23 de noviembre de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 23:30
Opinión > FIRMAS

Retos y propósitos de un presidente

Por Bernabé Galán Sánchez, presidente del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Córdoba
Miércoles, 26 de marzo de 2014, a las 20:26
Meses antes de configurar definitivamente la candidatura a la Junta Directiva del Colegio Oficial de Médicos de la Provincia de Córdoba, nos reuníamos semanalmente los componentes de dicha candidatura con el fin de pergeñar un programa electoral que presentar a los colegiados. Un programa que fuese real y factible. Aquel programa se ha convertido en un conjunto de retos y propósitos que ahora paso a detallar sintéticamente debido al espacio disponible. Nuestro lema es claridad, sinceridad, lealtad, información y comunicación.

La nueva Junta Directiva está compuesta por 14 cargos, a los que añadir cuatro componentes más que lideran las áreas de formación, fundación, relaciones con pacientes y asesores para momentos de crisis. Ni que decir tiene que la Comisión de Deontología y Ética se encuentra en permanente relación con la Junta Directiva.

La principal función de los colegios médicos es la defensa del paciente y del profesional: protegemos al paciente procurando que nuestro ejercicio profesional roce la excelencia.

Nos hemos encontrado un Colegio en el que se estaban realizando proyectos y algunos pendientes de comenzar. El proyecto más importante es comenzar y terminar la nueva sede colegial. Es fundamental tener una sede acorde a los tiempos que vivimos, donde se puedan desarrollar eficientemente todas las actividades colegiales, sin tener que externalizar ninguna. Queremos descentralizar y optimizar al máximo el área administrativa apoyándonos en las nuevas tecnologías.

¿Pero cómo podemos defender a ciudadanos y a médicos? Sencillamente, trabajando en conseguir las mejores condiciones formativas, laborales, culturales, anímicas, de relación, etc, para que el ejercicio de la profesión sea lo más excelente posible y con ello beneficie a la población. El registro de profesionales ha de estar actualizado para evitar intrusismo y conocer en todo momento quién es quién y qué necesita, para poder ofrecerle los servicios del colegio, que iremos exponiendo cronológicamente a continuación.

Antes de terminar la carrera, les ofrecemos a los estudiantes la posibilidad de prepararse el MIR mediante el Aula MIR de nuestro Colegio, que está consiguiendo resultados muy positivos. También se les entrega un carnet de precolegiado. A los MIR, cuando comienzan, se les organiza un Plan de Acogida al MIR y se les bonifica la colegiación.

Precisamente, las actividades de formación van a acompañar al colegiado durante toda su vida laboral, con actividades formativas durante todo el año. Como ejemplo, puedo dar el dato del pasado año, en el que se realizaron 49 cursos, todos acreditados, de los que se beneficiaron 1.569 compañeros, como alumnos.

Tras la actividad del médico, se encuentra siempre la Deontología y la Ética, promoviendo la calidad de los servicios que prestamos a los pacientes, a quienes garantizamos institucionalmente sus derechos. Nuestra Comisión de Ética y Deontología Médica está cada vez más preparada y activa, para dar respuesta rápida a cualquier problema.

Seguiremos manteniendo buenas relaciones con la Administración sanitaria. Hasta ahora venimos colaborando codo a codo en el Plan de Agresiones a profesionales sanitarios, en el Foro de la Profesión Médica, en el Paime y siempre que surge cualquier circunstancia en la que es necesaria nuestra colaboración. No por ello dejamos de ser reivindicativos, cuando se lesionan los intereses de nuestros compañeros, de quienes se exploran periódicamente sus necesidades mediante encuestas, que incluso incrementaremos durante nuestra legislatura.

Queremos mejorar la relación entre medicina pública y medicina privada.
Antes he nombrado el Paime (Plan de Atención Integral al Médico Enfermo). La confidencia con la que son tratados nuestros compañeros incluidos es tal que ni los mismos miembros de la Junta Directiva sabemos quienes están tratándose gracias al Paime. Desde la puesta en marcha del programa, 321 compañeros de Córdoba se han beneficiado del mismo.

Nuestra intención es seguir favoreciendo la publicación de trabajos científicos. También queremos promover la realización de foros entre las distintas especialidades, de una manera práctica, con objeto de hacer más eficiente la atención a los pacientes, a quienes también se les solicitará su opinión.

El colegio proporciona a sus colegiados Asesoría Jurídica y Fiscal y también cobija en su sede una correduría de seguros.

Seguiremos fomentando y premiando la investigación (convenio con el IMIBIC, con el Hospital Universitario Reina Sofía, premio nacional de investigación Fundación Colegio de Médicos de Córdoba, etc.)

Las relaciones con la asociaciones de enfermos son muy importantes para nosotros y hemos creado un área específica para ello. También queremos mantener buenas relaciones con las asociaciones científicas de todas las especialidades, apoyándolas en todo cuanto podamos.

Aunque no podamos dar empleo directamente, sí que es nuestra intención ayudar a los colegiados a encontrarlo y para ello no sólo difundiremos las ofertas que vayan saliendo sino que promoveremos actividades para hacer más eficaz la búsqueda de trabajo.

Hay otras cosas que también benefician a los colegiados como variados convenios con casas comerciales, entidades bancarias, escuelas de idiomas, etc., etc. que ofrecen condiciones especiales a los médicos.

En nuestro seno se desarrollan otro tipo de actividades dirigidas a potenciar las relaciones humanas, como son las que desarrolla la oficina de Cooperación y Desarrollo, con actividades solidarias en el Tercer Mundo, y las del Área de Cultura y Ocio Activo, que implementa actos y visitas culturales y gastronómicas, dirigidas especialmente a los jubilados, pero que se han ampliado a toda la colegiación y nosotros las hemos extendido a toda la población cordobesa. Para promover el ocio activo, existe un club de senderismo muy activo, abierto también a la población en general.

En la cuota del médico, una parte de la misma va destinada al patronato de huérfanos/as y viudas/os y al seguro de vida del que disfrutamos todos los colegiados.

Por último, el reto más importante y dificultoso de conseguir será incidir en la educación sanitaria de la población. Aunque demos charlas y conferencias en sedes vecinales, aunque organicemos puntualmente movidas ciudadanas promoviendo la salud, no servirá de mucho si no se incide permanentemente en el ciudadano desde pequeño, desde la escuela, con continuidad. Este reto hemos de conseguirlo con la participación de la administración sanitaria y la educativa.