Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 17:40
Opinión > Sentencias comentadas

Inexistencia de retraso imputable a la Administración

Por Ofelia De Lorenzo
Miércoles, 23 de octubre de 2013, a las 17:04

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, ha desestimado el Recurso interpuesto por un paciente contra la Administración sanitaria por un supuesto retraso en el tratamiento quirúrgico que le produjo una serie de secuelas cuya aparición relacionaba con el defectuoso servicio sanitario, considerando la Sala que el tratamiento prestado fue acorde con la lex artis ad hoc.

El paciente, de 41 años de edad y conductor de autobuses, acudió el 26 de agosto de 2004 al Servicio de Urgencias por un dolor en el brazo derecho de 24 horas de evolución tras realizar un esfuerzo brusco y sentir, según dijo, "como si se le rasgara el brazo".

A la exploración física presentaba "signo del hachazo" en el tercio proximal de la musculatura del bíceps, con dolor a la palpación a dicho nivel y a la flexo-extensión del bíceps. Valorado por el traumatólogo de guardia, éste indicó vendaje compresivo, brazo en cabestrillo y control por el traumatólogo del CEP en 8-10 días y por su MAP.
El día 3 de septiembre de 2004 fue visto en la consulta de Traumatología, donde se efectuó el siguiente diagnóstico "posible rotura de tendón bicipital proximal pendiente de confirmación con RNM". En el apartado del tratamiento añadió: "si se confirma la sospecha clínica se programará posible tratamiento quirúrgico".

El 9 de septiembre se realizó la RNM del bíceps derecho con el siguiente diagnóstico: "Escasos cambios inflamatorios del infraespinoso con imagen sugestiva de rotura fibrilar. Líquido perifascial en deltoides. Rotura parcial del tendón del bíceps con líquido perifascial en unión de un tercio externo, medio del brazo". Ante estos resultados, el 22 de septiembre el facultativo prescribió al paciente reposo funcional y solicitó interconsulta al Servicio de Rehabilitación para valoración de tratamiento, siendo citado en la consulta el día 10 de noviembre de 2004. En fecha 3 de noviembre de 2004 su médico de cabecera solicitó de nuevo interconsulta al Servicio de Traumatología porque el paciente refería "dolor de hombro al codo, y quiere que valoren tratamiento quirúrgico".

El 9 de noviembre fue visto en consulta por el Jefe del Servicio de Traumatología y Ortopedia, y le incluyó en lista de espera quirúrgica por "rotura de tendón largo de bíceps braquial derecho inveterada. Reinserción en coracoides".

El 13 de mayo de 2005, y bajo anestesia general, fue intervenido realizando: "abordaje anterior braquial ampliado al hombro. Disección muñón vientre muscular bíceps distal. Obtención fascia lata derecha. Anclaje fascia lata a muñón muscular y reanclaje proximal a la inserción humeral del pectoral mayor. Colocación de malla de dexon en el defecto fascia lata pierna derecha. Drenaje aspirativo y cierre". Fue dado de alta el día 19 de mayo de 2005.

El 20 de junio de 2005 fue valorado en la consulta de Rehabilitación. Se le prescribieron 20 sesiones de Cinesiterapia y TENS. Comenzó el tratamiento al día siguiente y lo interrumpió el 8 de julio de 2005 por sospecha de dehiscencia de la sutura con descenso de la masa muscular del bíceps. Por este motivo acudió de nuevo al Servicio de Cirugía Plástica donde, además, le solicitaron un EMG para descartar un síndrome del túnel carpiano, pues al parecer el paciente presentaba parestesias en el territorio del nervio mediano (3° y 4° dedo de la mano derecha). Posteriormente continuó con el tratamiento rehabilitador hasta el 21 de noviembre de 2005 en que lo tuvo que suspender porque, según se reflejaba en la historia clínica, "tiene dolor en cara anterior de hombro tras esfuerzo (conducir camión). Tiene hematoma local".

El 10 de enero de 2006 se volvió a realizar RNM de hombro derecho con resultado de "tendinopatía-rotura parcial de porción distal de músculo supraespinoso. Hipertrofia de articulación acromio-clavicular. No se aprecia discontinuidad en estructura tendinosa de la porción larga del biceps". Ante este resultado, el traumatólogo del CEP, le derivó de nuevo a Cirugía Plástica para valoración de tratamiento quirúrgico por rotura de tendón supraespinoso de hombro derecho.
El día 20 de febrero de 2006 ingresó para ser intervenido del síndrome del túnel del carpo, donde es intervenido el día 22 realizando destechamiento, siendo dado de alta en el mismo día con tratamiento de paracetamol y revisión en consulta de Cirugía Plástica el 28 de febrero de 2006.

De la prueba practicada quedó acreditado por los informes de Inspección Médica y los aportados por los demandados, que el diagnóstico inicial de rotura parcial de la porción larga del bíceps efectuado por RNM fue correcto, así como la valoración terapéutica con medidas conservadoras pues en ese momento no existía una rotura total del tendón, situación en la que sí habría estado indicada una intervención quirúrgica. Valorando las dos lesiones tratadas quirúrgicamente en el hospital de Burgos, la Inspectora Médica consideró que el paciente sufrió un Síndrome Subacromial, que ocasionó patología en el manguito de los rotadores y que afectó, en primer lugar y tras un esfuerzo brusco, al tendón de la porción larga del bíceps, y después al tendón del músculo supraespinoso del brazo derecho.

La Sala concluyó en los siguientes términos: “El tratamiento conservador -antiinflamatorio, reposo y rehabilitación- indicado en el hospital de Ávila era totalmente conforme con la lex artis médica y el aconsejable en un paciente de la edad del actor -con inicios degenerativos en el manguito de los rotadores, según explicó convincentemente el perito de la aseguradora-, y así lo reconoció no sólo el perito de la aseguradora sino, señaladamente, en cuanto a la adecuación misma de la opción conservadora, el propio perito designado por el actor”.

Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León nº 1259/2013 (Sala de lo Contencioso-Administrativo, sección 3ª) de 12 de julio de 2013.