20 nov 2018 | Actualizado: 19:20

Ana Mato insiste en su inocencia ante el Pleno del Senado

Y asegura que el aumento del copago farmacéutico no ha tenido impacto en la salud de los ciudadanos

Martes, 19 de febrero de 2013, a las 18:32

María Márquez. Madrid
La ministra de Sanidad, Ana Mato, ha comparecido por primera vez en el pleno del Senado tras las últimas informaciones que pretenden vincularla a la ramificación de la trama Gürtel en la que está imputado su exmarido, Jesús Sepúlveda. Instada a la dimisión por la portavoz socialista María Chivite, Mato ha rechazado esta posibilidad porque, tal y como ha asegurado ante la Cámara alta, no puede tener “responsabilidad por lo que ha hecho otra persona”.

La portavoz socialista, María Chivite, y la ministra Ana Mato en el pleno de este martes.

Las ácidas críticas de Chivite, que se ha estrenado en el pleno como portavoz, hacia la supuesta relación de la ministra con la trama de sobornos protagonizada por su exmarido, han valido de poco para alterar el ánimo de Mato. La senadora socialista le ha recordado que para el ciudadano medio es “la ministra peor valorada” y, en lo referente a la trama delictiva, le ha recriminado utilizar el argumento de “mujer florero que no sabía qué pasaba con las facturas”, entre otros argumentos, a lo que la titular de la sanidad nacional ha respondido que al principal grupo de la oposición “no le interesa la verdad” y que “cuando gobernaban no se preocuparon por la sanidad”. Y ante los datos de una pésima gestión en opinión de María Chivite, la ministra ha citado “sus” encuestas para decir que según el Barómetro Sanitario de 2011, “el 70 por ciento de los ciudadanos considera que el sistema sanitario español funciona bien o muy bien”, ha recalcado.

El aumento del copago farmacéutico no tiene costes en salud

Preguntada por el portavoz de Sanidad del Grupo Vasco, José María Cazalis, sobre qué impacto ha tenido la reforma sanitaria “en la salud de los ciudadanos”, la ministra de Sanidad ha señalado tajante que “ninguna persona ha dejado de tomar medicamentos por razones económicas”, en alusión al aumento del copago farmacéutico que también han sufrido los pensionistas. Así ha eliminado cualquier duda sobre una posible “merma en la atención sanitaria”. Por su parte, Cazalis le ha recriminado su falta de concreción “en términos de salud” en sus intervenciones en la Cámara Alta, al optar por términos económicos. A esto, Mato ha respondido con el éxito de la fórmula del Gobierno, basada en cifras de ahorro farmacéutico conseguidas en la media estatal (19,7 por ciento de descenso) frente a la subida del País Vasco (4,36 por ciento), al igual que el aumento en gasto medio por receta de la comunidad vasca (6,12 por ciento) frente a la cifra nacional (1,48 por ciento).