24 de noviembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 10:05
Opinión > Firmas

La farmacia, parte imprescindible del SNS

Por Ignacio José Romeo Granados, presidente del Consejo de Colegios Farmacéuticos de Castilla-La Mancha (Cofcam)
Lunes, 20 de julio de 2015, a las 17:38
Llego a la Presidencia del Consejo Autonómico de Colegios Farmacéuticos de Castilla-La Mancha tras haber ostentado los últimos cuatro años los cargos de tesorero y consejero  electo del consejo regional. A nivel provincial, comencé mi andadura en el año 2007 como vocal de alimentación del COF de Guadalajara, pasando en el año 2011 a la Secretaría, hasta el año 2013 que accedí a la Presidencia del Colegio. Asumo este nuevo cargo con la misma ilusión y responsabilidad con la que lo han ejercido mis predecesores, a los cuales quiero agradecer todo el trabajo que han desarrollado cada uno de ellos, siempre en favor de la profesión y a expensas de restarle tiempo a su vida profesional y familiar.

Para esta nueva tarea, el Consejo cuenta con el comité directivo, integrado por los cinco presidentes provinciales, José Javier Martínez Morcillo, presidente del COF de Albacete y nuevo vicepresidente del pleno; Ana María Rodríguez Alonso, presidenta del COF de Toledo y nueva secretaria; Francisco José Izquierdo Barba, presidente del COF de Ciudad Real y nuevo tesorero, Pedro Mombiedro Sandoval, presidente del COF de Cuenca, como nuevo vicesecretario del Consejo, y servidor, presidente del COF de Guadalajara y nuevo presidente del Cofcam.

El resto del pleno lo componen los consejeros electos: Juan Gabriel Callejo Carrillo y José Antonio Rodríguez Moreno, del COF de Albacete; Marta Arteta Jiménez, José Mª Cruz Martín-Pozuelo y Javier Quintanar Cenjor, del COF de Ciudad Real; Nuria de la Muela Gil, del COF de Cuenca; Julia Martinez López, del COF de Guadalajara, y Mª Jesús González Rodríguez, Francisco Javier Jimeno Gil y Manuel Jesús Toledano Villanueva, del COF de Toledo.

En total, el pleno autonómico lo formamos 15 representantes de los colegios castellano-manchegos, cuyo número va en función del número de colegiados con que cuenta cada uno de los colegios provinciales. De esta forma, hay cuatro miembros del Colegio de Toledo, cuatro del Colegio de Ciudad Real, tres del Colegio de Albacete, dos del Colegio de Guadalajara y dos del Colegio de Cuenca.

Actualmente el pleno tiene varios proyectos abiertos. Para empezar, tenemos una receta electrónica de gran calidad, cuyo nivel de implantación es actualmente muy alto en Castilla-La Mancha. Ello ha sido posible gracias a la estrecha colaboración que hemos tenido con la Administración regional, desde que se inició el proyecto hace más de diez años, hasta que vio la luz, a primeros de 2013. Hemos trabajado sin descanso para diseñar  e implantar un sistema de receta electrónica que está demostrando ser de gran calidad. Confiamos en que esta colaboración continúe, y podamos incidir en algunas líneas de mejora, como la integración del programa de visados en el módulo de receta electrónica, el establecimiento de un protocolo de comunicación entre médicos y farmacéuticos dentro del sistema y, cómo no, en que la receta electrónica interoperable en todo el Sistema Nacional de Salud (SNS) sea una realidad. Estamos dispuestos a trabajar intensamente en todo esto y en cualquier área que suponga una mejora del sistema para los profesionales implicados y redunde en beneficio del paciente.

Otro tema pendiente es el desarrollo de la Ley de Ordenación Farmacéutica de Castilla-La Mancha, que en marzo de este año sufrió modificaciones y ahora aguarda distintos desarrollos, uno de ellos el Decreto sobre servicio farmacéutico en centros sociosanitarios y otro la modificación del Decreto 102/2006 de Planificación Farmacéutica. Estaremos siempre dispuestos a colaborar con la Administración entrante en la regulación de la profesión, siempre en aras de ofrecer un servicio sostenible de calidad.

Somos conscientes de que la farmacia comunitaria castellano-manchega tiene peculiaridades con respecto a otras zonas, es un territorio amplio, con muchas farmacias en núcleos de población muy pequeños, en algunos casos sobrecargadas de guardias y en casi todos ellos con una difícil sostenibilidad, debido principalmente a las distintas medidas de contención aplicadas por la Administración estatal y regional, a la despoblación del medio rural, la imposibilidad de crecimiento empresarial y la escasa o nula venta libre que palíe las continuas bajadas en la factura del SNS. Entre todos tendremos que estudiar en profundidad nuestra realidad y diseñar estrategias para que todas las farmacias de Castilla-La Mancha tengan la capacidad suficiente de proporcionar un buen servicio en su entorno de influencia.

El nuevo Consejo Autonómico de Farmacéuticos continuará haciendo una gran apuesta por avanzar en la mejora del servicio que prestamos a la población. En el caso de la farmacia comunitaria, es importante convencer a la Administración para que nos integre definitivamente en su estructura sanitaria. Tenemos que seguir evolucionando hacia la indicación farmacéutica y el seguimiento farmacoterapéutico de los pacientes, siempre en estrecha colaboración con el resto de profesionales sanitarios. Por poner un ejemplo, el seguimiento farmacoterapéutico, junto con la elaboración de sistemas personalizados de dosificación, está dando excelentes resultados en pacientes mayores polimedicados con dificultades en el manejo de su medicación. Este es el camino a seguir.

En el seno del Cofcam somos conscientes de que la crisis actual ha golpeado duramente a la sociedad de la que formamos parte, pero no puede llevarse por delante nuestro modelo de sanidad ni de farmacia. Todos hemos de luchar por una farmacia que es parte imprescindible del Sistema Nacional de Salud (SNS), que asegura el acceso de la medicación a los pacientes de forma eficiente, con calidad e igualdad efectiva. Y en esta línea, es importante que todos los farmacéuticos, independientemente del ámbito donde desarrollemos nuestra actividad, vayamos de la mano. Los farmacéuticos de hospital en sus distintas especialidades; los farmacéuticos que trabajan en cualquier eslabón de la cadena del medicamento; los que trabajan en la Administración, los que se dedican a la docencia o los que trabajan como técnicos en distintos campos, todos tenemos mucho en común, empezando por la misma formación y terminando porque todos trabajamos para intentar mejorar la vida de los pacientes. Cada cual debe aportar sus conocimientos y todos debemos hacer un frente común en defensa de la profesión farmacéutica.