Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05
Jueves, 04 de abril de 2013, a las 13:22

Amplio eco ha tenido la información con la que el gratuito 20 minutos abrió su edición de ayer en la Comunidad de Madrid, centrada en las condiciones de la externalización de la gestión de seis hospitales públicos. El periódico tituló así: El dinero, lo que más puntúa en la privatización hospitalaria. Y añadió: La oferta económica supondrá el 70% de la valoración de las ofertas. Después, también destacó que tres grandes compañías de la sanidad privada, Capio, Sanitas y Ribera Salud, se perfilan como las ganadoras de los concursos.

Según la información, la Consejería madrileña quiere presentar a la iniciativa privada cinco lotes de centros: cuatro individuales, para los hospitales Infanta Leonor, Infanta Sofía, Sureste y Henares, y uno conjunto, que agruparía a los centros de Tajo e Infanta Cristina. El plazo de la concesión sería de diez años, pese a que la Administración quería veinte para que coincidiera con las que ya están en marcha – Infanta Elena, Torrejón y Rey Juan Carlos-.

Capio, Ribera y Sanitas estarían interesadas en gestionar los hospitales, siempre según la información difundida por 20 minutos. Capio quiere el lote de Tajo e Infanta Cristina, y también el Infanta Leonor y el Infanta Sofía. Estos dos últimos son los que interesan a Ribera, con el visto bueno de la Administración. Por su parte, Sanitas estaría interesado en Henares. Ruber, Quirón, Adeslas, Asisa y Hospital de Madrid no estarían interesadas en operación  alguna.

La Comunidad ha comunicado a las empresas que la parte económica supondrá un 70% de la valoración de sus ofertas; los aspectos técnicos —medios materiales y humanos para ofrecer el servicio— pesarán un 20% y las mejoras propuestas un 10%. Desea además que se mantenga la cartera de servicios de cada hospital. Y se habría sugerido en las reuniones que las deudas pasadas que arrastren los centros las podría cubrir la Comunidad con dinero público y no tendrían por qué asumirlas las empresas privadas, asegura el rotativo.

La cantidad de referencia que la Consejería pagaría por la prestación de los servicios sanitarios también estaría perfilada. Para evitar bajas temerarias en el concurso (ofertas extremadamente pequeñas) se rechazarán propuestas con cápitas —el gasto anual por ciudadano adscrito a estos centros— inferiores a 380 euros

El otro punto clave es qué hacer con el personal de los hospitales. Si los profesionales estatutarios fijos afectados por la externalización no fueran contratados, la Comunidad contempla su reubicación a otros centros o una excedencia de tres años.