura en el que se produzca una situación de urgencia. Pretendemos dar pasos también para extender esta iniciativa en el pase de visita de los hospitales. Pero no solo en el campo de la informatización pretendemos avanzar. Nuestro Plan de Renovación Tecnológica para los equipos diagnósticos y terapéuticos de nuestros hospitales ha sido premiado recientemente en el ámbito nacional por su carácter innovador.

El abordaje de los elevados números de derivaciones que se producen a la atención especializada siempre se ha procurado aumentando los recursos en atención especializada en nuestra región, en muchas ocasiones de forma no homogénea. Aunque hay zonas o servicios con necesidad de más recursos de atención especializada, un abordaje integral que incluya una evaluación más completa en atención primaria, una mayor integración entre niveles y una vuelta más rápida del paciente a la atención primaria una vez diagnosticado y tratado en el segundo nivel quizá nos ayuden mucho a abordar este problema. De gran ayuda serán también nuevas herramientas de análisis de datos, volcados de nuestro sistema informático, que nos permitirán actuar selectivamente en los servicios o lugares cuya evolución nos permita anticipar resultados desfavorables. Como este es uno de los problemas más importantes, estamos trabajando en un plan de choque contra las listas de espera, que se pondrá en marcha en 2014.

El gasto farmacéutico es uno de los grandes caballos de batalla en cualquier sistema sanitario. A pesar de los buenos resultados obtenidos en los últimos años son necesarias medidas adicionales, como la centralización de las compras o las comisiones de farmacia hospitalarias para que una adecuada utilización de los recursos nos permita seguir accediendo a las especialidades farmacéuticas innovadoras que van apareciendo, como los medicamentos biológicos, que tanto aportan en el tratamiento de algunas enfermedades altamente incapacitantes.

Extremadura necesita un Plan Integral de Salud Mental que aborde no sólo los aspectos clínicos de la asistencia al paciente psiquiátrico, sino también factores sociales y educacionales. Esta será una de las actuaciones prioritarias en salud mental.

Aún a riesgo de ser reiterativo, no quiero dejar de insistir en la importancia de dos herramientas que, a modo de temas transversales, implicaremos en el abordaje de los importantes retos que tenemos por delante. La primera es la utilización de las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información. Comunicación indispensable para la coordinación entre niveles e información para una mejor gestión de los recursos disponibles. Y la segunda, muy estrechamente relacionada con esta primera, la cooperación. Un cambio de visión en el que cada parte de nuestro sistema sanitario se sintiera parte integrante del todo permitiría un cambio de paradigma en el mismo que daría salida a las iniciativas de cada uno de los profesionales para el abordaje de los problemas que surgen. El mayor activo de este sistema sanitario, los profesionales que lo integran, debe ser el elemento dinamizador que deshaga los nudos que puedan estar trabando el despliegue de todas sus potencialidades.

En esta época de cambios globales que nos desconciertan, tanto en aspectos políticos, económicos como sociales, nuestro SES sufre también circunstancias que lo tensionan. Solo la colaboración de todos los actores implicados en los resultados en salud finales para la población -y son muchos: ciudadanos, personal auxiliar, médicos, directivos sanitarios, asociaciones de pacientes, colegios profesionales, etc.- nos permitirá hacer evolucionar a nuestro sistema adaptándose a nuevas situaciones para seguir siendo el SES que hoy es.