Otros artículos de Manuel Cascos

09 junio 2022. 09.40H
SE LEE EN 4 minutos
18 de junio de 2022. Miles de enfermeras y enfermeros de todo el Estado y un solo objetivo. Defender nuestra profesión y la sanidad de nuestro país. Por nuestro presente y futuro, y el de las más de 47 millones de personas a las que atendemos y cuidamos.

Hace muchos años que nuestra profesión, la más numerosa dentro de la sanidad, no decidía salir a la calle y mostrar su rechazo a una realidad profesional, laboral, directiva, académica y científica que, lejos de mejorar, empeora por momentos.

En Madrid, y recorriendo las calles aledañas a las sedes del Gobierno autonómico, el Congreso de los Diputados y el Ministerio de Sanidad, denunciaremos que el conjunto de administraciones públicas, sea del signo que sean, y los partidos políticos no quieren reforzar y mejorar nuestro sistema sanitario.

En la manifestación convocada por Unidad Enfermera, de la que forma parte nuestra organización, SATSE, denunciaremos la lamentable realidad que cualquier paciente y ciudadano puede constatar. Esperas de días y meses para una consulta, prueba o intervención quirúrgica, colapso y saturación en hospitales y centros de salud, infraestructuras obsoletas, profesionales sobrecargados que no dan abasto…

Penosas condiciones laborales en Enfermería


También manifestaremos, con contundencia y de forma multitudinaria, nuestro rechazo a las penosas y precarias condiciones en las que tienen que trabajar todos los compañeros y compañeras, ya sea en un hospital, en un centro de salud, en una residencia de mayores o en cualquier otro ámbito profesional y laboral.

Además de mejorar y reforzar nuestro sistema sanitario, exigiremos que se garantice la seguridad asistencial de cualquier persona, a través de una dotación adecuada y suficiente de enfermeras y enfermeros, y que se luche, de forma conjunta y coordinada en todo el Estado, contra las agresiones que sufren éstos y otros profesionales sanitarios.


"Las enfermeras y enfermeros somos conscientes de que el momento para mostrar la fuerza y unidad de nuestro colectivo es ahora, tras la pandemia del Covid-19, porque el conjunto de la sociedad conoce, mejor que nunca, lo que hacemos"



También demandaremos acabar con la grave discriminación que sufren las enfermeras y enfermeros al no permitir su acceso al Grupo A, sin subgrupos, lo que impide su desarrollo y avance profesional, y que supone un claro ejemplo de falta de respeto a su dignidad profesional. De otro lado, hay que solucionar definitivamente el grave problema de la temporalidad en el conjunto del sistema sanitario.

Las enfermeras y enfermeros somos conscientes de que el momento para mostrar la fuerza y unidad de nuestro colectivo es ahora, tras la pandemia del Covid-19, porque el conjunto de la sociedad conoce, mejor que nunca, lo que hacemos y aportamos en situaciones límite y también en el día a día. Con orgullo, podemos afirmar categóricamente que hemos sido, somos y seremos el” motor” de nuestro sistema sanitario.

Incumplimientos políticos a la Enfermería


No valen las medias tintas ni las advertencias al aire. Los responsables públicos y políticos que están incumpliendo sin ningún tipo de rubor lo que prometieron hace escasos meses verán a un colectivo fuerte y unido que mostrará, con orgullo y sin complejos, el poder y capacidad profesional que tiene dentro del sistema sanitario.

Los que utilizan palabras bonitas en sus discursos carentes de alma en actos públicos, pero que luego hacen poco, por no decir nada, se encontrarán, además, con pacientes, usuarios y ciudadanos/as que también quieren mostrar su profundo malestar y descontento por la situación en la que se encuentra uno de nuestro principales pilares del Estado del Bienestar.

Un sistema sanitario que ha costado muchos años construir gracias al esfuerzo, dedicación y compromiso de miles de personas y profesionales y que, al parecer, algunos se empeñan en desprestigiar.

Ya hemos salido a la calle en las diferentes concentraciones realizadas en los últimos meses en los centros de salud, hospitales y servicios de salud y el 18 de junio, el conjunto de administraciones públicas, instituciones y partidos políticos sabrán que la poca paciencia que nos quedaba ya se ha agotado y que ha llegado el momento de las soluciones reales y resultados concretos.

No tenemos  la sanidad que queremos, necesitamos y merecemos. Tenemos la sanidad que unos pocos nos imponen y a la que no destinan ni los medios ni los recurso suficientes, condenándola a una lenta agonía. Mientras la sanidad privada crece, la pública se empobrece, y las enfermeras y ciudadanos/as no vamos a permitir que esta grave situación se perpetue en el tiempo. El 18 de junio, y como reza el lema de la manifestación, todos y todas estaremos juntos “por nuestra profesión y la Sanidad”.