Manuel Cascos Fernández, presidente del Sindicato de Enfermería, SATSE.
Mié 16 diciembre de 2020. 13.10H
Sanidad, presente y futuro
7 de noviembre de 2018. Cientos de compañeros y compañeras comenzaron a salir a las calles de todo el Estado con el objetivo ambicioso e ilusionante de lograr el respaldo ciudadano a una norma que entendían podía cambiar a mejor la atención sanitaria y cuidados que se prestan en cualquier centro sanitario y sociosanitario de nuestro país.

500.000 eran las firmas necesarias para que la Iniciativa Legislativa Popular impulsada por SATSE para garantizar la seguridad del paciente pudiera entrar en el Congreso de los Diputados y hoy podemos afirmar con orgullo que, además de superar las expectativas iniciales al lograr más de 660.000 apoyos, la norma ha sido tomada en consideración en el Pleno de la Cámara para seguir así su tramitación parlamentaria.

Un número suficiente de enfermeras y enfermeros sigue siendo prioritario


Han trascurrido más de dos años pero la necesidad de contar con un número suficiente y adecuado de enfermeras y enfermeros sigue siendo prioritaria, más si cabe después de sufrir una crisis sanitaria sin precedentes a consecuencia de la expansión de la Covid-19, que aún siguen afectando gravemente a nuestro Sistema Nacional de Salud.

En el camino que emprendimos hace dos años nos han acompañado, además del conjunto de la ciudadanía, profesionales sanitarios, asociaciones de usuarios y pacientes, personalidades muy destacadas de la cultura, el arte y la comunicación de nuestro país, así como organizaciones profesionales enfermeras de todo el mundo. Su apoyo ha sido decisivo para que la mayoría de los partidos políticos en el Congreso se hayan posicionado a favor de la Ley de Seguridad del Paciente.

A lo largo de los últimos meses, y especialmente en la Comisión para la Reconstrucción Social y  Económica de nuestro país, habíamos escuchado a nuestros representantes políticos en el Congreso reiterar que comparten la necesidad de aumentar las plantillas enfermeras en el conjunto del Estado para reforzar y mejorar nuestro Sistema Nacional de Salud y hoy, ese objetivo, está más cerca.

Ley de Seguridad del Paciente: necesaria, justa e igualitaria


Confiamos por ello que, una vez finalice su tramitación parlamentaria, pueda hacerse realidad una norma necesaria, justa  e igualitaria que velará por el interés de todas las personas con independencia del lugar donde vivan y el centro sanitario o sociosanitario, sea público o privado, donde reciban la atención y cuidados necesarios

En caso de aprobarse, seríamos el primer país europeo y uno de los primeros del mundo en contar con una norma que garantice en todo el Estado un número máximo de pacientes por cada enfermera y enfermero, mejorando así la atención y cuidados y evitando más posibilidades de complicaciones e, incluso fallecimientos, además de más reingresos hospitalarios, alargamiento de las estancias y un incremento sustancial de los costes sanitarios.

Es el momento de seguir dando pasos adelante y apostar de manera decidida por un modelo sanitario que centre sus recursos humanos y materiales en la atención y cuidados que requiere cada persona a lo largo de toda su vida, teniendo en cuenta, además, que nuestro país cuenta con una población cada vez más envejecida y con más patrologías crónicas o en situación de dependencia.

Para ello, las enfermeras y enfermeros son, sin duda, la clave del cambio necesario, como también lo son para mejorar todas las políticas y actuaciones en materia de salud pública, prevención de enfermedades, educación para la salud, fomento de hábitos de vida saludables o mejora del bienestar y calidad de vida.

Después de todo lo vivido a raíz de la crisis de la Covid-19 y constatarse que la falta de enfermeras y enfermeros  es una lamentable realidad aún sin solución en nuestro país, hay que demostrar con hechos, no solo con palabras, que queremos construir entre todos y todas un mejor y más fuerte sistema sanitario que  asegure  el bienestar y una vida más saludable para todas las personas.